1. Reportajes
  2. En busca de la nueva ‘Patria’: Vuelve Rodando páginas con las productoras a la caza de adaptaciones para cubrir la demanda de contenidos

En busca de la nueva ‘Patria’: Vuelve Rodando páginas con las productoras a la caza de adaptaciones para cubrir la demanda de contenidos

El certamen madrileño celebra su cuarta edición de manera virtual pero con más expectación que nunca debido a la necesidad de contenidos de las plataformas.

En busca de la nueva 'Patria': Vuelve Rodando páginas con las productoras a la caza de adaptaciones para cubrir la demanda de contenidos 1

«Hay una necesidad de contenidos, se busca material para adaptar que ya haya tenga un público. Un certamen como Rodando páginas sirve de filtro a unas productoras que no tienen tiempo ni capacidad de peinar el mercado», explica Mario Madueño, presidente de la Asociación Madrileña Audiovisual (AMA), organizadora del encuentro entre editoriales y productoras que se celebra a partir de este 8 de abril en Madrid, de manera parcialmente virtual y en su cuarta edición.



Patria, La Templanza, La cocinera de Castamar, B, la película… adaptaciones de novelas recientes u obras de teatro, como también Los espabilados, El desorden que dejas u Orígenes secretos, en los que el propio escritor dirigía el salto a la pantalla, como la en próxima Doctor Portuondo… la literatura surtiendo al audiovisual más allá de lo previsto.

El crecimiento del sector audiovisual español, plataformas internacionales mediante, ha provocado una demanda de contenido que ha aumentado el espectro de «lo rodable» pero también de «lo adaptable». Madueño explica a Cine con Ñ que «hasta hace unos años estaba la sensación de que solo se adaptaba a cuatro autores muy consagrados. Ahora se ha visto que el panorama editorial es mucho más amplio y el audiovisual también».

Rodando Páginas nació en 2018 y su tercera edición, en marzo de 2020, fue una de los últimos eventos en celebrarse sin restricciones antes del primer confinamiento. La de 2021 será virtual, con los autores o editores presencialmente en Madrid pero las productoras y el público online. En un año los libros presentados han pasado «de 70 a 157. Para el jurado seleccionar solo 10 ha sido un desafío. Otras 20 más podían haber entrado», explica Mario Madueño.

 

Memoria LGTBI y la infancia sin idealizaciónEn busca de la nueva 'Patria': Vuelve Rodando páginas con las productoras a la caza de adaptaciones para cubrir la demanda de contenidos 2

La periodista y escritora Sabina Urraca, que presenta su novela Las niñas prodigio, publicada en 2017, explica a Cine con Ñ que ya negoció los derechos de la misma hace unos años con una productora y finalmente no se ejecutó el proyecto. «Es lo habitual, lo sé por qué he trabajado también en el sector audiovisual, así que vengo con prudencia, sabiendo que es muy complicado».

En plan «soñar», apostaría por una adaptación al cine por parte de directoras como Carla Simón o Dominga Sotomayor. «Entiendo que existe una corriente de ficción ahora mismo donde encajaría Las niñas prodigio, con novelas como Panza de burro, de Andrea Abreu, que se va a adaptar, o películas como Las niñas. Un interés por la infancia de las niñas y la amistad huyendo de la idealización».

Por su parte el también periodista y escritora Guillermo Alonso, que participa con su «novela corta o relato largo» Vivan los hombres cabales, acude «un poco a vivir la aventura, para ver qué sale de aquí y conocer el evento. Ni se me pasaba la cabeza que este relato que tuviese posibilidades de ser adaptado, pero mi editorial, Niños gratis, sí que lo ve».

En su caso narra la historia de un hombre que por las mañanas cuida de su madre y por las noches actúa como travesti en un cabaret nocturno. «Es una historia de personajes perdidos y solitarios, pero supongo que su reflejo de un mundo que ya suena anacrónico, como el del travestismo de ese tipo de cabarets, puede encajar en cierta recuperación reciente de la memoria LGTBI huyendo de la sordidez de otras épocas».

 

Productoras y distribuidoras en busca de autorRodando Páginas

En esta cuarta edición desde el sector audiovisual participan Telecinco Cinema, Atresmedia o TVE; plataformas como Movistar+ o HBO; productoras como Morena Films, Secuoya Studios, Onza, Buendía Estudios, Boomerang TV o ViacomCBS International Studios; y distribuidoras como Tripictures.

