CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

La reina del pueblo: Costumbrismo tiktoker

La comedia de Flooxer propone una fusión entre las nuevas narrativas, el humor zeta y el costumbrismo ibérico de toda la vida

la-reina-del-pueblo-serie-cine-con-ñ

La reina del pueblo se ambienta en el ficticio municipio de Polvaredas de la Sierra, pueblo perdido del interior de las Españas, durante las fiestas patronales. Una aspirante a reina de las mismas y sus dos mejores amigos se enfrentan al boicoteo de la hija de los caciques locales, la visita de una Miss España de los 90 y una familiar lejana influencer venida a menos que necesita refugio tras un escándalo publicitario. Todo mientras se enfrentan a enredos de cama, secretos de familia y las típicas rencillas de pueblo.

Raúl Navarro (El vecino, El fin de la comedia) pare un curioso cóctel entre la comedia costumbrista de toda la vida del Señor y las narrativas de las redes -sin pasarse, más como recurso que como norma- y los enredos adolescentes. Tiene la virtud, aparte de su juego con los formatos y los metachistes POP, que por una vez no se hacen pesados, de que eso de la España vaciada se refleja con naturalidad, sin dramas, paternalismos u otras especies.

Una comedia efectiva que se deja ver casi del tirón y que aunque se hace previsible nunca deja de ser entretenida. Entrar en ella dependerá también del gusto por los chistes de petardeo y las parodias cafres. Intenta atraer por igual al público juvenil de la edad de las protagonistas y al de sus sufridos progenitores y tutores legales que se acuerdan de las Mamachicho, lo cual es todo un reto.

Crítica de La reina del pueblo sin spoilers

La reina del pueblo

Atresmedia ahora mismo es la productora más esquizofrénica de las que operan en España, país de Dios. La más clásica y que sigue produciendo series «de las de antes», pero al mismo tiempo la que más arriesga y se intenta adaptar al público más joven. Ese que tiene otras formas de enfrentarse a la pantalla y que no vive solo de Élite. Esa quinta a la que, de hecho, aparte de series como esta o Luimelia, solamente PlayZ no trata como idiotas.

La plataforma de Grupo Planeta tiene un astracán clásico en pantalla ahora mismo, la Deudas que protagoniza Carmen Maura, pero se atreve, vía Flooxer, su canal juvenil, con esta mezcla de actualización y deconstrucción del mismo, a proponer un costumbrismo gamberro, sin complejos y en el que el petardeo disfrutón pasado, presente y futuro se dan la mano.

La salud de la comedia costumbrista, del sainete ibérico, la demuestra que La que se avecina -y su madre, Aquí no hay quien viva– sigan siendo las series de confort de España y como estos cuadros de costumbres con sus enredos, sus amoríos paródicos y su puntito de crítica social se hibridan sin problemas con las nuevas narrativas aquí en La reina del pueblo, los superhéroes en El vecino o el policial en Los hombres de Paco.

Españas vacías, corazones llenos

La reina del pueblo: Costumbrismo tiktoker 1

Claro, de últimas La reina del pueblo es para quien guste de este estilo de comedia y sepa lo que le puede pedir y lo que no. El nivel de realización y elenco es alto y el formato se permite sus lujos. Por ejemplo, se ironiza con los tópicos paternalistas que se suelen usar en otras producciones que retratan el rural y el personaje de la influencer y sus cuitas sirven para que la serie se ría de sí misma -y de Flooxer- solo lo justo. Pero sigue siendo comedia sin pretensiones.

Para los mayores quedan las a veces retorcidas referencias POP, los cameos de cómicos ya talluditos pero conocidos entre la chavalería y esos Roberto Álamo y Melani Olivares en su salsa haciendo el cafre. También un chiste que mea sobre todo el espectro del arco político con un descaro precioso y la relativización de esa polarización tan artificial en la que vivimos, que tiene poco sentido cuando la roja y el facha viven en un pueblo pequeño y se ven todos los días para desayunar en la misma churrería.

No es Crónicas de un pueblo, ese remake no declarado aún está por llegar, pero por suerte tampoco se acerca a Querido maestro y supera fácilmente el listón de no parecer de cartón piedra que dejaba Historias de Alcafrán. El pueblo es lo que es, con sus circunstancias. Las chavalas no son ni buenas ni malas, sino solo chavalas, y la cosa es más o menos buscar que te rías mientras te reconoces un poco, a ti y a tu entorno, incluso en los chistes más cafres.

Imágenes de La reina del pueblo: Atresmedia.
Puedes ver La reina del pueblo online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú