1. Críticas
  2. Días mejores: Un 7 en todo, un 10 en nada

Días mejores: Un 7 en todo, un 10 en nada

La serie de Adolfo Valor y Cristóbal Garrido se aleja de sus comedias más disparatadas para retratar un drama humano lleno de humor, efectivo pero que no destaca por nada

dias-mejores-serie-critica-cine-con-n

Días mejores sigue un grupo de terapia de duelo que coordina la doctora Laforet, una psicóloga especialista en el tema y con métodos un poco particulares. Sus cuatro pacientes, Luis, Sara, Pardo y Graci, tienen en común haber perdido recientemente a sus parejas quedando al cuidado de sus hijos en común… más o menos. La historia de cada protagonista es la base de un episodio mientras se curan en grupo, alternando momentos cómicos con dramáticos.

Garrido y Valor, Valor y Garrido, han planteado una dramedia en tono muy diferente a sus productos más disparatados (Cuerpo de Élite, Lo dejo cuando quiera) o sardónicos (Reyes de la Noche). En este caso, una comedia con una parte dramática muy acusada y muy tierna para la que han buscado tres directores con esa sensibilidad (Alejandro Flah, Arantxa Echevarría y Jota Linares) y un reparto acorde que sabe moverse en el equilibrio que necesita.

Otra cosa es que luego no destaque especialmente por nada, a excepción de un par de chistes especialmente retorcidos y más cerca del humor de Reyes de la Noche. Días mejores lo hace todo bien, al menos en el adelanto que ha ofrecido Prime Video a la prensa, pero digamos que es un 7 en todo y un 10 en nada. Eso no es malo si se compra su propuesta, que garantiza momentos de media sonrisa, alguna carcajada y un par de resoluciones en las que caen lagrimones como pollos volaos.

Crítica de Días mejores sin spoilers

días-mejores-1-cine-con-ñ

Como decíamos, hemos podido ver tres de los diez episodios que compondrán la temporada, que suponemos representativos del tono, aunque no tanto de la resolución de cada trama. Sobre todo, de la propia historia de la presunta protagonista, Blanca Portillo, porque claramente no se la ficha para que responda con gracietas a los diálogos de sus compañeros de reparto, igual que Josean Bengoetxea no debe estar ahí solo para pasar y saludar y que queden bien los dos juntos en la foto.

Aunque los personajes parecen sacados con plantilla, luego tendrán su giro, más o menos original según el caso. La historia de Sara, interpretada por Marta Hazas, es la más típica y ñoña, pero tiene sus funciones necesarias, entre otras ser el punto de vista «normal», el que guía al espectador para introducirlo en la terapia y sus compañeros mucho más excéntricos. Los chistes más inesperados acaban viniendo del lado de Luis, el ejecutivo adicto al trabajo cuya trama propia esconde varias sorpresas.

Quizás hablar de los actores sea de críticos perezosos, como sostiene nuestro director Arturo Tena, pero en esta serie el guión se sostiene mucho sobre sus protagonistas y se diría que los papeles de Portillo, Orella y Hazas están escritos para ellos. Mención aparte para Alba Planas, cuyo personaje, Graci, tiene la trama de resolución más imprevisible y potencialmente polémica. Erick Elías, por su lado, acaba con el personaje más tópico de todos, de rockero caradura y peterpanesco que debe redimirse al «heredar» responsabilidades familiares, así que no le da para lucirse tanto.

Días mejores: Un 7 en todo, un 10 en nada 1

La principal pega de Días mejores quizás tiene que ver un criterio estrictamente personal de quien escribe, y es esa tendencia a retratar un Madrid «bonito» y plano, irreal como tipo anuncio, de muchas series recientes, sobre todo en Prime Video y Movistar Plus+. Si no fuese porque el guión les gana por varios cuerpos, algunos planos podrían ser de Pequeñas coincidencias o Sentimos las molestias. Y eso es horrible, porque eran series sin personalidad. De esas con una iluminación pseudonaturalista de tv movie de media tarde y ni una sola calle por donde no pase la limpieza municipal, no sé si me explico. Que no quería decir que todo el mundo sea muy pijo, pero es que todo el mundo es muy pijo, no solo el personaje «rico».

Como se nos acaba la hora, concluiremos que Días mejores encantará a quien espere justo este tipo de producto, de comedia triste y tierna que no se mete en muchos berenjenales aunque parezca que sí y con personajes en general «buenos» y un entorno donde todo es «bonito». Lo que pide ese tipo de historia lo hace. Para subir un escalón de calidad le habría faltado querer hacer algo más, tanto en lo humorístico como en lo dramático, pero tampoco era obligatorio.

Imágenes: Días mejores – Prime Video

4 Comentarios. Dejar nuevo

  • Amamos la historia 🇦🇷

    Responder
  • Personalmente no llega ni al 7, he visto 3 o 4 capítulos y la dejo.
    Tiene un toque de humor no sé si muy de película americana o de qué estilo exactamente pero me parece forzado y poco real.
    Se establecen unos vínculos entre los personajes también muy poco creíbles, no sé, para mí ha sido decepcionante.

    Responder
  • María Margarita Rospide
    15/05/2022 17:21

    A mí me ha parecido una serie muy buena, para disfrutar, una vez más, del aporte de los españoles, con actores de primera. Creo que hay paño para una segunda temporada

    Responder
  • Me ha encantado. Es soberbia cinematográfica y emocionalmente. Si fuera “made in Hollywood “ le hubiera gustado más al Sr. Cano.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú