1. Críticas
  2. Desaparecidos temporada 2: Un poco peor que la 1

Desaparecidos temporada 2: Un poco peor que la 1

La segunda entrega del policial de Mediaset mantiene los elementos que hacían de la primera un policial efectivo pero pierde algo de la personalidad que la hacía diferente

desaparecidos-t2-cine-con-n

Desaparecidos temporada 2 retoma la rutina del Grupo 2 de Desaparecidos de la Brigada Central de la Policía Nacional dos años después de donde la dejó la temporada 1. El Inspector Jefe Abad está plenamente reincorporado en su puesto, la inspectora Ledesma ha pasado el duelo por su marido y Carmen, de la asociación de familiares, busca la manera de recuperar a su hijo ahora que sabe dónde se encuentra. Pero un caso especialmente complicado y novedades en otro antiguo pueden cambiar las cosas.

Las comparaciones son odiosas, pero si son con uno mismo lo resultan menos. En los dos episodios que Prime Video ha facilitado a la prensa se observa un poco lo que cambia y lo que no de una temporada a otra en la ficción de Mediaset, sobre todo por el contraste de que la T2 se estrene en streaming mientras la T1 se ha empezado a emitir en abierto. No es ninguna giro radical y se mantiene como un producto de entretenimiento más que correcto, pero es interesante analizar el salto de la producción de las manos de Plano a Plano a las de Unicorn Content.

Antes de seguir, subrayar de nuevo que Desaparecidos temporada 2 mantiene las líneas maestras que hicieron de sus primeros 13 episodios un policial efectivo y respetuoso con el tema que trata. El relevo en el equipo creativo se nota en cuestiones más de forma que de fondo, que no tienen por qué molestar al seguidor de la serie, y además no hemos podido ver la temporada completa para comprobarlo. Sin embargo, nos vamos a parar a comentarlo porque para algo existe Cine con Ñ.

Crítica de Desaparecidos temporada 2 sin spoilers

Desaparecidos temporada 2: Un poco peor que la 1 1
«Como me toques más el c*** te va a faltar campo para correr, hippie».

Antes que nada, mencionar los aciertos. En primer lugar, la forma de introducir al personaje nuevo, con una trama río que se intuye que abarcará toda la temporada pero que fuerza a cambiar la percepción que tenemos de él hasta que se convierta en otro coprotagonista. Lo malo es que las promociones y que el actor sea ya conocido en España son un spoiler en sí mismos, pero al menos no parece que sea un corta y pega sobre el personaje al que sustituye y aunque se suponga que cumple su función dentro del plantel, van a ser dos tipos muy diferentes.

También se intuye, aunque habrá que ver cómo evoluciona, un punto de crítica social que en la temporada 1 no iba más allá de la problemática en sí de los casos que se investigaban. Aquí el equipo está desbordado porque no se cubren las bajas o los traslados y un par de personajes secundarios ven su situación económica o personal afectada por la crisis o los recortes en los servicios públicos. Se intuye, además, que la corrupción se va a abordar desde lugares menos artificiosos -aunque más truculentos- que en la temporada 1.

Y se respeta el recorrido que traían los personajes. Incluso la forma de sacar de escena al del actor que se ha marchado está ejecutada de forma natural y que permite recuperarlo fácilmente. Aunque sus relaciones se culebronicen un poco, ya que un par de subtramas están más vistas que el tebeo, se hace desde los espacios narrativos donde estaban, respetando el trabajo anterior. Tampoco es raro, porque hemos pasado de unos guiones coordinados por Curro Royo (Hernán, Olmos y Robles), cocreador de la serie, a Ignacio del Moral (El comisario, Cazadores de hombres), picapedreros de esto con mucha experiencia televisiva a sus espaldas y que coincidieron en Cuéntame cómo pasó.

¿Dónde colocar la cámara para contar lo mismo de siempre?

Desaparecidos temporada 2
«¿En serio? ¿Ahí? Eso no es lo que haría Colomo». «Qué pesao te pones con Colomo, Juan, de verdad».

Permítanme matizar ese «lo mismo de siempre». En primer lugar, porque es perfectamente disfrutable rodar o seguir como espectador un procedimental de 70 minutos con esquema de ‘caso de la semana’ y trama larga de fondo, personajes esquemáticos pero empatizables y su poco de drama humano. Otra cuestión es si artísticamente es interesante o no. Y en segundo, Desaparecidos no es exactamente «lo mismo de siempre» porque tanto dentro como fuera de España es una excepción en el esfuerzo en reflejar tanto la situación de las familias de personas desaparecidas como el funcionamiento de los policías que trabajan en esos casos.

Pero el cambio de Plano a Plano a Unicorn Content ha tenido el precio de respetar al reparto -excepto Maxi Iglesias- pero llevarse a la mayor parte del equipo creativo. No está el pulso de Miguel Ángel Vivas, que ya elogiamos en la crítica de la primera temporada, y desaparecen sus planos secuencia en los que nos guiaba por el espacio de una escena de acción sin descuidar mostrarnos el estado emocional de cada personaje. En su lugar tenemos a la inspectora Ledesma haciendo boxeo con música machacona y un par de movimientos de cámara de videoclip o una persecución con falso cámara en mano en la que por un instante no sabemos qué pasa. Que no es que sea algo «mal hecho», pero está mucho más visto.

Los mismo pasa con los guiones. Donde antes para indicar la veteranía y campechanía del personaje de Sebas este se quejaba de rutinas de trabajo, ahora hay chistes sexuales de gañán. Lo mismo para la diferencia de edad con el resto de la oficial García, que antes se veía en que perdiese antes la paciencia o detalles similares, ahora investiga un caso mirando redes sociales y el jefe le dice que él esas cosas no las entiende. De nuevo, no es «malo» hacerlo así. Pero resulta más previsible, más facilón. Y por tanto hace la serie menos única y menos memorable. Aunque el trabajo de entretenimiento se mantenga y uno se pueda dejar llevar por el procedimental igualmente.

En resumen, que para los seguidores que hiciese la serie en su primera entrega, Desaparecidos temporada 2 no es ninguna ruptura ni traición, pero si una especie de versión, si no más torpe, al menos más genérica, más parecida a otros policiales procedimentales de este tipo. En el fondo, reniega un poco de la naturalidad con la que se presentaban personajes y situaciones en la temporada 1 y «americaniza», con perdón, el estilo. Algo que, de nuevo, que no es que moleste, pero cuando los riesgos de los primeros episodios resultaban tan bienvenidos, decepciona un poco.

Imágenes: Desaparecidos temporada 2 – Prime Video

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Braulio Forcal
    21/05/2022 09:42

    Para decir lo mucho que me ha gustado basta con preguntar: ¿para cuándo la tercera temporada?

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú