CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

Memorias de Idhún T2: Para muy cafeteros

Corrección técnica con argumento y personajes solo para fans.

Memorias de Idhún T2: Para muy cafeteros 1

La segunda temporada de Memorias de Idhún en Netflix adapta la segunda parte del primer libro de la saga. Con un salto de dos años respecto a la primera entrega, vemos como la resistencia de Idhún, o al menos los personajes principales, se reúnen de nuevo para continuar la lucha contra Kirtash y la búsqueda del último dragón y el último unicornio. Mientras, los protagonistas siguen descubriendo detalles sobre sus poderes mágicos y sus orígenes secretos.

La verdad es que no tengo muy claro lo que acabo de escribir en el párrafo anterior. Memorias de Idhún parece ser una serie demasiado explicativa, como si le diese miedo perder al neófito en su complicada mitología, y al mismo tiempo hecha apenas para fans que ya saben lo que van a pasar y solo quieren verlo en otro formato. Y, de hecho, divertirse criticándolo y reelaborándolo (entreténgase quien guste en buscar los «redoblajes» que pululan por redes).



Así, es difícil saber si Memorias de Idhún se le puede recomendar a alguien que no haya leído los libros. Su público objetivo queda restringido al espacio en el que se cruce el gusto por sagas fantásticas con adolescentes que descubren sus poderes mágicos y un ciclo del héroe más o menos básico y quien además le guste ver eso mismo en formato anime. Ojo, es un público objetivo al que Errejón no le hará videoclips en campaña, pero más amplio que el de, qué se yo, Anunciaron tormenta. Porque Netflix no quiere reinventar la rueda, Netflix quiere dinero. Montañas y montañas de dinero de sucio y asqueroso dinero.

 

Memorias de Idhún para señores mayoresMemorias de Idhún

Aparte queda la polémica por el doblaje, casi la única pega a nivel técnico que le podría poner a la producción de Zeppelin. Acuérdense que aquí a los mandos está Maite Ruiz de Austri, veterana de Vietnam de la animación española y codirectora de la mítica La leyenda del viento del Norte. Es cierto que se nota que algunos actores no están especializados y contrastan con los que sí, pero tampoco molesta. Se han visto cosas peores. Recuerden ustedes que Manel Fuentes le puso voz al Cid el El Cid: La leyenda y Fernando Tejero dobló El Espantatiburones.

Las novelas de Laura Gallego, en realidad, comenzaron a publicarse en 2004. Las lectoras y lectores originales están más cerca de ver la continuación de Física o Química sabiendo los nombres de los personajes que de entender el argumento de Skam, no sé si me explico. Sin embargo los dobladores de la discordia son actores conocidos por sus papeles en Élite, porque se sigue considerando, tanto los libros como su adaptación, un producto adolescente.

Algunas de las críticas recibidas por la primera temporada de Memorias de Idhún se deben, además, a su fidelidad al libro. La sobreexplicación constante, ese primer capítulo en el que le pasan cosas a un protagonista que ni se sabe quién ni por qué debe importarnos, los tópicos del mundo de fantasía de El Elegido(tm)… Es necesario cultivar cierta paciencia para ver cómo esos argumentos se traducen en algo original, mientras los descubrimientos de los poderes mágicos remiten a Harry Potter o los mismísimos X-Men, según les pille el día.

La estructura de la serie, además, responde al plan original de la autora, que escribió seis novelas que la editorial decidió agrupar de dos en dos para convertirlas en trilogía. Los dibujos animados se convertirán, pues, en seis temporadas de cinco capítulos de 25 minutos cada una. Es decir, se tarda menos en ver las dos primeras entregas que una película de Nolan. Es algo que juega a su favor, pues realmente si se tiene cierto interés en ver en qué acaban las movidas de Kirtash y eso, pues no da tiempo a aburrirse.

En fin, que decir que Memorias de Idhún es «buena», «mala» o «recomendable» tiene poco objeto. Si te has leído los libros disfrutarás como un gorrino en una charca, aunque sea para decir que es una mala adaptación -que no lo es, de hecho, se pasa de fiel según el momento-. Si no, hacer falta ser muy fan del género fantasía y del formato anime para aguantar capítulos suficientes, y mira que son pocos.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Menú