1. Críticas
  2. Tú no eres especial: Todo correcto

Tú no eres especial: Todo correcto

Se ve del tirón, es tierna, es graciosa y es entretenida. No se le puede pedir más a una serie de este tipo

Tú no eres especial: Todo correcto 1

Tú no eres especial sigue a Amaia, una estudiante de instituto que se muda con su madre desde Barcelona al pequeño pueblo de Salavarría, en Navarra, del que es originaria su madre, que se acaba de separar. Amaia se siente atrapada en un sitio en el que cree que nunca pasa nada, pero también quiere averiguar la identidad de su padre biológico y cuál es el misterio entorno al papel que tenía su abuela en el lugar, ya que muchos la identificaban como nada menos que la bruja del pueblo.

Tú no eres especial es una comedia adolescente correcta, bien dirigida y actuada, muy entretenida y que probablemente le funcione mejor a su público objetivo que a nosotros, los viejales. Al menos, algo ya es, está dirigida a adolescentes de la vida real, no es otro eructo pornográfico para disfrute de cuarentones, sino una historia que refleja situaciones que más o menos pueden reflejar la experiencia de la chavalería en la misma edad que los personajes.

Tira de situaciones bastante vistas y de un par de arquetipos clásicos, pero les da un giro simpático, se ve fácil e incluso cuando atiende a eso de la diversidad lo hace sin restregarlo por la cara a nadie, naturalizando tanto el racismo que puede sufrir una minoría en un pueblo pequeño como la manera en que su entorno es capaz de integrarlo sin drama. Que mira, no está mal todo eso.

Jóvenes y brujas en Tú no eres especial

Tú no eres especial: Todo correcto 2

Pero bueno, no nos pasemos, que sigue siendo Netflix, no PlayZ, y toda esa diversidad está al servicio de protagonistas guapísimos y normativos, ¿eh? No llega al nivel de Sex Education o HIT, tampoco de una Ser o no ser, pero al menos trata las cosas desde la comedia y cierta ligereza disfrutona. No todas las historias de instituto tienen que impregnarse de la intensidad y solemnidad de Cómo mandarlo todo a la mierda ni todas las familias atípicas son disfuncionales. Todo es susceptible de explicarse desde la comedia y el optimismo, y esa es la labor de Tú no eres especial.

La parte fantástica o sobrenatural, de hecho, podría no estar. Es una excusa cuya credibilidad es la que le quiera dar cada espectador, igual se trata de casualidades afortunadas que de verdad de maldiciones y amarres reales. Además, es divertido, visto desde la perspectiva de un adulto, que no acabe en guerras mágicas contra seres sobrenaturales de otra dimensión. No, una chavala de 16 años con poderes mágicos los usaría para camelarse al chico que le gusta, y le saldría de forma torpe. Y eso es gracioso y entretenido si se hace bien. Que parecemos tontos. Hasta hay cierto mensaje antimagufo de fondo, que nunca está de más en ninguna parte, sea aquí o en Tadeo Jones 3.

De hecho Amaia es una protagonista más o menos creíble como adolescente. Sus situaciones vitales o familiares se resuelven de forma natural y no con los dramas operísticos habituales de cierto tipo de series, como cuando trata de sonsacar información sobre el pasado de su madre y las adultas la pillan a la primera y le indican que debe ir de frente. Hasta lo de la identidad del padre se hace manera más humanamente creíble que tenerla gritando. Está feo definirla en negativo respecto a otras, pero llevamos una racha de series «para jóvenes» tal que uno agradece estas cosas.

El pueblo y la ciudad

Tú no eres especial

Volviendo a las comparaciones odiosas: Tú no eres especial recuerda en muchos aspectos a Irabazi arte, serie de EiTB sobre un equipo de fútbol femenino en un pequeño municipio vasco. Tenemos la adolescente criada en Barcelona obligada a mudarse al pueblo de un progenitor (y ausencia de otro), alianza de outsiders, pretendiente guaperas de «los populares» y hasta monólogo interior de la protagonista. Igual Irabazi arte a veces otorga más agencia a sus protagonistas, y, como es local, todos sus diálogos son en euskera, idioma proscrito aquí por Netflix. Sobre todo es interesante que lo que en una se resuelve vía deporte aquí llegue por la «magia».

La nada sutil metáfora de las brujas sirve para establecer, como es habitual, una genealogía de conocimiento y solidaridad femeninas, que se amplia al círculo de aliados de Amaia -el chico gay, la no normativa, el racializado-. No es un sermón, simplemente son elementos que están ahí que la protagonista procesa con naturalidad. El racismo que sufre su hermana, «la negra del pueblo», tiene un punto de clasismo hacia el municipio pequeño pero está tratado con la ternura que en general impregna el tono de todo el cuento.

En fin, que está muy bien. Tú no eres especial pisa un montón de charcos porque están ahí y hace falta pasar, no para ir de moderna, y lo hace sin salpicarse, porque no es lo suyo, y con buen humor. Tiene eso de transmitir valores que le exigimos a las series para jóvenes, pero sin soltarle una bronca a nadie, y habla de cosas de chavales, no de fantasías sexuales de adultos con problemas afectivos graves. Se ve del tirón, es tierna, es graciosa y es entretenida. No se le puede pedir más a una serie de este tipo.

Imágenes: Tú no eres especial – Netflix

4 Comentarios. Dejar nuevo

  • Miren Empar
    02/09/2022 07:59

    Pensaba que Salabarria estaba en Navarra y no en Euskadi. ¿Me lo puede confirmar, por favor?

    Responder
  • Yamilka ferrer
    04/09/2022 18:50

    No me gusta, pues la chica amaia le habla muy golpeado a su madre, yo no estoy de acuerdo que los hijos le levantén la voz a sus padres.

    Responder
  • Jezabella
    23/09/2022 18:18

    A mí me ha parecido de lo más fresco que he visto últimamente. Soy madre de una adolescente, somos de Galicia pero tenemos familia dispersada por todo el norte, así que ver algo en donde los actores jóvenes lo bordan, que se refleja la juventud del rural, en este caso navarro, pero podría ser de cualquier pueblo de aquí, Asturias, Cantabria o País Vasco. Es natural, sin alardes, tratando diferentes temas y usando un guión con gusto, pero ejecutado perfectamente. Ojalá hagan segunda temporada y el tema magia avance… sería fantástico poder ver representado un poquito más de ello. Las conversaciones en euskera y hasta en catalán con las amigas me parece un modo original de introducir por fin en Netflix idiomas que amamos en las series. Al final sí que es especial…

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú