Suscríbete Iniciar sesión

CRÍTICAS

Cuánto me queda: Cosas que no hacer antes de morir

Comedia anodina que no encuentra su ritmo en la comedia de enredo y tampoco le da peso a la muerte como tema de fondo
<strong>Cuánto me queda</strong>: Cosas que no hacer antes de morir 1

Cuánto me queda es lo que ya sabe (Pablo), un médico que ha conseguido saber que morirá en pocas semanas gracias al descubrimiento científico de Ángeles (Kira Miró), su mujer. Mientras sigue tachando viviendo experiencias que quiere hacer antes de fallecer, Pablo ha invitado a casa a su mejor amigo, Luis (Antonio Pagudo), ex de la hermana de Ángeles (Eva Ugarte), para contarle la noticia. Lo que tampoco sabe Luis es que, además, Pablo tiene planes de pareja para Ángeles y él.

Cuánto me queda es una comedia sencilla, que cumpliría con las coordenadas de película «muy de guión»: cuatro personajes con cuentas pendientes que se encuentran en un mismo lugar durante un período corto de tiempo. Nada más, nada menos. Por eso es importante saber que la ópera prima de Carolina Bassecourt como directora está escrita por Marta Buchaca, guionista y dramaturga que adapta aquí su propia obra de teatro —Quant temps em queda?—, como ya hizo con Litus (Dani de la Orden, 2019).

La amistad y la muerte vuelven a reunirse en esta película, por lo general, bastante anodina. Una comedia con toques trágicos que todo lo que puede ganar en ciertos diálogos lo pierde en las situaciones de supuesto enredo que plantea. Hay poco más allá de algunos chispazos del guión, lo que deja a la vista un planteamiento demasiado plano como para que los actores consigan sostener por sí solos los tiras y aflojas de estas dos parejas.

<strong>Cuánto me queda</strong>: Cosas que no hacer antes de morir 2

¿Es el de Cuánto me queda el clásico planteamiento de ‘cosas que hacer antes de morir’ y de la exaltación de un amor y una amistad que se queda sin tiempo? Teóricamente, sí. Pero luego, en realidad, da todos sus temas potenciales casi por hechos sin realmente abordarlos. Es como si la propia película supiera que esto ya se ha hecho muchas veces antes (en España, este mismo año, en Amigos hasta la muerte) y, al mismo tiempo, diese por perdida la búsqueda de algún tipo de originalidad.

El éxito cómico y trágico de la película es que se viva la cuenta atrás de Pablo, el personaje de Salva Reina, y se acepte de la misma forma que se toma él (positiva) el hecho de que va a morir. Y como el planteamiento, de origen teatral, hace que casi todas sus experiencias sean en elipsis o contadas, es fundamental que la película te haga percibir que queda poco tiempo. Pero, en cambio, la contrarreloj no tiene ninguna urgencia en la dirección de Bassecourt y la voluntad de no cargar demasiado las tintas ni por un lado (comedia) ni por el otro (drama) la vuelven cada vez más insustancial.

<strong>Cuánto me queda</strong>: Cosas que no hacer antes de morir 3

Al final, como en tantas comedias que se hacen en España, son los actores los que tienen que cargar con el peso de una propuesta que no tiene ni el ritmo ni la sustancia que debería de tener para sostenerse tras los primeros 30 minutos. Aquí Reina (el protagonista principal), Miró, Ugarte y Pagudo hacen más o menos lo que pueden con lo que tienen: un guión rígido y una falta de personalidad total en el conjunto. No hay espacio para que la interpretación fluya por ninguna parte, y eso repercute también en la capacidad de maniobra de los cuatro intérpretes.

Sin riegos ni inspiración, Cuánto me queda genera la temida indiferencia. Una historia que debería mandar un mensaje de «hay que vivir cada día como si fuera el último y aceptar nuestra propia mortalidad» que no se aplica el cuento y no aprovecha el tiempo que tiene a su disposición. No es un desastre, porque tiene un grupo de actores que saben desfilar y decir sus frases, pero la base de su enredo no funciona (también por, digámoslo suavemente, «carca» y poco creíble) y el conjunto se queda sin punch.

La puedes ver online en

Arturo Tena

Graduado en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid. Escribe crítica y análisis de cine desde 2010 y es socio de ACCEC (Associació Catalana de la Crítica i l'Escriptura Cinematogràfica). Después de trabajar en CTXT, en 2018 cofunda y dirige el medio especializado Cine con Ñ.

Twitter: @artena_

APÚNTATE A LA NEWSLETTER DEL CINE ESPAÑOL

Get the latest business resources on the market delivered to you weekly.
Recibe en tu correo las últimas novedades sobre el audiovisual estatal
LA NEWSLETTER DEL CINE ESPAÑOL
Recibe en tu correo las últimas novedades del audiovisual estatal