1. Reportajes
  2. ‘Gora Automatikoa 2’: el Goya perdido está en otro universo

‘Gora Automatikoa 2’: el Goya perdido está en otro universo

Esaú Dharma, Pablo Vara y David Galán Galindo presentan por sorpresa la secuela de su metacomedia animada, ahora en color y con las mismas ganas de ganar un Goya

'Gora Automatikoa 2': el Goya perdido está en otro universo 1

No consiguieron el Goya, y por eso están aquí otra vez. Las candidaturas a los Premios Goya 2023 desvelaron la existencia de Gora Automatikoa 2: otra vez la misma mierda, continuación de la metacomedia animada sobre tres directores de cine sin éxito que buscan aprovechar la oportunidad de conseguir un Goya prácticamente sin esfuerzo. Pero Esaú Dharma, Pablo Vara y David Galán Galindo, los tres directores de Gora Automatikoa (2021), no consiguieron completar la broma ganando el Premio el pasado mes de febrero. Ahora vuelven a la carga con multiversos marvelianos y viajes en el tiempo.

Como secuela canónica, Gora Automatikoa 2 arranca donde acabó la primera… o no. El primer filme terminaba con los tres directores celebrando haber conseguido el Goya, algo que finalmente no ocurrió. Esta segunda parte incorpora ese fracaso y, a la vez, abre la posibilidad de negarlo en un nuevo salto de trampolín metareferencial. Así lo explica Vara a Cine con Ñ: «Esta nueva película plantea un universo en el que ganamos el Goya, el de la primera parte de Gora Automatikoa, y luego otro que no lo ganamos, que es el que parece más al universo real, que es del Gora Automatikoa 2«.

Para poder llegar a esa dimensión en la que el galardón de la Academia de Cine sí es para ellos, el trío de cineastas deberá viajar atrás en el tiempo en una máquina que tiene forma de nevera. Así podrán evitar que la película que sí ganó, Chantaje emocional con niños -en la realidad, Valentina-, pueda inscribirse oficialmente en el Ministerio de Cultura y, de paso, salvarnos a todos. Una «aventura multiversal» continuista con el espíritu gamberro y la animación libre de la primera, a la que se le ha añadido una dimensión en color, al productor Enrique Lavigne y al director Javier Fesser. Vara, Galán Galindo y Dharma vuelven a reírse del cine español y, sobre todo, de sí mismos.

Gora Automatikoa 2: Nuevas experiencias, más miserias

Aunque el objetivo, el tipo de humor, el espíritu y hasta el mensaje («otra vez la misma mierda») apuntan a que Gora Automatikoa 2 repite la fórmula, hay algo que ha cambiado: la propia experiencia de sus directores, incorporada en la película. «En la primera todo lo que hacíamos era imaginar lo que pasaría. Luego, curiosamente, muchas de las cosas que imaginamos ocurrieron de verdad. En Gora Automatikoa 2 empezamos sin imaginar nada, sino contando cómo fue estar en la gala y no ganar», comenta Esaú Dharma.

La nueva película recoge esas vivencias para también volver a hacer humor con detalles internos de la industria del cine español, con archienemiga (Charo Botafumeiro) de nombre familiar incluida. Vara admite que la «sutileza claramente no es nuestro fuerte» y que han seguido «una línea muy similar a la primera. Somos como somos y tenemos el humor que tenemos. Algunos pensarán “hala, lo que han dicho” y otros “no es para tanto”». Dharma y Vara aseguran que varias personas del sector incluso echaron en falta «más caña» en Gora automatikoa, pero aclaran que su intención no es hacer «una crítica como tal» al cine español, sino divertirse juntos. Dharma: «Somos muy amables al final».

Como ocurría en la primera parte, el mundo Gora automatikoa es un espacio entre amigos que, más que de los demás, se ríen de ellos mismos como directores de cine. En este aspecto, los dos entrevistados aseguran que Gora automatikoa 2 sube de nivel. «Si los personajes eran muy miserables en la primera, en esta lo son mucho más. El chiste de la película somos nosotros, y eso lo llevamos aquí hasta las últimas consecuencias», dice Vara. Aunque no quieren desvelar detalles de la trama, Dharma anuncia que «lo de trollear al espectador lo hemos llevado más lejos».

La lucha por el Goya… ¿sin fin?

'Gora Automatikoa 2': el Goya perdido está en otro universo 2

Más allá del multiverso, la otra realidad que ha cambiado con respecto a Gora Automatikoa es el contexto y la ventana de oportunidad temporal de esta secuela. Si el año pasado consiguieron la ansiada nominación automática por haber solo cuatro candidaturas, ahora la competencia ha aumentado con hasta 8 candidaturas, un récord en los Goya. El triumvirato compite este curso con películas infantiles y para adultos, de todos los gustos y presupuestos: Tadeo Jones 3, Unicorn Wars o Black Is Beltza: Ainhoa son algunas de los filmes que vienen pisando fuerte.

«Tiene todo el sentido después de estos dos años más de sequía. Había pandemia, producciones que se retrasan o cancelan… mucho que salir», reflexiona al respecto Dharma que, pese a que les complica la disputa por el Goya, se alegra de lo que dice esto de la animación en España: «El panorama ideal es que haya 10 películas de animación española al año potentes. Ojalá que siga». Vara añade: «La nominación para Gora Automatikoa 2 sería ya un premio en sí misma». La película no solo lucha por entrar en la categoría de Mejor Película de Animación, sino también apuesta fuerte por la de Mejor Canción Original, con el tema de Marazu Por Un Goya Soy Capaz de Matar.

Medio broma, medio en serio, los directores aseguran que podrían volver a intentarlo el año que viene si no ganan este curso. Aunque aseguran que sería agotador hacer una película al año y que el proyecto les absorbe mucho tiempo, ni Dharma ni Vara descartan «hacer otra vez la misma mierda» y que Gora automatikoa se convirtiera en una franquicia más longeva del cine español. «Más que una promesa es una amenaza. Podéis dárnoslo y deshaceros de nosotros de una vez», comentan divertidos los directores.

Imágenes: Gora Automatikoa 2: otra vez la misma mierda – Una producción de 39 Escalones Films, S.L., David Galán Galindo, Esaú Dharma Vílchez Corredor, Pablo Vara Uzal, The Other Film Production

Menú