CríticasSeries españolasSeries españolas 2020

30 monedas, capítulo 6: Transición hacia la traca final

Un capítulo irregular, preparando a los personajes hacia la climática batalla final.

30 monedas, capítulo 6: Transición hacia la traca final 1

Los personajes huyen cada uno de los miedos que casi los vencen en el anterior capítulo… para descubrir que no pueden escapar. El padre Vergara se refugia en el último lugar donde Santoro puede encontrarlo, pero las noticias sobre los planes de este hacen evidente que su presencia es necesaria de vuelta en Pedraza. Mientras tanto, Paco y el sargento Laguna deberán enfrentar sus propios momentos de la verdad.



Hasta ahora el capítulo más flojo, en el que las tramas paralelas, aunque encajen temáticamente sin muchos martillazos, peor acaban combinando dramáticamente. Un capítulo de transición que aporta poca información más allá de sumarle otro escenario dramático a las desventuras de Vergara y que funciona bien para Paco pero muy mal, o al menos sin estar demasiado explicado, para Elena. 

Aunque el ciclo de Vergara también tiene mucho de penitencia cristiana -y de terapia de shock recetada por un psicólogo puesto de anfetas-, su rol de sheriff que no quiere volver a cargar con la estrella se enfatiza más que nunca. Es un cura agnóstico, que reta a los fanáticos de cualquier religión y pelea con la necesidad de mirar a la verdad de la existencia a los ojos. Pero, quizás, nos lo están recordando demasiado, sobre todo cuando es evidente que va a recuperar la fe para la batalla final.

 

Crítica de 30 monedas capítulo 6 con spoilers30 monedas capítulo 6

Por fin Paco se muestra tal cuál es a Merche y al pueblo. Elena se marcha con Roque a París, no sabemos si huyendo de Pedraza o de su propio dolor. Al mismo tiempo, Vergara, oculto en el dolor extremo y la violencia de la guerra de Siria, se da cuenta de que debe volver a Pedraza cuando es capturado por el ISIS. Su discusión “teológica” sobre la verdad y la fe con el extremista islámico que sabe español define a la perfección la mezcla de escepticismo, racionalismo y auténtica fe religiosa que mueven al personaje. 

Es imposible parir ocho genialidades una detrás de otra si quieres que el arco completo de una serie sea consistente. El seis acaba por ser el episodio que anuncia las pruebas más duras, la derrota del segundo acto que diría un manual malo de guión. La moneda vuelve a Elena mostrando todo su poder y más Anillo Único que nunca.



Retomando lo apuntado en prespoilers: aquí Vergara es Predicador, Lobezno y el Doctor Extraño. Sin embargo su noche oscura del alma también lo revela como un San Manuel Bueno de Unamuno con la parafernalia de Blade. No estoy de broma. El gusto de de la Iglesia por su paisano filósofo es bien conocido, y al fin y al cabo es un cura de un pueblo de Castilla que ha perdido la fe y asume el sacrificio por salvar a unos convecinos que no se lo merecen. Sus más fieles ayudantes, además, son los dos personajes por definición más ateos de cuantos le rodean.

 

Juntos por Segovia30 monedas capítulo 6

La crítica política y el costumbrismo desde el humor negro tienen presencia en el acto electoral en el que finalmente cae la máscara de Paco. También están en la pesadilla de Elena, con esas tres vecinas omnipresentes, sacadas de La comunidad pero también brujas de Zugarramurdi subsidiarias o Santa Compaña por su carácter fantasmal. En su enfrentamiento a Vergara se diría que casi brujas de Macbeth.

En 30 monedas contemplamos la obsesión recurrente de Guerrica y de la Iglesia sobre la existencia del mal, convertida en un debate entre dos compañeros de seminario que son también Xavier y Magneto a su manera… aunque lo que hagan es retomar un debate gnóstico del siglo III. El cierre del episodio remite directamente a El exorcista, pero de nuevo vuelve a ser un reflejo torcido. Sabemos que Santoro es un “hombre santo” inverso, un exorcista del mal que expulsa al bien. El cliffhanger es lo mejor de un capítulo flojo que tiene la decencia de anunciarnos un antagonista a la altura para el siguiente episodio.

Balance: De nuevo, como en el cinco, en 30 monedas capítulo 6 hay momentos brillantes y un uso de personajes ya bien definidos y otros no tanto, aunque todos con su función dentro del avance de la serie. Menos consistente como capítulo cerrado que los de la primera mitad, de nuevo. La antología sigue ahí, pero más sutil, y Vergara sigue siendo un gran antihéroe para este thriller teológico, pero se echa de menos que no entremos de una vez en harina. Ya no queda nada y eso es muy bueno, porque intuimos que lo que resta es la gran traca final.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Puedes ver 30 monedas capítulo 6 online aquí.

Menú