1. Reportajes
  2. Los documentales sobre Semana Santa recuperan la mirada crítica de la Transición

Los documentales sobre Semana Santa recuperan la mirada crítica de la Transición

‘¡Dolores, guapa!’ y ‘Los Negros’ abordan la tradición religiosa desde los márgenes y conectan con los estudios de la religiosidad popular y el poder de ‘Rocío’ o ‘Por la gloria de Dios’

semana-santa-y-cine-cine-con-n

Los documentales sobre Semana Santa propiamente dichos nacieron con la democracia. El NO-DO era lo más parecido a lo que tenía acceso el público español hasta entonces. La eclosión del cine documental en la Transición buscaba romper tabúes y se lanzó con más ilusión que medios a desmontar los tópicos de una época que se dejaba atrás. Por la gloria de Dios (1978), de Carlos Taillefer, y Rocío (1980), de Fernando Ruiz Vergara, quedaron como hitos de esa mirada crítica sobre la connivencia entre poder político y religión, desde una defensa, además, de la religiosidad popular. Más de 40 años después un puñado de títulos recupera esa mirada heterodoxa desde la perspectiva de las identidades y el siglo XXI.

El último Festival de Cine Europeo (Sección Panorama Andaluz) premiaba¡Dolores, Guapa!, ópera prima de Jesús Pascual y película nacida de un vídeo viral. Todo empezó con una grabación que dio la vuelta a España en 2019, la última Semana Santa prepandemia, en la que tres jóvenes lloraban y gritaban ante una virgen sevillana en Martes Santo, y que se movió por Twitter y grupos de Whatsapp. «Me sorprendió la reacción en redes, con comentarios homófobos, plumófobos, incluso clasistas… y por gente que no tenía los códigos para interpretar lo que estaba viendo», explica Pascual al teléfono.

Ahí nació una película que tuvo como referente, confiesa el director, el enfoque de Rocío, de Ruiz Vergara. «Más que sobre Semana Santa es una película sobre el arquetipo del mariquita andaluz», comenta. La hizo básandose en los estudios de los antropólogos José María Valcuende y Rafael Cáceres, que en Globalización y diversidad sexual, gays y mariquitas en Andalucía definen la figura como «la encarnación de la mirada que desde fuera de Andalucía se tiene de Andalucía: religiosidad popular, humor y clases populares», explica. «Queríamos rastrear que queda de esa representación».

El resultado es un documental en el que Pascual quiso reflejar también las «funciones» del «mariquita». «Entonces podían vivir de manera más o menos pública su expresión de género y su sexualidad si se atenían a unas reglas. Expresaban sentimientos en público que a un hombre no se le permitían y a una mujer tampoco, por recato. Pero al mismo tiempo eran infantilizados y asexuados». En la actualidad es un arquetipo extinto y «los homosexuales siguen formando parte de la Semana Santa de manera pública. Pueden ir a limpiar plata a la Hermandad y luego a un concierto de Lady Gaga». Subraya además «la cuestión de clase, el mariquita recibe desprecio porque pertenece a las clases populares».

«¡Vete de aquí, hereje!»

Los documentales sobre Semana Santa recuperan la mirada crítica de la Transición 1
‘¡Dolores, guapa!’ (2021), de Jesús Pascual.

La principal diferencia de ¡Dolores, Guapa! con su precedentes es la recepción. El documental no solo ha sido premiado sino que, a falta de su estreno comercial (20 de mayo), apenas ha recibido reacciones negativas. Rocío también fue premiada en Sevilla, en 1980, pero no se estrenó en salas hasta 1985 por presiones de la Iglesia. Previamente en 1981 llegó a ser secuestrada judicialmente. Unos años antes, en el Festival de Cine de Autor de Benalmádena de 1978, Carlos Taillefer se había enfrentado a gritos de «¡vete de aquí, hereje!» durante el pase de Por la gloria de Dios.

Este filme, un mediometraje de 40 minutos que retrataba las conexiones entre el poder político, el militar y el religioso en la Semana Santa de Málaga en los 70, vivió un cierto revival en 2018, por su 40 aniversario, y es una de las piezas recuperadas por la Filmoteca Española para su canal Flores en la sombra en la de este año (del 15 al 22 de abril). Antes se podrá ver Misa flamenca en Montilla (1975), de Vicente Minaya, que superpone el rito con imágenes de fervor religioso y otras de grandes tragedias mundiales (online del 7 al 15 de abril).

Taillefer, veterano cineasta, con una carrera más larga en producción que en dirección, comenta a Cine con Ñ como ese aspecto militar, que ejemplifica el famoso ‘Cristo de la Legión‘, «se ha potenciado más en estas décadas por esa competición entre ciudades andaluzas por distinguir su Semana Santa, tomándolo como algo propio de Málaga». Cuando le preguntan si se podría rodar hoy «estaría bueno que no, pero sería mucho más complicado. Hoy grabar una procesión está mucho más reglado. En plena Transición había un boom de recuperar libertades y retratar la religiosidad popular rompiendo el tópico que luego se perdió».

