CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

Grasa T2: La vida va de morirse

La segunda temporada de la serie de PlayZ desarrolla aún más a su protagonista, poniéndolo entre el barrio y la pared

grasa-t2-serie-cine-con-n

En Grasa T2 Pedro, ya con una vida fuera del barrio, se mete en un lío y se ve obligado a volver al mismo. Las circunstancias se le complican de manera que sus antiguos lazos lo hacen tener que analizar la persona que era, la que quiera ser y ese punto intermedio en el que se encuentra ahora. Todo, con la amenaza de la cárcel pendiendo sobre su cabeza.

Nos duele la boca de repetirlo: hay que prestar más atención a lo que emite PlayZ, ahora integrada en RTVE Play. Sus series acaban tocando temas que en las superproducciones de prestigio o los productos arriesgados que reinventan el genero ni se huelen, porque a sus creativos no les interesan. Algo tan legítimo como que aquí recordemos que pobreza, precariedad y exclusión las han explicado mejor este año Riders o esta segunda entrega de Grasa que cualquier otra serie.

Grasa T2, en fin, vuelve a ser una comedia negra, gamberra, faltona, trágica y cafre como ella sola. En este caso poniendo a su personaje entre el barrio y la pared y con un dosis extra de dificultades que, aunque tratadas de forma cómica, no dejan de ser realistas y coherentes con lo mostrado. Las bromas, mucho más que en la primera temporada, vendrán de una incomodidad creciente con todo su entorno y la reacción de este.

Crítica de Grasa T2 con spoilers

Grasa T2

Grasa vuelve a partir de la base de que Pedro es, básicamente, buena persona, pero ha aprendido a desenvolverse a base de guantazos en la vida, solo que le acumula situaciones, por la vía de su entorno y su aspecto, que lo colocan al borde de la cárcel. Cuando quiere alquiler un piso, es estafado por la inmobiliaria y confundido con un okupa, su versión puesta en duda por sus antecedentes y si no consigue pagar 5000 euros de multa, ingresará en prisión.

Aunque la mayoría de protagonistas siguen teniendo todos un fondo siempre un poco miserable -protagonista de carácter violento aunque lo niegue incluido-, en general Grasa acaba siendo amable hasta con los más horribles, o al menos explicando por qué han llegado a ser así. Los «malos», si los hubiere, acaban siendo más gente que presume de respetable y se cree por encima de Pedro El Grasa y sus vecinos de Los Picadores. Esto, no obstante, el trajeao, la inmobiliaria y el clasista como antagonistas, tampoco es privativo de la serie de Different y poco a poco vuelve a ser casi un tópico.

David Sainz y compañía, de paso, aprovechan para cargar con muy mala baba contra un blanco habitual de sus parodias: los programas de telerrealidad sobre policías actuando, barrios marginales y demás. Aunque el gag más burro de todos se salta la norma de permanecer en los límites de lo verosímil, es al menos lo suficientemente incómodo como para no desentonar con el resto.

El bueno de los albóndigas

Grasa T2: La vida va de morirse 1

A Grasa le cunde también para marcarse alguna floritura, como los monstruos de la casa de terror de la Feria atendiendo a una flamenca con un ataque de pánico. En ese sentido, la serie tiene un capítulo cinco magistral en el que saca de la manga una solidaridad entre los parias tan graciosa como trágica, en lo que básicamente es una historia sobre lo difícil que es reinsertarse tras salir de la cárcel.

De hecho, probablemente es la serie española, en lo que va de año, que ha mostrado de forma más explícita, dura y directa las consecuencias de la droga y la trampa de la marginación. Lo que pasa que el tono es de comedia negra, así que si tiran el cadáver de un yonqui a un contenedor, le desvalijan el reloj y la respuesta a si borran las huellas es que la Policía ni lo va a mirar porque a nadie le importa que se muera ese tío, es un gag. O no.

Grasa T2, en fin, es una digna continuación de su primera parte y una comedia negra más que eficaz cuyo contenido trágico aflora más que en la primera entrega. De paso, se convierte en el producto de ficción en serie más capaz de hablar de desigualdad, sin crear pornografía de la pobreza ni drama barato, que ha dado nuestra televisión este año.

Imágenes: Grasa, temporada 2 – RTVE

Puedes ver Grasa temporada 2 aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú