Suscríbete Iniciar sesión

Críticas

La mesita del comedor: El mueble es un horror

Divertida y cruel comedia negra que nos recuerda que en lo más banal puede estar el mayor de los espantos
La mesita del comedor: El mueble es un horror 1

La mesita del comedor, la nueva mesita, es motivo de discusión entre una pareja de padres primerizos (Estefanía de los Santos y David Pareja). Ella considera que es horrible, mientras que él la quería a toda costa para reafirmarse en la pareja. Lo que no sabe ninguno de los dos es que esa compra desafortunada para su mudanza acaba siendo el principio de una auténtica pesadilla.

La mesita del comedor ha sido todo un fenómeno en los festivales especializados en cine fantástico o de género de este año, sumando premios y más premios. Y, la verdad, es uno de los casos en los que se puede entender el porqué del entusiasmo festivalero: es modesta, tiene una premisa tan banal como inteligente y está desplegada como un juego perverso. Es de esas películas que gusta descubrir y recomendar al resto.

Después de la Nochevieja de Matar a Dios (2017), Caye Casas vuelve a demostrar que lo del humor negro contado en un rato es lo suyo. Divertida, macabra y cruel, La mesita del comedor es una película que parece construida a todos los niveles solo a partir de lo que tiene a su disposición, en un trabajo coordinado de guión, producción y dirección.

La mesita del comedor: El mueble es un horror 2

Sin ser en realidad una película del género, La mesita del comedor hace muy bien algo que se le viene olvidando últimamente al terror patrio: introducir el horror en la más banal de las cotidianeidades. La clave no está (o no solo) en llevarnos a un pueblo, presentarnos a un grupo de vecinos y ya pensar que estás siendo muy costumbrista o que te estás marcando ‘un Álex de la Iglesia’. Hay que hacer sentir primero un contexto normal para poder alterarlo después en la mente del espectador.

Y eso es lo que hace la película de Caye Casas de forma muy sencilla, creando un efecto dominó a partir de un detalle, de un objeto en este caso. Es un aprovechamiento de lo más nimio que en el cortometraje se tiene mucho más claro, mientras que en el largo pareciera que hay que desecharlo porque no es lo suficientemente «ambicioso» o «complejo». El buen funcionamiento de La mesita del comedor está precisamente en señalar que no, que el mundo de una pareja en crisis, una tarde cualquiera, puede reducirse a comprar o no una mesa horrible para el comedor.

La mesita del comedor: El mueble es un horror 3

La tragedia sangrienta y la comedia despiadada se dan la mano en esta película porque ese objeto está vinculado de alguna manera a la manera de ser y la trayectoria vital de los personajes en esa tarde. Es, sobre todo, la ironía a lo bestia de la decisión que toma el personaje de Jesús, principal protagonista. El empecinamiento de la mesita es el agarre que tiene Jesús, interpretado muy bien por un David Pareja en descomposición, cuando siente que no está tomando las riendas de su vida. Y la del personaje de Estefanía de los Santos también funciona como reverso.

Casas usa el punto de vista del personaje para dosificar la información, clave tanto para hacer leña del árbol caído como para introducirnos en el agujero psicológico en el que se va metiendo el personaje. Así casan los dos niveles de lectura de la película, el cómico y el trágico, que al final no podrían funcionar el uno sin el otro. Los une un habilidoso Casas a través de distintas técnicas audiovisuales, no especialmente originales pero sí efectivas para el shock y la angustia que quiere crear.

La mesita del comedor es, al final, la historia de cómo una pequeña victoria para una masculinidad herida puede acabar convertida en el mayor de los espantos, en el miedo más profundo de cualquier padre. Una película muy disfrutable, de las que irá sumando adeptos.

Imágenes: La mesita del comedor (Montaje de portada: Cine con Ñ)

Arturo Tena

Graduado en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid. Escribe crítica y análisis de cine desde 2010 y es socio de ACCEC (Associació Catalana de la Crítica i l'Escriptura Cinematogràfica). Después de trabajar en CTXT, en 2018 cofunda y dirige el medio especializado Cine con Ñ.

Twitter: @artena_