El director recuerda que la polémica de verdad llego en 1983, cuando la cinta se emitió en el programa de debate de La 2 de TVE, entonces UHF, La ventana electrónica. Hasta ese momento fue un fenómeno local, pero aquel pase televisivo lo vieron 1,5 millones de espectadores y sirvió para inundar la cadena con cartas indignadas y que las hermandades se lanzasen contra él. Existe hasta un documental sobre el propio documental: Por la gloria del hombre (2019), de Luis José Grande Septién. Taillefer señala que la polémica ya está superada: hace más de un década llegó a ver un pase en una televisión local malagueña departiendo amigablemente en directo con varios cofrades.

La fiesta bastarda popular

Los documentales sobre Semana Santa recuperan la mirada crítica de la Transición 2
‘Mi querida cofradía’ (2018), de Marta Díaz de Lope Díaz.

Cuando le preguntamos a él por documentales críticos o heterodoxos sobre Semana Santa recientes se descuelga con dos recomendaciones inesperadas, que se salen de esa descripción pero siguen siendo reapropiaciones. De un lado, Mi querida cofradía, la comedia de 2018 de Marta Díaz de Lope Díaz sobre una mujer que consigue ser hermana mayor de una cofradía en Ronda, Málaga. Del otro, el mediometraje experimental de 2013 Sé Villana. La Sevilla del Diablo, de la videoartista María Cañas, que analiza los tópicos sobre la capital andaluza, Semana Santa incluida, con ánimo iconoclasta.

Cañas responde a nuestras preguntas por email recordando que ya artistas como Man Ray se sintieron fascinados por la religiosidad popular representándola alejada de la tradición. Su fascinación se puede ver en sus videocreaciones recientes, Al compás de la marabunta y Holy Thriller, donde musica un reguero de hormigas con cornetas y tambores o presenta un Michael Jackson mártir. «Mi relación con Sevilla, la ciudad donde nací y vivo, es de amor-odio», explica. «Sé Villana. La Sevilla del Diablo es un aprendizaje de insumisión, un homenaje a la creación popular más bastarda que da voz a los marginados que componen ese retrato de las ciudades y no son solo cantera de materiales folclóricos sino protagonistas de la historia«.

Una interpretación que no está tan lejos de la tésis del célebre antropólogo sevillano Isidoro Moreno, estudioso de la Semana Santa que habla del «secuestro interpretativo» de la fiesta hacia representaciones y valores conservadores alejados de la religiosidad popular por una parte de la burguesía andaluza. Tanto Taillefer como Jesús Pascual confiesan la influencia del mismo en sus trabajos, que también han servido de base al recién estrenado documental Los Negros, de Antonio Palacios.

Memorias de tu Semana Santa negra

Los documentales sobre Semana Santa recuperan la mirada crítica de la Transición 3
‘Los Negros’ (2022), de Antonio Palacios.

En un estilo cinematográfico más convencional, aunque incorporando todas las innovaciones de estilo del género moderno, el filme cuenta la historia de la Hermandad de Los Negritos de Sevilla por parte de esclavos africanos en la Sevilla del Siglo XIV. Un proyecto anterior a otros documentales que han recuperado la memoria de la esclavitud en España, como Cachita. La esclavitud borrada (2020), de Álvaro Begines, o Gurumbé. Canciones de tu memoria negra (2016), de Miguel Ángel Rosales.

Los Negros se empezó a producir en 2015, por iniciativa de la propia Hermandad pero con problemas de financiación. «Fue difícil conseguir ayudas de instituciones de fuera de Andalucía porque lo veían como una cosa folclórica, sin entender la importancia social de lo que se contaba», nos explica Palacios. Para él, la película tiene más que ver con la historia de los afrodescendientes en España: «La Hermandad es tan antigua que cuando nació no existía la Semana Santa… ni la Catedral de Sevilla. La relevancia es que en España existió una institución negra antes que en cualquier otro lugar de Europa y que fue un lugar de libertad en tiempos de esclavitud».

El cineasta quiso mezclar la parte documental con recreaciones ficcionadas de la historia de Los Negritos y su influencia en instituciones religiosas de América Latina. Con Jimmy Roca como conductor y la voz de Ana Fernández como narradora, mezcla animación 2D y 3D e imagen real. De momento señala que las pocas reacciones negativas «son a la defensiva, gente que cree que la queremos hacer responsable del pasado, pero debería ser algo natural recuperarlo, e incluso celebrar esa herencia».

El retrato de este puñado de filmes nos enseña una Semana Santa liderada por mujeres, que sirve como espacio de libertad a las personas LGTBI y a las racializadas, que combate los tópicos y el poder simbólico de la burguesía, y que conecta con aquellos documentales que quisieron reflejar que otra España diferente a la del Franquismo era posible y emancipar la religiosidad popular de sus trabas. Una fiesta en la que gritarle guapa a Dolores.

Imagen de portada: Por la gloria de Dios (1978), de Carlos Taillefer.

Menú