CríticasPelículas españolasPelículas españolas online

Cachita. La esclavitud borrada: Memoria del negocio negrero

Álvaro Begines dirige un documental de temática potente que quizás se encorseta demasiado en su propósito divulgativo

Cachita. La esclavitud borrada

Cachita. La esclavitud borrada es un documental divulgativo acerca de la historia de la esclavitud en España y la presencia tanto de la comunidad afrodescendiente como del esclavismo en la cultura local a pesar de haber sido silenciada por la ‘leyenda rosa’ en torno al imperialismo español. Con mezcla de testimonios de expertos y partes ficcionadas se utilizan tres personajes reales como hilo conductor: el humanista Juan Latino, el negrero Pedro Blanco y la paisana Cándida ‘la Negra’.

Álvaro Begines dirige aquí un documental más centrado en lo divulgativo que en lo cinematográfico y que basa su potencial en lo chocante que resulta para el público español que lo confronten con una parte de la Historia no tan lejana del país que normalmente se ignora. Emparentado con Gurumbé, canciones de tu memoria negra (2016), de Miguel Ángel Rosales, se distingue de aquél en que no habla tanto de la huella cultural como del vistazo general a la importancia económica del esclavismo.

Quizás las partes ficcionadas, en las que Emilio Buale, Kenia Mestre y Salva Reina ponen cara a los personajes históricos más arriba mencionados, son las que cojean un poco más. Demasiado museísticas y poco cinemáticas, hacen un ejercicio de riesgo para un documental de este tipo al intentar meternos en primera persona en la cabeza de dichas personas. Con todo, son fundamentales para estructurar la narración y, sobre todo la parte de Cándida ‘la Negra’, para acercarla a nuestros días: esta vecina de El Puerto de Santa María murió en 1951.

Cachita. La esclavitud borrada y el dinero de los esclavistas

Cachita. La esclavitud borrada: Memoria del negocio negrero 1

La película tiene poco empacho en señalar como la esclavitud era un negocio a conveniencia de las élites y totalmente integrado en un sistema de explotación colonial y capitalista que se prolonga casi hasta la actualidad. Reciben nombres y apellidos el Marqués de Comillas pero también la familia del ex president de la Generalitat Artur Mas -y la Bolsa de Barcelona, fundada con dinero de negreros- o el Arzobispado de Toledo. Invertir «en negros» fue algo aceptado hasta mitad del siglo XIX.

No es Cachita. La esclavitud borrada una excepción en la reciente recuperación de la ‘memoria negra’ de la Historia de España. Más allá de críticas directas al colonialismo del siglo XX como Anunciaron tormenta, de Javier Fernández Vázquez, la más destacada sería la mencionada Gurumbé, canciones de tu memoria negra, que apunta directa a la influencia del esclavismo y la cultura afrodescendiente en elementos identitarios tan asumidos a «lo español» como el flamenco.

Incluso TVE ha analizado la cuestión a través de Documentos TV hace no tanto tiempo con La esclavitud en España, una realidad olvidada, de Álvaro Soto, quizás el más similar a Cachita en la necesidad de señalar el peso económico y sus complicidades. Está bien ensalzar, como hacen el músico Santiago Auserón o el historiador Antonio Manuel, la herencia inequívocamente africana de parte de la cultura española. Pero mejor aún se apuntar a quienes se beneficiaron del comercio de seres humanos.

Las crónicas de Juan Latino y el esclavista Pedro Blanco

Cachita. La esclavitud borrada: Memoria del negocio negrero 2

Las partes ficcionadas son, al mismo tiempo, una fortaleza y una debilidad del documental. Su propósito es directamente divulgativo, así que en ocasiones parecen vídeos interactivos sacados directamente de una instalación en un museo. El más impostado, el negrero Pedro Blanco, siniestro personaje que fue socio preferente de la burguesía cubana y catalana en la trata de personas, además de tener en la reina regente María Cristina, madre de la futura Isabel II, una inversora principal.

Pero, por otra parte, esos insertos son lo suficientemente interesantes como para saber a poco. En la parte del esclavista se ve la necesidad de contratar a Salva Reina cuando este tiene que interpretar sus últimos días, recluido en un manicomio. De Juan Latino nos llama la atención como fue contemporáneo e incluso, a su manera, maestro de Cervantes o Lope de Vega. Y la realidad de Cándida ‘la Negra’, que parece demasiado prefabricada para contar lo que cuenta, nos golpea ante los testimonios de su biografía como esclava huida e integrada en la comunidad gitana de El Puerto de Santa María.

Es Cachita. La esclavitud borrada un documental más que interesante para quien desee profundizar en los episodios más oscuros y silenciados de la Historia de España, también para quien ignore la herencia africana detectable en gran parte de nuestra cultura -desde la música a El Lazarillo de Tormes-. No sería extraño que acaba siendo utilizado en clase para adolescentes. Efectivo, las renuncias que se le pueden reprochar se deben casi todas a que ha optado por la claridad del mensaje frente a los artificios.

Imágenes: Fotogramas de Cachita. La esclavitud borrada.

Puedes ver Cachita. La esclavitud borrada completa online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú