1. Noticias
  2. Festivales
  3. «Con ‘Magaluf Ghost Town’ buscamos que el público piense en sus propias ganas de ver algo que no quiere»

«Con ‘Magaluf Ghost Town’ buscamos que el público piense en sus propias ganas de ver algo que no quiere»

Miguel Ángel Blanca presenta en Sevilla su documental premiado en Tesalónica, una crónica sobre el turismo en la que no aparecen turistas

"Con 'Magaluf Ghost Town' buscamos que el público piense en sus propias ganas de ver algo que no quiere" 1

Miguel Ángel Blanca y Rául Cuevas, director y director de Fotografía de Magaluf Ghost Town, llegaron a la localidad mallorquina en 2014 pensando en realizar un documental social. Hablar del balconing y demás, pero sobre todo de los efectos del turismo invasivo en la vida en la ciudad. Pero a conforme más avanzaban, más se diluía esa idea. «Nos dimos cuenta de que no nos interesaba tanto la verdad sobre Magaluf como la forma en que digieren esa verdad los que viven allí», resume Blanca.

La imagen de Magaluf «se alimenta de leyendas pasadas, de una idea de cómo es el turismo allí. A mi personalmente me gustan las películas que me invitan a ir a lugares a los que no iría por miedo o porque son moralmente incorrectos», admite el director de Quiero lo eterno o La extranjera a Cine con Ñ. El morbo de los concursos de felaciones a cambio de copas gratis, las drogas o los guiris matándose intentando saltar a la piscina del hotel «es lo que se tiene que enfrentar el espectador. A si quería ver eso, y por qué no lo ha visto. Buscamos que el público piense en sus propias ganas de ver algo que no quiere. A cómo es posible que le pueda gustar ir a una película en la que creía que le iban a enseñar eso».

Al final, Magaluf Ghost Town se acabó convirtiendo en una historia sobre como sus propios vecinos ven la idea de la ciudad. Una película sobre el turismo en la que prácticamente no aparecen turistas y se juega todo el tiempo con la percepción sobre la ciudad balear que han dado los medios de comunicación. «Nosotros mismos podríamos ser dos personajes del documental», explica Blanca. «Dos tipos que van allí un par de veranos a grabar y también son víctimas de parodia de Magaluf que se ha hecho en los medios».

Magaluf Ghost Town: ni realidad, ni ficción

"Con 'Magaluf Ghost Town' buscamos que el público piense en sus propias ganas de ver algo que no quiere" 2

Por ejemplo. Uno de los personajes principales de la película es Tere, camarera de piso en varios hoteles locales que lleva 30 años viviendo en Magaluf y acompañó a Blanca y el equipo en la presentación en el Festival de Sevilla. Ella misma les contó que alguna vez había limpiado patios de hoteles después de la caída mortal de un practicante de balconing. «Pero rodarlo como la típica entrevista de documental no nos parecía suficiente. Así que está como una pesadilla que tiene ella recordándolo y se lo cuenta al chico al que le alquila una habitación».

En Magaluf Ghost Town el espectador no tiene claro si esperar que aparezcan los personajes de El Cover persiguiendo sus sueños o Rick Deckard persiguiendo replicantes. Al final sí aparecen los tópicos turistas ingleses ebrios más allá del límite de la resistencia humana, pero siempre mediados por la grabación de un móvil, las noticias o incluso parte del propio documental montado como si fuese un programa de la televisión local. La pantalla y la representación -una maqueta de una promoción inmobiliaria que nos guía por la geografía de la ciudad, una grabación de una noticia antigua- se llevan al extremo de tener a dos personajes buscando Magaluf en Google Maps y recorrer sus calles buscando su propia casa.

De hecho, en el último tercio Magaluf Ghost Town decide convertirse en ficción, al principio de forma progresiva y finalmente con un corte casi automático con un cameo del actor Jordi Vilches dando una clase de interpretación e invitando a «pasar al drama». De alguna manera, nos explica Blanca, «hemos buscado reflejar las estrategias que tienen ellos para sobrevivir en un entorno tan hostil». Así, vemos al personaje de Rubén, un joven nacido en Magaluf que habla de que en la ciudad «naces, estudias, sirves a los turistas y te mueres», inventar para su ligue de verano, Javier, un ritual en el que la ciudad exige un sacrificio de un turista una vez al año.

Olga, la promotora inmobiliaria rusa que cuando aparece por primera vez esperamos que nos cuente sobre especulación inmobiliaria, acaba hablando de su creencia en fantasmas. «Le ofrecimos cambiarle el nombre para que quedase claro que es ficción, pero dijo que no. El discurso sobre espíritus que en la película le da a su hija, me lo dijo a mi», explica el director.

Magaluf Ghost Town: premios, turismo y viajar a Inglaterra

"Con 'Magaluf Ghost Town' buscamos que el público piense en sus propias ganas de ver algo que no quiere" 3

Magaluf Ghost Town llegará a salas comerciales el próximo 26 de noviembre. Ya ha pasado por el Hot Docs de Toronto y recibido el Golden Alexander a la Mejor Película Internacional en el Festival Internacional de Cine Documental de Thessaloniki, en breve inaugurará el l’Alternativa Fest en Barcelona y ha pasado el corte de 15 en la preselección a Mejor Documental de los Goya 2022. Blanca admite que «me gustó que nos diesen el premio en Grecia porque también es un país muy turístico y con el componente ese mediterráneo de que viajen los ingleses de fiesta».

Precisamente a Inglaterra «aún no hemos ido. No lo he hablado con ningún programador de allí, no sé si la han visto, pero creo que no les gusta enfrentarse con esa imagen de sí mismos». El hijo de Tere, por otra parte, les ha dicho que está deseando que la estrenen en la propia Magaluf: «La gente allí la va a entender perfectamente, todos de adolescentes le han robado unas bambas a un guiri borracho dormido en la playa».

Imágenes: Fotogramas de Magaluf Ghost Town y presentación en Sevilla – Begin Again/Festival de Sevilla
Menú