CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

¿Dónde está Marta?: Morbillo retrospectivo

El documental de Paula Cons para Netflix tiene más de crónica de sucesos que de análisis en retrospectiva del ‘caso Marta del Castillo’

¿Dónde está Marta?: Morbillo retrospectivo 1

La docuserie ¿Dónde está Marta? relata en tres episodios los hechos de la desaparición de la joven Marta del Castillo en 2009 hasta el juicio celebrado en 2012, planteando una serie de interrogantes ya conocidos durante la investigación y entrevistando a la familia de la víctima, uno de los acusados y periodistas y expertos que siguieron el caso.

La serie de Netflix que ha dirigido Paula Cons (La isla de las mentiras) es un true crime más de la ristra sobre casos judiciales recientes con los que nos bombardean las plataformas y que no consigue distinguirse ni del resto de propuestas recientes ni dentro del caso que trata. Más allá de retratar el dolor de la familia de Marta, poco se pueda decir que aporte respecto a los huecos en la investigación o el tratamiento mediático del caso.

No es que esté mal, a nivel técnico, y como resumen operativo es válido -quizás pasándose de detallado sin necesidad o sin análisis- hasta que se mete en plantear cuestiones de la investigación que pueden quedar fuera del alcance de un documental o un tratamiento periodístico. Algunas de sus decisiones narrativas son válidas y otras más discutibles, aunque estas últimas a veces tienen que ver con la actitud de las fuentes.

La función de ¿Dónde está Marta? y los otros documentales sobre crímenes

¿Dónde está Marta?

En El caso Alcàsser o Nevenka había una reflexión explícita sobre el papel de la prensa. En Dolores: La verdad sobre el caso Wanninkhof el testimonio de la propia Dolores Vázquez nos añade otro nivel, recordándonos que un inocente no tiene que ser simpático. Edelweiss sirve para retratar la corrupción y los intereses judiciales de la España del último Franquismo que se heredan hasta los 80 y 90. La cuestión es… ¿qué hace ¿Dónde está Marta? más allá de la revista de prensa que justifique tres capítulos?

«Ese cariño ayuda» se escucha a una periodista comentar de fondo en una de las imágenes de archivo del padre de Marta atendiendo a la prensa. En fin. Tengamos en cuenta que por aquí se pasa el periodista Nacho Abad presumiendo de su relación personal con la familia de la víctima y afirmando que es el caso de su vida. Si no lo sitúan, es el tipo que hizo una encuesta antes del juicio de La Manada en la que preguntaba a sus seguidores de Twitter si creían que fue violación o sexo consentido.

Por supuesto salen más periodistas con menos afán de protagonismo y más autocrítica y que sirven al documental para resumir partes que no pueden presentar los propios protagonistas, puesto que la única persona relacionada con los condenados que participa es Francisco Javier Delgado, el hermano de Miguel Carcaño. También emerge como voz de la razón emerge María José Segarra, entonces fiscal en Sevilla, más tarde Fiscal General del Estado, lamentando el puñetero circo mediático, judicial e incluso policial.

Apuntar a todo y no acertar a nada

¿Dónde está Marta?: Morbillo retrospectivo 2

¿Dónde está Marta? pega bandazos entre lo sentimental y la presentación de los hechos, ya que sumarse a una versión concreta es tan aventurado ahora como hace una década. Además a veces se atreve con momentos de análisis social -contextualizar los problemas de dinero de Carcaño y su familia en la crisis de 2008- pero deja de lado la cuestión de la violencia machista, evidente desde la perspectiva actual como móvil del crimen. Además parece exagerado que la serie presuma de haber aportado pruebas al Juzgado de Sevilla y admita al mismo tiempo que siguen sin procesar, olvidando que no es su función.

Si algo puede salvar a ¿Dónde esta Marta? es el retrato del duelo de la familia de la fallecida, aunque a veces la forma de mostrarlo pueda resultar excesiva. Porque el problema es que esta docuserie, al igual que ocurría con algunos tratamientos de Alcàsser o Wanninkhof, acaba cayendo en lo que critica y se convierte en casi una colección de estampas morbosas y demagogia. Quizás no es culpa tanto de la docuserie en sí, o de la factura Netflix en estos casos -Cons ha demostrado en ficción y en documental que sabe ser mucho más sutil- como de que sea un caso abierto, al menos para la opinión pública.

En resumen, otro true crime más, con el buen pulso narrativo que se les supone y el habitual despliegue de fuentes, pero que comete el error de querer ser más policial que social confundiendo lo que hace que estos formatos aporten. ¿Dónde está Marta?, por sus propios intentos, podría haber presentado la evolución del duelo en casos mediáticos, la visión sobre los crímenes machistas o incluso su loable intento de dar un contexto socioeconómico al caso, pero prefiere ser una colección de teorías, intrigas y tomas de posición.

Imágenes: Fotogramas de ¿Dónde está Marta? – Netflix

Puedes ¿Dónde está Marta? completa online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú