1. Reportajes
  2. ‘Mi generación’, el documental que honra a los mayores en la pandemia

‘Mi generación’, el documental que honra a los mayores en la pandemia

«Me siento cómodo si definen Mi generación como una película sentimental porque este año, desgraciadamente, ya hemos visto escenas muy duras. Hemos querido acercarnos a las familias y la pandemia buscando la parte buena, recordando a los que siguen aquí«, explica Jesús Marcos, director del documental sobre los mayores durante la crisis sanitaria que se estrena este 24 de diciembre.



La fecha parece que no podía ser más adecuada, pero el director confiesa que «Movistar+ nos dijo que para los días de Navidad, no para la misma Nochebuena. Nos sorprendió saberlo, pero no nos parece mal». La serie se emite, de hecho, a partir de las 22.05 en la plataforma de Telefónica. Es decir, cuando acabe el discurso del Rey. Casi una invitación, estilo Cuéntame, a verlo en familia.

Estos meses finales de 2020 están viendo el estreno o el anuncio de numerosos documentales que regurgitan cada uno a su manera el trauma, aún en trámite, del primer confinamiento y los meses más duros de la pandemia. 2020  y Renaceres en salas de cine o Vitals, de próximo estreno en HBO. Mi generación, sin embargo, huye de las imágenes de hospital y las lleva al testimonio de las abuelas y abuelos que siguen aquí. Y alguno más.

La película empieza con un chiste. El padre que le decía al hijo que la única vez que te subes en un Mercedes y es gratis es el coche fúnebre. El día del entierro, cuando murió de coronavirus, él tuvo que preguntarle al de la funeraria. «Oye, ¿qué coche es?». «Un Mercedes». «Venga ya».

Mi generación y la de todosMi Generación

Por ejemplo, una de las protagonistas, Josefina vive en un pueblo concreto, «pero su historia es la de mucha gente de muchos pueblos», explica Marcos. Cuando desde Cine con Ñ le preguntamos si con los testimonios les ha salido involuntariamente una historia de la vida cotidiana en España niega el «involuntariamente».

«Queríamos reflejar todo lo que han vivido. Cuando gran parte de nuestro país era analfabeto y en los pueblos todo dependía del maestro o la maestra. Es la Historia de los últimos 50 años, que llega hasta la pandemia, y queríamos que la contasen ellos», resume Marcos.

 

Gloria, Pepe, Josefina, Joaquín, Antonina, José, Javier, Teresa, Joan y Dolores son los mayores que aparecen en el documental, pero también los familiares de otros que ya no están. Reunirlos ha conllevado un complicado trabajo de producción: localizar a las personas, convencerlas de que aparezcan en la película y luego conseguir grabar a cada cual en su casa en mitad de las restricciones variables entre regiones y los cambios de la pandemia.

El proyecto nació el pasado septiembre, pasado el verano de la desescalada y cuando desde la propia Movistar+ se planteó «una cinta que ponga en valor a la generación que peor lo ha pasado». No se trataba solo de los fallecidos, también de quienes han pasado estos meses en soledad y con miedo.

La memoria y la vidaMi Generación

Marcos insiste en «agradecer a todos que compartiesen sus historias con nosotros durante este tiempo, que nos abriesen sus casas pero también sus corazones, porque algunas personas lo que han hecho es casi un proceso de duelo delante de la cámara. Compartir ese dolor es muy difícil y su generosidad nos ha permitido grabar».

«Este año todos hemos vistos que la familia, no solo la literal, sino en el sentido de la gente que está cerca de ti, es lo más importante«, resume el director. «Si queríamos hacer una película sobre estos meses tenía que ser centrándonos en esa comunicación con los nuestros y entre generaciones».



El planteamiento, aún así, subraya el vitalismo, el amor y la esperanza en que vendrán tiempos mejores contando con los que siguen aquí. «El reconocimiento es también para los que siguen aquí y sirven de memoria colectiva«. Incluso dentro del dolor, mantenerse en este mundo.

Fue, por ejemplo, el testimonio de Gema, que no pudo evitar recordar como cuando se independizó su padre le dijo «que no había perdido una hija, había ganado un baño». O la historia de Joan, que pide «no perderle la sonrisa. La desgracia es la desgracia, pero la risa es lo que nos permite salvarnos».

 

Jose A Cano (@caniferus)

Menú