Suscríbete Iniciar sesión

Reportajes

‘Aníbal, el arquitecto de Sevilla’ o cómo la ciudad enterró y olvidó al diseñador de la Plaza de España

Se estrena en el Festival de Sevilla este documental de Paco Ortiz ('Algo salvaje: la historia de Bambino') sobre la figura del hombre que rediseño la capital hispalense y la definió como la conocemos hoy
'Aníbal, el arquitecto de Sevilla' o cómo la ciudad enterró y olvidó al diseñador de la Plaza de España 1

La Plaza de España de Sevilla es uno de los emblemas de la ciudad, pero poca gente sabe el nombre de su arquitecto: Aníbal González. En la capital andaluza sí que es un nombre conocido, pero solo eso, el nombre. En diferentes pueblos de la provincia o de la vecina Huelva, como Aracena, Arahal o Lora del Río, se presume de diseños suyos (una casa, unos balcones, un mercado municipal), pero poca gente sabrá decir cuándo vivió o cuándo murió. Los más espabilados igual lo asocian a la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, para que se construyó la célebre plaza, pero poco más.

El cineasta Paco Ortiz, vecino de la ciudad hispalense desde hace décadas pero no nacido en ella, se decidió a hacer justicia a ese olvido cuando, en busca de un nuevo tema para un documental, descubrió que no había ninguno dedicado a Aníbal González. Es más, descubrió que él mismo sabía muy poco acerca del mismo en cuanto empezó a documentarse, y que el popular arquitecto había tenido una vida de película. El resultado fue Aníbal, el arquitecto de Sevilla, largometraje que se estrena hoy en la versión reducida del Festival de Cine Europeo y que pasó este mismo mes por el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva y el Festival de Cine de Granada Premios Lorca.

«Aníbal González es el más importante responsable de la fisonomía actual de Sevilla, pero también un gran desconocido», explica Ortiz a Cine con Ñ. «Nació humilde y murió humilde, pero entre tanto alcanzó el más alto éxito profesional, ser el encargado del proyecto de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929… y luego lo perdió por razones fuera de lo profesional. Fue una persona muy querida pero también sufrió un atentado. Lo apartaron de sus tareas, pero a su entierro acudieron 8000 personas, el segundo más grande de la historia de la ciudad. Es una historia muy cinematográfica, de auge y tragedia».

Aníbal, el arquitecto de Sevilla, es en parte una historia urbana de la ciudad. A finales del XIX y primeros del XX la capital de Guadalquivir había perdido el tren de la industrialización y sus tiempos de gloria, cuando era el puerto de entrada del comercio de América, habían quedado atrás. González es uno de los arquitectos detrás de su reforma, que además acomete aprovechando las obras necesarias para la exposición. Al mismo tiempo es el máximo exponente del estilo historicista, que mezcló la recuperación del mudéjar y el barroco propios de Andalucía con la influencia del modernismo y el Art Nouveau, del que la Plaza de España es un ejemplo evidente.

Aníbal, el arquitecto de Sevilla documental Aníbal González Paco Ortiz

La historia de Aníbal González es, en parte, la de la lucha de clases en aquella España de Alfonso XIII, que tras alcanzar la estabilidad política con la Restauración, ve surgir por primera vez una pujante clase media burguesa y liberal, con ejemplos como el arquitecto sevillano. En la anquilosada Sevilla de la época, un hombre de extracción humilde, que consigue estudiar arquitectura en Madrid y vuelve para modernizar su ciudad, no es bien recibido por la clase alta tradicional, más pegada a la nobleza y el latifundio, que lo ve como empleado, no como un igual.

González no fue ningún revolucionario, llegó a ser objetivo de atentados anarquistas y entre sus familiares se contaba Torcuato Luca de Tena, fundador del ABC y la revista Blanco y Negro, entonces referente de la moda. Pero sí que fue un profesional honesto, que dio mucho trabajo en una ciudad que ya entonces pasaba sus crujías económicas, pero nunca se acomodó a los intereses económicos de los sectores que querían convertir la Exposición de 1929 en una oportunidad de negocio antes que en una de desarrollo para la ciudad.

Paco Ortiz ha dedicado documentales a varias figuras de la cultura sevillana y andaluza, el anterior Algo salvaje: la historia de Bambino (2021), centrado en la historia del flamenco. Salvando la distancias, compara a cantaor y arquitecto para explicar los motivos del olvido de alguien tan popular en vida como fue Aníbal González. «En cualquier arte, cuando llega una nueva ola o moda, siempre quiere barrer con lo anterior. Le pasó a Bambino con la música de la movida y le pasa al estilo historicista de Aníbal González, aunque él ya no lo ve, a partir de 1929. Pero la Plaza de España está ahí, no se puede borrar, y eso ha hecho que su obra lo sobreviva».

'Aníbal, el arquitecto de Sevilla' o cómo la ciudad enterró y olvidó al diseñador de la Plaza de España 2

Que la experiencia vital de González sea tan desconocida incluso para el público andaluz acostumbrado a escuchar su nombre permite a Ortiz jugar con la historia y el montaje de su documental. «Hemos contado la vida de un desconocido que, al mismo tiempo, es una gran personalidad. Muy poca gente sabe de qué murió, o que murió joven, y eso posibilita que la película tenga esa tensión, ese principio en el que contamos el atentado y no se sabe exactamente qué va a pasar». También «contar las vergüenzas de la Exposición, que duró tanto para favorecer unos intereses económicos a los que él no se plegó, y por eso lo apartaron».

La película abarca todas las transformaciones alrededor de aquel momento: la Guerra de El Rif, la dictadura de Primo de Rivera, los movimientos revolucionarios y sociales en la Andalucía de la época. Y en medio, un arquitecto, un buen profesional que quiso utilizar lo que sabía para mejorar la vida de su ciudad, aunque solo se lo reconocieron después de muerto y ni aún así fue suficiente para ser recordado. El director cree que la vida de Aníbal González resume «eso tan español de que aquí enterramos muy bien, pero olvidamos mejor»

Imágenes: Aníbal, el arquitecto de Sevilla – Sarao Films

Jose A. Cano

Jose A Cano (Sevilla, 1985), es licenciado en Periodismo. Ha colaborado en medios como El Mundo, 20 Minutos, El Confidencial o eldiario.es, entre otros, como periodista de local, internacional o Cultura. Actualmente ejerce como redactor en Cine con Ñ y colabora con El Salto, El Español o revista Dolmen. Socio de la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE).