1. Análisis
  2. Un país para rodarlo: el norte de España en el cine

Un país para rodarlo: el norte de España en el cine

En estos días en los que poco a poco comenzamos a vislumbrar el inicio de una “nueva normalidad”, que conllevará una movilidad reducida dentro de nuestro territorio, no está de más realizar un repaso por…
norte-de-españa-en-el-cine-con-ñ-2

En estos días en los que poco a poco comenzamos a vislumbrar el inicio de una “nueva normalidad”, que conllevará una movilidad reducida dentro de nuestro territorio, no está de más realizar un repaso por comunidades autónomas de aquellos lugares de España que sirvieron de plató de cine, tanto para producciones nacionales como internacionales. Con la esperanza de que llegue pronto la fase de en la que se pueda volver a rodar en esos exteriores, empezamos este resumen ecléctico centrado especialmente en películas contemporáneas. En esta edición, visitamos el norte de España en el cine.

 

Galicia, Asturias y Cantabria

Partiendo desde el noroeste peninsular, Galicia ha sido el escenario reciente de dos de los films más celebrados del último año: Quien a hierro mata (2019) y Lo que arde (2019). La primera, rodada en localizaciones de A Coruña, narra la relación entre el jefe de un clan de narcotraficantes (Xan Cejudo) y el enfermero (Luis Tosar, todo un embajador de Galicia en el cine) que le cuida en la residencia de ancianos, con el pueblo de Cambados como telón de fondo.

En el caso de la nominada al Goya Lo que arde (O que arde), el escenario lo conforman varios puntos de la geografía luguesa, destacando Navia de Suarna como principal lugar de rodaje. Para terminar con esta comunidad, cabe destacar un film ya convertido en clásico como es Los lunes al sol (2002), filmada en los astilleros de Vigo a principios de este siglo. En cuanto a la presencia internacional por estas tierras, no hay que olvidar la cinta The way (2010), con Martin Sheen –protagonista de Apocalypse Now (1979) y con ascendencia gallega– sobre la peregrinación a lo largo del Camino de Santiago, santo y seña de esta zona de España.

Un país para rodarlo: el norte de España en el cine 5

Navia de Suarna, escenario de rodaje de ‘Lo que arde’

 

Avanzando hacia el este, Asturias albergó el rodaje de uno de los debuts españoles más celebrados de las últimas décadas, El orfanato (2007). Villa Parres, situada a la salida de Llanes, hizo las veces en la pantalla del caserón donde Belén Rueda empieza a topar con varios fenómenos paranormales. Asturias también aparece en la particular visión de Woody Allen sobre España en Vicky Cristina Barcelona (2008), cinta en la que los protagonistas hacen un receso de su turismo en la capital catalana para acercarse a Avilés. No en vano, los asturianos, con una estatua del director neoyorkino en Oviedo, ya tenían una relación previa con el realizador de Manhattan (1979).

Muy cerca, en Cantabria, se rodó otra famosa película de terror española: Los otros (2002). La casa exterior con Nicole Kidman es el Palacio de Hornillos, en Las Fraguas. En esta comunidad se ubica también una de la cintas más refrescantes de Daniel Sánchez Arévalo, Primos (2011), además de ser la cuna de otro gran nombre de nuestro cine como es Nacho Vigalondo. En Comillas situó Sánchez Arévalo, nacido en y enamorado de la comunidad, su historia sobre la relación familiar entre Quim Gutiérrez, Adrián Lastra y Raúl Arévalo en mitad de unas fiestas de verano. Es también el escenario natural de la última película de Sánchez Arévalo, Diecisiete (2019), una road-movie donde se aprecian distintos lugares de la costa cántabra.

rodaje-en-españa-cine-con-ñEntorno de Bolao (Cantabria) en la película ‘Diecisiete’

País Vasco, Navarra y La Rioja 

Siguiendo el paseo por el norte de España en el cine, nos podemos detener fácilmente en Euskadi. Los vascos han visto cómo algunos de sus atractivos turísticos se han convertido en grandes platós para series nacionales (La línea invisible, 2020) o producciones internacionales (James Bond en Bilbao en el inicio de El mundo nunca es suficiente (1999) o Juego de tronos en la playa de Zumaia y en San Juan de Gaztelugatxe).

El mencionado Woody Allen tiene pendiente de estreno una película rodada en San Sebastián –ciudad de la que quedó enamorado tras asistir al famoso festival– y el cine vasco parece estar en mejor forma que nunca: Loreak (2014) –preseleccionada para el Oscar– o Handia (2017) son una buena muestra de filmes recientes rodados en tierras vascas.

Un país para rodarlo: el norte de España en el cine 6Fotograma de ‘Handia’, película llena de exteriores rodados entre Bilbao, Vitoria, Tolosa o Donosti

Los exteriores vascos fueron retratados de forma mediática también en 8 apellidos vascos (2014), cinta de Martínez-Lázaro que mostraba imágenes de Getaria o la citada Zumaia. El mayor éxito de taquilla de la historia del cine español también se rodó en lugares de Navarra, como Leitza, donde se filmó asimismo el grueso de otro película española notable como La buena nueva (2008), enmarcada en la Guerra Civil.

