1. Críticas
  2. La casa entre los cactus: Una familia que pincha

La casa entre los cactus: Una familia que pincha

Una película con varios méritos, pero sin resolver qué quiere ser más allá del misterio

La casa entre los cactus: Una familia que pincha 1

La casa entre los cactus se ambienta en algún momento de los años 70, en algún lugar de Canarias. Allí vive, semiapartada de la civilización, una pareja (Ariadna Gil y Daniel Grao) con sus cinco hijas, todas con nombres de flores. Un día aparece en los terrenos un solitario viajero perdido (Ricardo Gómez), poniendo patas arriba la delicada armonía de la familia. Sobre esta misteriosa premisa se construye la adaptación al cine de la novela de Paul Pen que ha dirigido Carlota González-Adrio en su primera película en largo.

La premisa lleva a pensar en una intriga clásica, construida alrededor de la información que da: ¿Qué está pasando y por qué actúan como actúan los miembros de esta familia que vive alejada del resto del mundo? Con escenarios muy reducidos, toda la propuesta de la película parece girar en torno a este frágil aislamiento y secreto en el hogar, que, si se le quiere dar un giro retorcido, puede hasta sonar a películas como Canino (Yorgos Lanthimos, 2009) o Buenas noches, mamá (Severin Fiala, 2014).

Pero La casa entre los cactus va por otro lado. En un intento de desmarcarse tanto del misterio como de la estructura de género, el guion prefiere no seguir un camino demasiado marcado y pincha el globo de algunas de sus propias expectativas. Eso hace más grande el reto para la dirección de González-Adrio, que aún así se las apaña para sacar petróleo de los personajes de una película que no termina de resolver qué quiere ser.

La casa…

La casa entre los cactus: Una familia que pincha 2

La película es un acercamiento a los mecanismos de supervivencia de una familia. González-Adrio capta ese mensaje íntimo del guion, fijándose de verdad en lo que pasa en este ecosistema cerrado y vulnerable. La directora quita espacio a las explicaciones literales y profundiza en el punto de vista de las niñas, aprovechando al máximo las simetrías del pequeño espacio en el que se mueven. Ahí se entiende lo contradictorio de la limitada visión del mundo a la que tienen acceso las pequeñas.

Hasta en las cesiones de cara a la galería y los momentos de mayor contraste, que mueven a la película del drama al thriller en un segundo, se mantiene la coexistencia entre el bien y el mal, entre la armonía del patio luminoso y la mirada distorsionada través de un cristal o una cortina. De ahí destaca sobre todo el trabajo con el personaje de la talentosa Zoé Arnao (Las niñas, La noche más larga), a la que la directora introduce sabiamente en la composición de muchas escenas, aunque ella no sea la protagonista. Acaba siendo la verdadera dueña de la función.

…y los cactus

La casa entre los cactus: Una familia que pincha 3

Pero las flores están rodeadas de cactus que pinchan. Seguramente el mayor problema que tiene La casa entre los cactus está en los mecanismos de su hilo argumental de base. Pen, adaptándose a sí mismo, plantea una construcción y posterior deconstrucción de la intriga que ahoga la capacidad evocadora de las imágenes de González-Adrio para su segundo acto. Sin quizá la distancia suficiente con la novela original, la película sigue el camino de una tragedia que no puede escapar ya de su propia literalidad y de los giros amortiguados de la historia.

Finalmente, con sus virtudes, que las tiene, la película cae en una cierta irrelevancia, salvada al final por la mirada de Arnao. Como le pasa a otros filmes españoles con voluntad de conjuntar cierta vocación autoral naturalista con una clara dimensión de impacto comercial, la fuerza dramática de La casa entre los cactus se queda desdibujada. Solo queda la familia, cueste lo que cueste. Carlota González-Adrio ha demostrado de sobra su capacidad para dirigir cualquier proyecto, pero la propia dinámica interna de este no ha permitido ir más allá.

Imágenes: La casa entre los cactus – Filmax

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú