1. Cine clásico
  2. Cine español de los 70
  3. ‘Mujeres sin censura’, el documental sobre cómo el cine de la Transición cambió España

‘Mujeres sin censura’, el documental sobre cómo el cine de la Transición cambió España

El 27 de septiembre se empieza a rodar este documental que quiere homenajear a los y las profesionales del mal llamado Destape

El Destape

Ha recibido muchos nombres. Destape. Landismo. Es el cine de la Transición, un cine industrial, popular, complejo. Un cine que cambió la sociedad española para siempre y que tuvo unas protagonistas: las mujeres. Unas actrices que se abrieron paso protagonizando los primeros desnudos del cine español, que tuvieron que asumir grandes riesgos profesionales y personales y a las que pocas veces se les ha reconocido ese valor.

Mujeres sin censura es el documental -aún en proyecto- de la directora Eva Vizcarra que producen Nadie es Perfecto y Unicorn Films sobre el cine de la Transición y los y las profesionales que lo hicieron posible. Aunque se apoyará en la historia de las actrices (Victoria Vera, Bárbara Rey, María José Goyanes, Josele Román, Fiorella Faltoyano) quiere ser un homenaje «a todos los que formaron parte de aquel cine y contribuyeron a una industria que fue popular». El documental se empezará a rodar el próximo 27 de septiembre.

Vizcarra destaca películas como Me siento extraña, con Rocío Dúrcal y Bárbara Rey, que es Destape pero «podríamos llamarlo Destape lésbico. Nunca se había hecho algo así en España». Era un cine que estaba muy sexualizado «pero inevitable tras años de represión. Cuando María José Cantudo sale en La trastienda con el primer desnudo integral formaba parte de un cambio en las costumbres y la moral pública que ya era imparable».

La importancia social del Destape

'Mujeres sin censura', el documental sobre cómo el cine de la Transición cambió España 1
Detalle del cartel de ‘La Trastienda’ (Jorge Grau, 1975).

La directora cree que al ver esas películas con los ojos de ahora hace que se olvide «el impacto que tuvieron, como ayudaron a cambiar la percepción del rol de la mujer en la sociedad. Son películas que conviven con el cine de Eloy de la Iglesia o con Arrebato, y aunque nunca se vieron al mismo nivel, formaban parte de la evolución que se estaba produciendo en España».

Por un parte se vieron cosas como «mujeres llevando la iniciativa, siendo ellas quienes seducían a los hombres y sin que eso se considerase pecado o se castigase». Algo que la directora ve también «en cómo cambió igualmente el rol de los hombres. Esas películas podían verse como machistas, pero estaban cediendo espacioos que durante el Franquismo estuvieron vetados a los papeles femeninos».

Mujeres sin censura se encuentra aún en la parte de documentación, con varias entrevistadas confirmadas pero que aún no pueden revelarse. En verano empezará la preproducción y el objetivo es estrenar para el año que viene. La directora quiere «que sea una película de cine dentro del cine, es decir, que se pueda ver y disfrutar en salas y como una experiencia cinematográfica».

El llamado Destape «siempre fue denostado por la crítica, no es una cuestión solo del paso del tiempo». Por eso Vizcarra quiere poner de relevancia «el valor que tuvieron aquellas actrices. Recibían amenazas de muerte en los teatros donde trabajaban y salían a actuar como si nada. Salir desnudas en el cine les costó sus relaciones sentimentales a algunas de ellas. Su vida no fue fácil, sabían las consecuencias que iba a tener, y aún así tuvieron el valor de hacer esos papeles».

En ese sentido se nota, aunque a la mayoría de ellas nunca les faltó trabajo, que no tuvieron las mismas oportunidades que sus compañeros de reparto varones. José Sacristán o Emilio Gutiérrez-Caba, cuyas películas también estarán en Mujeres sin censura, pudieron rápidamente pasar al cine «de prestigio», mientras que muchas de las actrices del Destape «tuvieron que pasar por teatro o televisión, pero en cine se las encasilló en solo un tipo de producto».

Un cine libre para mujeres libres

'Mujeres sin censura', el documental sobre cómo el cine de la Transición cambió España 2
Fotograma de ‘Vámonos, Bárbara’, de Cecilia Bartolomé.

Eva Vizcarra recuerda «escuchar a mi madre y sus amigas hablar de qué pensarían los maridos o las familias de esas actrices. España era un país que evolucionó porque no le quedó más remedio que quitarse esa mentalidad. Si pensamos en que la mentalidad tradicional mayoritaria aún era esa, la del ‘¿qué pensarán las vecinas?’, se entiende mejor que fueron unas luchadoras».

En ese periodo, del 73 al 81, en que se enmarca el llamado Destape, desarrollan algunas de sus grandes películas directores como Jaime de Armiñán o Mario Camus «con los mismos técnicos e intérpretes que hacían las comedias de desnudos». Debutan Bigas Luna o Almodóvar «y sus estilos no se pueden entender sin aquel periodo tan libre, de experimentación».

La película también se propone recuperar la memoria de las directoras de la época, muchas de ellas olvidadas, como Cecilia Bartolomé o Pilar Miró, e incluir el punto de vista de las actrices más jóvenes o las cineastas nacidas ya en democracia y que ni siquiera conocieron el Destape como espectadoras. Y el de los hombres. Vizcarra quiere «que expliquen como no les quedó otra que cambiar sus roles porque los de las mujeres ya eran diferentes».

Vizcarra nos explica que aspira a que cuando el público más joven se enfrente a Mujeres sin censura «entienda la importancia de aquel trabajo y de todos los y las profesionales que lo hicieron posible. El documental tiene que dignificar ese trabajo que ha sido a veces olvidado y otras despreciado. Por eso es necesario recordar que existió un cine popular que sin dejar de aspirar a entretener contribuyó a crear una sociedad mejor y más libre».

 Foto: ‘Me siento extraña’ (Enrique Martí Maqueda,1977)

Menú