La comunidad navarra, con una especial atención por promocionar sus “lugares de cine”, se ha visto beneficiada al ser la tierra de natal de cineastas como Montxo Armendáriz, quien situó en escenarios de la misma filmes como su debut Tasio (1984) –sierra de Urbasa– o la nominada al Óscar Secretos del corazón (1997) –Ochagavía, entre otros lugares–. En cuanto a La Rioja, El sur (1983) de Víctor Erice,  uno de los mayores clásicos del cine español, se enmarca en el pueblo de Ezcaray para narrar la historia de una hija que poco a poco querrá conocer el gran secreto de su padre.

Un país para rodarlo: el norte de España en el cine 7Fotograma de ‘El sur’, rodada en Ezcaray, La Rioja

 

Aragón

En Aragón, la gran extensión de su territorio –sumada al hecho de ser el lugar de nacimiento de nombres como Buñuel o Saura– y la gran variedad de sus paisajes la han permitido tanto que Almodóvar recreara un paisaje montañoso al rodar Julieta (2016) en el Pirineo como que Bigas Luna empleara los Monegros, uno de los mayores desiertos de Europa, para filmar Jamón, jamón (1992) con Bardem y Penélope Cruz.

Además, el frente que se abrió en estas tierras durante la Guerra Civil ha convertido a Aragón en el escenario de una gran cantidad de películas sobre esta temática: Tierra y libertad (1995) –del dos veces ganador de la Palma de Oro Ken Loach –, La vaquilla (1985) –rodada por Berlanga de forma íntegra en Sos del Rey Católico– o las premiadas El laberinto del fauno (2006) –aunque ambientada en estas tierras, sólo el inicio está realmente grabado en Belchite– y ¡Ay,Carmela! (1990).

norte-de-españa-en-el-cineFotograma de ‘La vaquilla’, rodada en Sos del Católico

De entre las producciones internacionales, cabe citar la obra del ex Monty Python Terry Gilliam Las aventuras del barón Munchausen (1988) –localizada en Belchite –, el acercamiento de Ridley Scott a la Cruzadas con El reino de los cielos (2005) –presencia del castillo de Loarre–, La promesa (2016) –film con Christian Bale que recreaba Turquía en Albarracín- o Los hermanos Sisters (2019), western de Jacques Audiard con  Joaquin Phoenix en el Alto Aragón.

Asimismo, no hay que olvidar que la plaza del Pilar fue el escenario de la primera filmación española, Salida de misa de 12 del Pilar de Zaragoza (1897), y que la aragonesa Paula Ortiz, uno de los mayores valores de nuestro cine en la actualidad, empleó una laguna salada de Mediana de Aragón como telón de fondo para La novia (2015).

 

Cataluña

La vecina Cataluña también tiene una gran presencia en las pantallas, tanto por la importancia mundial de una ciudad como Barcelona (ya he mencionado la aventura de Woody Allen en este lugar) como por la gran cantidad de artistas nacidos en estas tierras (Isabel Coixet, Cesc Gay, Agustí Villaronga, Carlos Marqués-Marcet, etc…) y que sitúan aquí sus historias. Por citar algunos de los últimos ejemplos, tenemos los impactantes debuts de Carla Simón, Verano 1993 (2017) -rodada en La Garrotxa- y de Belén Funes, La hija de un ladrón (2019), cinta que toma como telón de fondo la zona de Nou Barris.

Un país para rodarlo: el norte de España en el cine 8Fotograma de ‘Verano 1993’, rodada en La Garrotxa

La importancia internacional de Barcelona es notable, despertando el interés de cineastas como Iñarritu (Biutiful, 2010) o haciendo las veces de Francia en la superproducción El perfume (2006), también rodada en Girona –que a su vez se vio beneficiada también por el “fenómeno Juego de tronos”–. Por último, decir que todo un símbolo como Almodóvar dejó su habitual Madrid para situar su oscarizada Todo sobre mi madre (1999) en las calles barcelonesas –para los curiosos, la localización en la que comparten pantalla Penélope Cruz y Fernando Fernán-Gómez es la Plaza del duque de Medinaceli–.

Tras hacer un repaso del norte de España en el cine, en la siguiente entrega seguiremos viajando por nuestra geografía, recordando el Madrid de Almodóvar, la Peníscola de Berlanga convertida en Calabuch o Andalucía, tierra en la que podemos citar desde las marismas del Guadalquivir en La isla mínima (2014) hasta la plaza de España de Sevilla de Lawrence de Arabia (1962) y Star Wars: la amenaza fantasma (1999) pasando por el desierto de Tabernas (Almería) y los spaghetti-westerns. Aún nos queda mucho territorio que recorrer por este gran plató que es España.

 

Jorge Dolz (@J_Dolz)

Menú