1. Críticas
  2. La vida era eso: No solo Petra Martínez

La vida era eso: No solo Petra Martínez

Una fina película, de esas que saben cómo tratar temas complejos de la forma más sencilla

La vida era eso: No solo Petra Martínez 1

Una habitación compartida de un hospital belga provoca el encuentro entre dos españolas emigradas. Aunque son de generaciones lejanas, María (Petra Martínez) y Verónica (Anna Castillo) empiezan a tratarse cada vez más según pasan los días. Este es el arranque de La vida era eso, primera película de David Martín de los Santos que ha conseguido dos nominaciones importantes a los Goya: Mejor dirección novel para de los Santos y Mejor Actriz Protagonista para Petra Martínez.

La nominación -que huele a premio de verdad- a Martínez nos lo dice bien claro: esta es la historia de María, una mujer inmersa en una vejez vacía, sin motivaciones y sin que nadie la tenga realmente en cuenta. La película plantea de qué manera empieza a cambiar su vida, guiada por la llama que enciende Verónica. La aparición de esta persona -y sus consecuencias- hace que María cambie su punto de vista sobre el rol que se le había preasignado primero como mujer y luego como mujer en la última etapa de su vida.

La vida era eso plantea después una aventura a Almería que se acaba convirtiendo, como en los grandes clásicos, en un viaje también interior. Martín de los Santos se ubica con naturalidad en un drama vitalista que va sorteando convencionalismos a lomos de una gran Petra Martínez. Ella sostiene este camino hasta la costa andaluza para redescubrirse a sí misma. Una fina película de proceso personal, de las que saben cómo tratar temas complejos de la forma más sencilla.

La vida era eso para nuestras mayores

La vida era eso

La vida era eso habla, principalmente, de cómo una mujer mayor se convierte en verdadero sujeto, en la protagonista de su vida. Martín de los Santos va construyendo este empoderamiento y toma de conciencia de María de forma inteligente, sin contradecir el carácter de su personaje principal ni haciendo movimientos bruscos hacia una toma de conciencia reveladora. El director entiende que el camino correcto es que, cambiando, María no deje de ser María. Es decir, una española de León criada en los años 50 o 60.

Ella es por tanto esposa, madre y abuela, identificándose principalmente en la mirada y el servicio del resto de su familia. Durante el buen primer tercio de la película, Martín de los Santos planta esa nueva semilla a través del contraste generacional. Verónica -una vez más, enérgica e impecable Anna Castillo- es una joven española con la que María comparte exilio económico pero que, a diferencia de ella, no ha recibido la educación en el cuidado a los demás como único camino vital. María se ve ante una mujer independiente que, de pronto, la mira de verdad. Y, mientras, le pide que piense en algo bonito.

La planta de ese nuevo paradigma va creciendo en un viaje a la costa almeriense -bien filmado por Santiago Racaj y con una dirección de arte muy acertada-, donde María tendrá que buscarse sobre todo a sí misma. Aunque la película deja algún bajón narrativo en este tramo, demasiado deudor de sus premisas, la interpretación de Petra Martínez lo acaba llenando para que empecemos a mirar a María de una forma distinta, especialmente a través de un ambiguo e interesante acercamiento al deseo sexual, que la conecta con otra de las películas españolas del 2021: Destello bravío.

Esta expresión del deseo no normativo cierra el círculo vital de María y el de La vida era eso, que encuentra la chispa en su medido final. David Martín de los Santos cierra así una película sobria, sensible y sin trampas, que se arriesga con alguna decisión narrativa poco esperable y que sabe cuál es su verdadero discurso de fondo para agarrarse a él cuando se pierde en el naturalismo. Un trabajo que será recordado en el futuro sobre todo por el gran trabajo de Petra Martínez, pero que podría serlo también por su homenaje y acercamiento a nuestras mayores, esas que no pudieron siquiera imaginar una vida diferente.








Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú