ListasPor artista

Cinco veces en las que Fernando Fernán Gómez nos puso en nuestro sitio

Celebramos el centenario del genio madrileño quedándonos con cinco momentos en los que fue la voz de la experiencia y la razón

fernando-fernán-gomez-cine-con-ñ

La voz de Dios, la de la razón y la de la experiencia. Cien años de Fernando Fernán Gómez y demasiado donde elegir: libros, teatro, películas como actor, como director y como guionista. Películas premiadas y películas malditas. La verdad es que resulta difícil decir algo más, algo nuevo, en este año de efemérides y homenajes en la muerte que, a veces, se negaron en vida. La figura de Fernán Gómez, inabarcable en su voracidad intelectual, no se puede, ni se debe, reducir a los chascarrillos de un puñado de artículos.

Pero estaba el Fernando Fernán Gómez persona, el que le cantaba La Macarena a sus amigos para demostrarles lo rancio de su elitismo, el que retratará su nieta en un próximo documental, y luego el Fernán Gómez figura POP. El Fernán Gómez de nuestra imaginación, construido por papeles icónicos y un torrente de voz inimitable.

Y ese, al que se le adjuntan sin querer características del real –la herencia republicana, la solidez intelectual, la ausencia de pelos en la lengua– si se puede intentar definir. Aunque poco. Solo a base de figuras. Cinco, en concreto, en las que la autoridad de actor y personaje se fundieron para recordarnos, con sorna o fatalismo, nuestro lugar en el mundo:

Dios Padre preocupado por no si existe en Así en el cielo como en la tierra

Desde aquí, para abajo. ¿Quién más podía interpretar a Dios, el Dios «español», en la segunda entrega de la trilogía «surruralista» de José Luis Cuerda? Ese pueblito castellano del más allá que visita Matacanes después de muerto y en el que se ensaya un armageddon deslucido tiene en el Dios de Fernán Gómez su especie de alcalde u hombre prominente. Aunque, como buen Dios Padre, su principal preocupación es un hijo un poco abandonado, ese Jesucristo de España vaciada que interpreta Jesús Bonilla el cual tras su ascenso a los cielos no tiene oficio ni beneficio.

Puedes ver Así en el cielo como en la tierra completa online aquí.

Gran Inquisidor comprensivo con los picores ajenos en El rey pasmado

Una especialidad de Fernando Fernán Gómez fue la del secundario de lujo, tan caro a nuestro cine. En esta comedia de época en la que Imanol Uribe se divierte adaptando a Torrente Ballester, el papel del maestro madrileño es el de Gran Inquisidor. Pero uno bastante paciente, que desdramatiza las herejías -por cierto, no tan alejado de la realidad- y que le pone una vela a Dios y otra al Diablo.

Puedes ver El rey pasmado completa online aquí.

Noble de rancio abolengo en deconstrucción en El abuelo

Resulta imposible imaginar a otro actor en el rol de don Rodrigo de Arista, noble asturiano venido a menos, indiano regresado a las Españas. Sin aspavientos, con el clasicismo de José Luis Garci a los mandos y el saber hacer de mucha experiencia en la actuación a las espaldas, Fernán Gómez compone un personaje tan cruel como tierno que servía en la obra original a Benito Pérez Galdós para condenar los valores de una España arcaica y caducada y explicar que esta también podía redimirse, siempre a su manera.

Puedes ver El abuelo completa online aquí.

Maestro republicano en La lengua de las mariposas

Es imposible separar al niño criado por su abuela republicana en el Madrid de 1931 y que conoció los rigores de la censura franquista del discurso del maestro republicano de pueblo de esta obra maestra de José Luis Cuerda. La apasionada diatriba del docente que cree más en las letras que en las armas y el rostro final del maestro abrumado por la violencia de su alumno apedreándolo al grito de «ornitorrinco» son dos imágenes que se quedan grabadas en el espectador de este cinta y le recuerdan la valiosa lección que Fernán Gómez ya conocía: la libertad no es gratis, se gana cada día, y en ocasiones, se paga por ella el precio definitivo.

Puedes ver La lengua de las mariposas completa online aquí, aquí, aquí y aquí.

(Vaya, que no tienes excusa).

La voz de la experiencia en La silla de Fernando

Por supuesto, también queda Fernando Fernán Gómez interpretando a Fernando Fernán Gómez. Un par de exabruptos exagerados por la prensa a finales de los 90 convirtieron al actor en un meme antes de los memes, con sus célebres «no lo sé» y «a la mierda» por bandera. David Trueba y Luis Alegre, además de él mismo, son consciente de la fama de tipo difícil, gruñón e incluso agresivo y maleducado que dos cortes de vídeo le habían fabricado y cogen el toro por los cuernos para presentar a un personaje polémico, sin pelos en la lengua, con más mili que el cabo de Finisterre pero una sabiduría lúcida y paciente a la que muy pocos aspiran.


Imagen portada Fernando Fernán Gómez: Cine con Ñ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú