CríticasSeries españolasSeries españolas 2020

30 monedas, capítulo 2: Cosas extrañas

Álex de la Iglesia desarrolla su propia ‘Historias para no dormir’.

30 monedas, capítulo 2: Cosas extrañas 1

Un misterioso cardenal conspira para que le sea entregada la reliquia que está provocando los sucesos de Pedraza. Al mismo tiempo, los chicos del pueblo hacen una ouija que provoca la desaparición de una de ellos. Las fuerzas sobrenaturales que asedian el pueblo parecen tener como objetivo a Elena, la veterinaria, nueva propietaria de la moneda. Ella, por su parte, intenta obtener respuestas del padre Vergara.



Si en su primera entrega 30 monedas tuvo algo de Cronenberg, ahora pasa a Strangers Things y La Profecía, además de un terror más reciente que hace un uso inteligente de las nuevas tecnologías. Álex de la Iglesia parece estar proponiendo su propia Historias para no dormir conducida por un padre Karras con el espíritu del Bill Munny de Sin Perdón. La mitología sobrenatural y las normas de la serie se amplían. También los secundarios, en un capítulo que afianza lo planteado en la presentación pero a un ritmo más lento (e irregular). 

Se repite la estructura de una larga preparación hasta el acelerón final, eso sí. En este terror más reposado pero igualmente físico empatizamos por primera vez con el personaje del padre Vergara. También conocemos más del pasado del personaje de Elena, la veterinaria que le sirve de contrapunto, y de las motivaciones de Paco, el alcalde, además de la identidad de los villanos, un poco previsibles pero parece que carismáticos.

 

30 monedas capítulo 2 con spoilers30 monedas capítulo 2

La localidad italiana Gaeta aparece en La Divina Comedia de Dante mencionada por Ulises. El rey de Ítaca está preso en el octavo círculo del Infierno, es decir, uno antes de alcanzar el noveno, donde penan los traidores y el mismo Satán devora a Judas con una de sus bocas. En este penúltimo escalón se castiga a los urdidores de fraudes, esto es, a los políticos que lucharon con palabras falsas en lugar de con valor y a los que utilizaron su inteligencia para abusar de los más débiles. Desde allí, según la versión de Dante de la muerte de Ulises, partió este una vez más abandonando a Penélope y Telémaco por segunda vez por tener más ansias de conocimientos, buscando explorar el hemisferio sur, donde se encontraba el monte de Purgatorio. Al avistarlo, Dios castiga al héroe y su tripulación con un torbellino que los hunde, muriendo ahogados.

30 monedas, por cierto, es un cómic. Que no se me escandalice nadie del IVAM. No hablo solo de que el alcalde “disfrace” su personalidad quitándose y poniéndose las gafas, como un Clark Kent de la España vaciada. Si de la Iglesia ha adaptado su estilo al formato serie es asumiendo la estructura episódica que mejor conoce y, de nuevo, referenciando sin mucho disimulo a Predicador de Garth Ennis. Nuestro exorcista de western, además, va explicando su aparente escepticismo al ordenar de nuevo a otro personaje que cierre su mente mientras que intenta curar su dolor emocional -antes pérdida del hijo, ahora de la madre-. Y se introduce un giro novedoso al terror “de exorcismos” y apariciones cuando se revela que los villanos están vivitos y coleando.



Se empieza a intuir aquí la posición discursiva que la serie aspira a tener, con cardenales como supervillanos y un sacerdote de pueblo que lucha contra ellos pidiéndole a sus fieles que no crean en lo que les digan. Hay una suerte de reivindicación feminista, o al menos de abdicación de un cierto tipo de masculinidad, cuando Vergara la pide a la adolescente Sole que tampoco lo crea a él. Que se rebele y los expulse a todos. El oscurantismo de la Religión, parece advertirnos, solo nos domina si nosotros le abrimos la puerta.

 

Van a seguir sucediendo cosas30 monedas capítulo 2

A Paco el alcalde le sale por el camino un rival amoroso y político, el Marqués Roque, que presume de cochazo y amigos en el Ministerio, se queja de los impuestos, no se sabe el nombre del guarda de su finca e intenta llevarse al huerto a la veterinaria. Como antagonista de nuestro regidor guaperas es un poco previsible, pero contribuye a seguir definiendo el escenario de Pedraza, de gris y albero como buen secarral castellano, con su boticario y su guardia civil muy sufridos. Por eso vuelve a ofrecernos escenas puramente cañís, con la búsqueda de una adolescente en mitad de la noche que nos remite a Alcásser y un padre desesperado trabuco en mano a medio camino entre Tiempo de matar y El séptimo día.

(Dante, por cierto, se encuentra con Ulises en el octavo círculo del Infierno en Sábado Santo, según la estricta cronología de La Divina Comedia, es decir, el día que en la Semana Santa se celebra el Santo Entierro).

Concluyendo: continuación interesante, que baja el ritmo quizás de manera necesaria y queda como capítulo de transición para ir definiendo tanto a los personajes como su entorno y el misterio central. Un par de momentos brillantes de terror puro que no acaban de compensar el bajón de la parte central y que me hacen atreverme con una opinión de crítico subido: tampoco pasa nada si el primer y el último capítulo tienen duración de largometraje pero el resto se quedan en unos más convencionales 50 minutos que se pasen en tensión. Porque una obra de terror de Álex de la Iglesia con momentos aburridos es una esas cosas que hacen llorar al niño Jesús.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Puedes ver ’30 monedas’ online en HBO aquí.

Menú