Los 10 libros seleccionados son 15 de David Muñoz y Andrés G. Leiva, Colección Felipe y sus amigos de Gracia Iglesias y Sara Sánchez, Gordo de feria de Esther García Llovet, La mujer sin nombre de Vanessa Montfort, La pella de José Ángel Mañas, Las guerras correctas de Gabriel Ochoa, Las niñas prodigio de Sabina Urraca, Malasangre de Michelle Roche Rodríguez, Telefónica de Ilsa Barea-Kulcsar y Vivan los hombres cabales de Guillermo Alonso.

Estas diez obras fueron elegidas por un comité de expertos compuesto por Casandra Macías y Marina Maesso, guionistas y analistas de guion en HBO Europa; Concepción Cascajosa, profesora de Comunicación Audiovisual en la UC3M; Diego Rodríguez, director del Festival Márgenes; Guadalupe Balaguer, productora; y David Martín de los Santos, cineasta.

 

Rodando páginas y rodando teatroBárcenas

El dramaturgo Gabriel Ochoa presenta Las guerras correctas, obra de teatro basada en la célebre entrevista que hizo Iñaki Gabilondo a Felipe González el 9 de enero de 1995. «Supongo que parte de la ventaja de ya haber sido dramatizada y de ser sencilla de producir, aunque no sea solo la entrevista en sí, sino que se ve el antes y el después, abarcando hasta 10 años en la vida de los dos personajes y cómo ese encuentro marcó sus trayectorias».

Las guerras correctas emparenta con B, la película o Frost/Nixon, ambas teatro antes de pasar al cine y ambas con el componente documental, aunque Ochoa admite que se inspiró sobre todo en la segunda, por motivos obvios. «No entiendo que sea una obra que tenga publicaciones políticas, porque ya queda muy lejos lo que cuenta. Tiene su componente de comedia, además. Cómo se llega ahí, es todo muy castizo, muy español».

Con el mismo filtro de la dramatización previa se encuentra Vanessa Monfort, autora de La mujer sin nombre, que ficcionaliza la vida de la escritora María Lejárraga a partir de la obra de teatro del mismo nombre y que fue nominada a los Premios Max. «Supongo que participo con el ánimo de que después de la obra y la novela solo me queda verla en serie y en cómic», bromea.



María Lejárraga es «nuestro clásico perdido», una autora que firmó sus obras con el nombre de su marido y cuya labor quedó oculta durante décadas. «Pero aparte, es una mujer que vivió 100 años y trabajó con Juan Ramón Jiménez, Manuel de Falla o Federico García Lorca».

Monfort esperaría de una futura adaptación «diálogos que reflejen su grandísimo sentido del humor. Es una superviviente pero no es una mujer especialmente dramática con todo lo que le pasaba. Su lema era «hay que vivir». Lejárraga «llegó a vivir dos guerras mundial, el exilio y la Guerra Civil, pero también a ver un teatro lleno hasta la bandera emocionarse con una obra que había escrito ella… aunque no llevase su nombre».

 

Cinco adaptaciones firmadas, una más en caminoFeliz final

Hasta la fecha se han cerrado en pasadas ediciones seis acuerdos de opción para su adaptación: Tea Rooms, mujeres obreras de Luisa Carnés; Lamia de Rayco Pulido, Premio Nacional de Cómic, Una madre de Alejandro Palomas; Superpatata, cómic infantil de Artur Laperla; y Feliz final de Isaac Rosa. La sexta obra, advierte la organización, «se podrá hacer pública próximamente».Serán desde series hasta largometrajes pasando por animación.

De manera virtual se llevarán a cabo también las reuniones puntuales. «Hay productoras que igual de los contenidos que se presentan no les interesa todo, pero si pueden pedir sentarse con una editorial que ven que va en su línea y preguntarle qué más tiene«, señala Madueño. «Hemos mantenido esos encuentros aparte de manera virtual porque no los pedían los participantes».

Rodando páginas nació para facilitar ese contacto, señala el presidente de AMA: «algunas editoriales sí mandan sus libros a las productoras, pero tampoco todas pueden o saben a quién les puede interesar más determinado contenido. Y para el sector audiovisual venir aquí es llegar con el filtro ya hecho, saben que el material seleccionado es de calidad».

Madueño concluye para Cine con Ñ que «tenemos un sector editorial diverso en España, con muchos autores y autoras que funcionan como un tiro. El nuevo mapa del sistema editorial y de la producción queda muy equilibrado: se cuentan todo tipo de historias y con calidad».

 

Jose A Cano (@caniferus)

Menú