CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2021Películas españolas en cines

Las consecuencias: Vacío en la isla

Un drama psicológico sin foco y demasiado pendiente de sorprender y buscar respuestas

las-consecuencias-pelicula-cine-con-ñ-5

Las consecuencias es un viaje a una isla, a una remota casa familiar. Una mujer (Juana Acosta), acompañada por su padre (Alfredo Castro) y su hija (María Romanillos), busca refugio allí para sus problemas de salud mental. Con vientos del pasado, este cambio de aires acaba convirtiéndose en un camino que va desvelando las duras verdades que esconden sus personajes. Un drama psicológico cada vez más oscuro que, en realidad, está bastante vacío.

La película de Claudia Pinto Emperador nos quiere decir rápido que es cine dramático con profundidad psicológica por detrás. El centro es, aparentemente, la traumática y paralizadora situación mental de Fabiola (Acosta). A partir de ella, se indaga en el resto de personajes y su relación con ellos, especialmente con su hija. Aquí están mis temas, nos grita -desde el propio título- la película: las huellas del pasado, la maternidad y, eventualmente, la búsqueda de reconciliación entre todos. Pero algo falla.

La pose y las trampas de Las consecuencias

Las consecuencias: Vacío en la isla 1

En Las consecuncias todo se queda en una pose. Ni Fabiola domina el punto de vista de la película ni hay intención real de meter la cabeza en los personajes. Todo en apariencia está ahí; lo dice la isla, los personajes y, sobre todo, las intepretaciones, pero después por debajo hay más bien poco. Y es así porque lo que está pasando superficialmente en la historia se impone a todo lo demás. Al guión le interesa más dar la información masticada al espectador y preparar ciertos giros sombríos que indagar en lo que están pasando los personajes y por qué.

Lo bueno que tiene la película (sus actores, elección de algunas situaciones) se diluye en esta trampa de apariencias y hechuras de cine intenso. La búsqueda constante de validación y de que le demos un sello «de calidad» (apuntando a la incomunicación, con el peso del ambiente o la solemnidad conceptual al mar como fuente traumática) se traduce en demasiado poco a nivel expresivo a la hora de dar forma a los conflictos de los protagonistas.

La confianza en el espectador

Las consecuencias: Vacío en la isla 2

Aunque quiera que te sientas muy inteligente, Las consecuencias confía muy poco en ti como espectador: desactiva esa ambiguedad entre lo que se mantiene oculto y lo que sí se sabe para reducirlo, sin decirtelo, a un mero juego sobre lo que hay debajo de la manta. Coloca elementos perturbadores para crear reacciones ambiguas y dar apariencia de complejidad, pero en realidad eso está más en nuestras cabezas que en lo que realmente dispone en imágenes Claudia Pinto.

Quizá con miedo a no resultar accesible, la película va tomando caminos caprichosos para intentar dar un desarrollo individual a los tres personajes clave, olvidándose de Fabiola y rescatándola según le conviene. Había una protagonista potencialmente interesante que se queda en funcional por un empeño artificial en crear tensión, atar cabos y ofrecer respuestas. No hay mejor llave al público potencial de esta película que un drama asentado en personajes bien construidos, sobre todo en uno que se supone que es el que sostiene mucho de los temas que quiere tratar.

Cuando llegan los desenlaces y las revelaciones a base de golpes de efecto, lo que debería impactar lo hace mucho menos. Fía demasiado a ese empuje final, y no funciona. La mejor noticia de Las consecuencias, más allá de la solidez de Juana Acosta y Alfredo Castro, es cómo lo hace María Romanillos (Paraíso), que le mete una energía diferente a su joven personaje, clave en todo lo que ocurre. El resto sabe a demasiado poco, atrapado en sus propias arenas movedizas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú