CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

Lucía en la telaraña: El ‘true crime’ imposible

Tomás Ocaña y Rafael González Pérez han dirigido la docuserie del año, un documento único sobre uno de los casos judiciales más complicados de España

lucia-en-la-telaraña-cine-con-n

Lucía en la telaraña resume en cinco episodios la complicada trama alrededor del asesinato de Lucía Garrido, que apareció muerta el 30 de abril de 2008 en su residencia en Alhaurín de la Torre. Un caso que se intentó camuflar inútilmente como suicidio y se demostró como una muerte violenta derivada de una complicada mezcla de violencia de género, corrupción judicial, tráfico de animales exóticos e incluso especulación urbanística.

Es muy difícil que el true crime, en su actual deriva capitaneada por las plataformas en general y en España en particular, roce de verdad el trabajo periodístico. Desde el impacto de El caso Alcásser, narrativa o emocionalmente se han creado trabajos impecables, pero muchos de ellos están más cerca de la revista de prensa que del verdadero trabajo de investigación o información, con honrosas excepciones. En el otro extremo, tenemos melodramas que aprovechan lo mediático de determinados casos para atreverse con pornografía emocional que no utilizaría ni la ficción.

Por resumir y antes de meternos en harina, en el pasado Festival de Málaga, donde se proyectó el primer episodio de Lucía en la telaraña ante un público compuesto en parte por periodistas de tribunales locales, una redactora de un diario malagueño aprovechó el coloquio posterior para felicitar a los responsables. ¿Por qué? Porque ni siquiera profesionales como ella, que llevan años siguiendo la enrevesada trama, se sentían capaces de explicarla tan limpiamente. Un asunto judicial que implica más de 20.000 folios de sumario y de 60 horas de grabaciones que han llevado nada menos que nueve meses de trabajo al equipo de profesionales coordinados por Tomás Ocaña y Rafael González.

Crítica de Lucía en la telaraña sin desvelar detalles

Lucía en la telaraña: El 'true crime' imposible 1

El documental en parte también bebe del libro Matar a Lucía: Una mujer atrapada en la red de corrupción policial y narcotráfico en España, del periodista Jorge Cabezas, que es entrevistado en el mismo. Lo cierto es que ha ido más allá de dicho volumen y organizado y explicado detalladamente los recovecos del caso de manera tanto cronológica como, digamos, temática. El caso empieza como violencia de género y acaba revelándose como una trama de narcotráfico y corrupción policial a gran escala y la serie consigue explicarlo de forma natural.

El acceso privilegiado y minucioso a las fuentes permite que muchos capítulos se articulen a base de encadenar los audios intervenidos por la propia Guardia Civil -investigando, recuerden, a parte de sus agentes-. Quizás son los que provocan los pocos momentos en que el tono de Lucía en la telaraña se desliza hacia los tics de otras docuseries de este género, por ejemplo al grabar a una testigo escuchando la conversación entre dos implicados que planean amenazarla para que no hable o en las aportaciones de reporteros de sucesos que cubrieron el caso en su momento.

A pesar de eso, y de los acompañamientos puntuales de música de thriller, si algo se puede defender de este documental es el respeto al proceso judicial y a las propias partes, que suele brillar por su ausencia en determinadas coberturas de este tipo de casos. La narración no se sacrifica, pero recuerden que el caso de Lucía Garrido y su victimario, Manuel Alonso, sigue en juicios. Hay detalles que, por cuestiones legales, no se han incluido, lo que, dicho de otra manera, significa que todo lo que se ve y se explica es una verdad refrendada por la Policía, Guardia Civil y jueces.

Un acceso único a las fuentes

Lucía en la telaraña: El 'true crime' imposible 2

En Lucía en la telaraña hay un pequeño hito del audiovisual y el terrorismo en España, y es la participación del coronel de la Guardia Civil Alfonso López, responsable de Asuntos Internos del Instituto Armado, siendo la primera vez que un cargo de este organismo en concreto ofrece declaraciones sobre una investigación como esta. También, además de Rosa Garrido, la hermana de Lucía, impulsora de las investigaciones, participa Ignacio Carrasco, el agente del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil que denunció los primeros indicios de corrupción.

Por otro lado el papel de Rosa y de las amigas de Lucía que van jalonando el relato, en algunos casos convertidas también en víctimas de amenazas, sirve para conducir a los espectadores. Su estupefacción e impotencia ante el nivel de complicidad entre el acusado y la Guardia Civil o la facilidad con la que se cometían determinados delitos es, en parte, la de quien se enfrenta al caso por primera vez. Y son, también, el principal motivo por el que este true crime, más que buscar la forma de indignarnos para que lleguemos al bar pidiendo penas más duras, se cree el sistema que retrata: nos ofrece esperanza, puesto que es la propia Guardia Civil, gracias a sus agentes honrados, la que es capaz de resolver el entuerto.

Productos como Lucía en la telaraña requieren tiempo y dinero, y también el apoyo de una plataforma dispuesta a tratarlos como se merecen y darles la difusión que necesitan. Por eso es muy relevante que un documental como este, que abre los cajones de un caso grave de corrupción policial y es un ejercicio de transparencia por parte de la Guardia Civil, pone en valor a los funcionarios honrados denunciantes de corrupción, homenajea a ciudadanas como Rosa Garrido y denuncia la violencia de género, llegue de la mano de RTVE Play.

Imágenes: Fotogramas de Lucía en la telaraña – RTVE Play

Puedes Lucía en la telaraña completa online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú