CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

Los hombres de Paco: Por ti no pasan los años

Con la serie de Antena 3 se vive el equivalente a la alegría de reencontrarse con un viejo amigo y, pasado un rato, recordar también por qué te ponía tan nervioso

los-hombres-de-paco-vuelven-serie-cine-con-ñ

Vuelven Los hombres de Paco, ese colega al que no ves desde hace años pero cuando os sentáis a charlar -videollamada, café, cerveza o pacharán, elija usted- parece que os vistéis ayer. Eso sí, pasado un rato y el subidón del reencuentro de repente os empezáis a acordar de esos defectillos que solo se descubren en la amistad profunda y que siempre os pusieron nervioso del otro. Que ojo, que habéis madurado y se le ve mejor, más tranquilo y menos cafre, pero aún así.

En esta décima temporada de Los hombres de Paco en 2021, Mariano y el propio Paco Miranda están trabajando en un caso de tráfico de armas rutinario para descubrir sin querer nada menos que la transacción era de una ojiva nuclear. La torpeza en la ejecución provocará que tengan que pedir ayuda a los viejos amigos y a Sara, la hija de Paco, ahora nada menos que Inspectora Jefa.

De momento un episodio, con el tono habitual de comedia de enredo reciamente ibérica mezclada con set pieces de acción que quieren tocarle la carita al mismísimo Zack Snyder. Con dos ventajas respecto a la serie de hace 10 años: el nivel de producción, con mucho más dinero para que luzca en todos los aspectos de la serie -y que el caché de Hugo Silva y Michelle Jenner habrá subido un poquitín en este tiempo- y la reducción de los capítulos a los razonables 50 minutos del estándar internacional. Y sin chistes de sobaos pasiegos, a Dios gracias.

Crítica de Los hombres de Paco 10×01 con spoilers

Los hombres de Paco: Por ti no pasan los años 1

Aparentemente, aunque queda por ver cómo continúa este retorno a la gloria de Paco Miranda y los suyos, este primer capítulo ha sido una transición para variar la serie sino en el tono al menos sí en las formas, de manera que sea de verdad una secuela que sigue evolucionando y no un simple revival, lo cuál es una decisión acertada. Al final del capítulo aparece Lucas, que había estado ausente en toda la trama, y recluta a sus antiguos compañeros para el CNI, así que la parodia pasa de la acción de policías a la de espías, para no estancarse.

Pero la aparición estelar de Povedilla como profesor de autoescuela en la escena final, casi justo después de una otra en la que Lucas y Sara nos anuncian que se van a poner finos filipinos a flungir mientras la abuela cuida al niño, nos recuerda un aspecto especialmente irritante de Los hombres de Paco. Aquí las tramas «serias» son para los guapos y si eres «viejo» -aunque Silva va teniendo ya una edad- o no normativo, te tocan papeles cómicos. Como en una comedieta landista de los 60 o en cualquier cosa de los 90, pero perpetrado ahora.

Es decir, la gracia que podría tener esto, que es ver a dos señores mayores que les sale el carisma por las orejas pero con cara de personas normales -esa química que tienen Tous y Nieto no se paga con dinero- repartiendo hostias como panes mientras discuten si habría que jugar 4-4-2 o 4-3-3-, eso nunca ha estado sobre la mesa. Y recuerden que aquella subtrama gloriosa en la que se reían de ese tipo de tópicos -los guapos con los guapos, los cómicos con los cómicos-, la del romance entre Rita y el Inspector Montoya, la resolvieron matando al segundo.

Esto es Estopa

Los hombres de Paco: Por ti no pasan los años 2

Obviamente hay que darle una oportunidad y esperar a ver qué pasa, ya que la serie es perfectamente consciente de que han pasado una pila de años, en términos televisivos y de evolución de la ficción española y su relación con el público bastante más de 10, un siglo o dos. Entre otras cosas ignora un poco la temporada 9, aquel experimento de cambio de registro que no gustó mucho a los fans, aunque es de suponer que habrá algún guiño cuando regresen Rita, Povedilla o Curtis.

Por otra parte Los hombres de Paco aspira a un público fiel a sus personajes principales y que se quiera relacionar con la serie sin complicarse la vida, algo perfectamente legítimo. El trabajo de la serie, que es ser entretenida y exprimir la vis cómica de los normales mientras los guapos ponen pose, está hecho. El próximo capítulo, además, promete cachondearse del cadáver de Franco. Y a quién no le va a gustar un Pepón Nieto del siglo XXI meándose en Franco, la verdad.

Resumiendo: un retorno con todo lo bueno y todo lo malo que ello conlleva, que parecer conservar las mejores virtudes de aquel festival de humor cafre que fue la original y pule en parte las ranciedades adheridas que traía de serie. Un intento loable de evolucionar la marca de la serie y al mismo tiempo entretener, que es de lo que se trata. Un reencuentro, en fin, por el que no pasan los años. O si pasan, se les saluda.

Puedes ver Los hombres de Paco online aquí.

Menú