Suscríbete Iniciar sesión

CRÍTICAS

La Academia: ‘Élite’ con pelotas

La nueva serie de Prime Video es el enésimo culebrón adolescente con fantasías de desclasamiento cuya única novedad, el entorno futbolístico, resulta apenas una excusa
<strong>La Academia</strong>: 'Élite' con pelotas 1

La Academia es el exclusivo centro de formación del Apolo FC, uno de los clubes de fútbol más importantes del país, donde chichos y chicas de todas las edades compiten por llegar a ser estrellas del deporte. Cuando el entrenador del juvenil fiche a Jairo, un joven sin formación pero con talento natural y que tampoco tiene especial apreció por la disciplina, dinamitará la convivencia del vestuario y casi que del propio centro educativo.

Prime Video, la plataforma que es más Netflix que Netflix y más Telecinco que Telecinco —no es una forma de hablar, es la manera en la que trabaja Amazon—, sigue en su camino de solo otorgar productos hipercomerciales este 2024, con suerte desigual. Después de Serrines, madera de actor, el blockbuster panhispánico Zorro y Reina Roja, que es la única que sabemos ha funcionado porque, aunque no tenemos datos de audiencias, es la única que ha renovado automáticamente. Esto es más de lo mismo, reciclar formatos y pedacitos de otros títulos de éxito y pegarlos, a ver si funciona. [/restrict]

Es curioso que en Españita, país de Dios, no se dé esto de la ficción sobre deporte. Vamos, si la intención de La Academia es parecerse en algo, siquiera remotamente, a la muy cafre Club de Cuervos (2015-2019) mexicana o a ese prodigio de buenismo sin imbecilidad que es Ted Lasso (2020-2023), no le sale. Podría tener alguna cosa de otra serie buena, aunque no tanto como las anteriores, que es Pelotas (2009-2010), ambientada en un club de regional del extrarradio de Barcelona y emitida en su día por TVE.

La Academia serie Prime Video

En realidad el precedente inmediato de La Academia debería ser Las del hockey (2019-2020), que para algo hablaba de las etapas formativas y tenía la parte adolescente. Pero no, que nada, que no va por ahí. En los episodios disponibles a prensa queda pronto clarísimo que hay dos cosas que les importan un pimiento: el deporte y cualquier tipo de reflejo realista de la vida, así en general. Los chavales tienen subtramas de amores cruzados y peleas de medirse la largura del… pase y podrían ser de serie de hace 30 años si no estuviese el extra contemporáneo de que algunos son LGTBI (y sí, hay uno en el armario, pero de forma genérica, sin explorar lo de la homofobia en el mundo del fútbol y tal.

Vagamente la subtrama del equipo femenino se basa en algunas del mundo real, con el hipercontrol sobre el tiempo de las jugadoras (aquí más justificado porque son todas menores en un colegio interno) y un entrenador balcánico medio militar. Es curioso que se vayan al tópico extremo del míster duro que machaca a las futbolistas cuando el mundo real ha dado para otras historias más interesantes. En el caso de la selección española, la pelea con el ya exentrenador Jorge Vilda se basaba en que le reprochaban que en el Barcelona o en las ligas extranjeras entrenaban con más nivel que con él. Habría sido una historia de paternalismo como la que quieren contar aquí, pero menos sacada del manual de conflictos por defecto.

La mayoría de tramas de La Academia son un poco así, yendo a la más fácil que había a mano de manera perezosa y con los personajes muy pegados cada uno al tópico que encarnan. Alguna de las jugadoras se salva, y quizás el padre ex estrellita que ahora es representante que interpreta Diego Martín es lo más parecido a un personaje que solo podría existir en esta serie, pero en general todo parece lo que habría seleccionado un ejecutivo un poco cutre como “lo que funciona en una serie que vean los chavales”. Sin ni pensarlo él, quizás pidiéndoselo a una IA.

<strong>La Academia</strong>: 'Élite' con pelotas 2

Las ideas que suenan a menos sobadas, como la de la chica lesbiana en una relación de maltrato —es más común verlo representado solo en relaciones hetero, o como mucho entre hombres— o el chico con trastorno alimentario por la presión familiar por triunfar, en realidad, valdrían para cualquier contexto. Vamos, para Élite cambiando dos diálogos. La diferencia quizás es que aquí los actores y las actrices al menos parece que tienen la edad de los personajes, y estos no están al servicio de fantasías sexuales dirigidas a gente más mayor. Y La Academia está mejor realizada, sin tanto brilli brilli ni efectismo. La narración quiere parecer natural, ya que el guión no lo es.

La parte de clase social, como siempre, clama al cielo, con recursos de serie del abierto de 1997. Habiendo familias “ricas” que son las protagonistas principales, las de los personajes “normales” o son problemáticas y desestructuradas o un poco tontas que no se enteran de nada. La parte del desclasamiento que supone para Jairo entrar en La Academia solo sirve para que se enfrente al actual capitán y estrellita y él se haga el malote delante de las chicas. ¿Comentarios sobre como el fútbol ha perdido gran parte de su componente de entretenimiento popular y es ya solo una industria que deshumaniza a los jóvenes en formación? Vete a Cuba, hippie.

Pitido final: La Academia es otro culebrón adolescente de arribismo y pasiones desenfrenadas, pero con alguna pelota por ahí botando. No llega a los extremos de sexualización y amarillismo de los referentes a los que trata de copiar sin ningún disimulo, pero resulta igual de inane en su propuesta y trata al espectador, sea joven o viejo, con la misma falta de respeto. Peor que la tanda de penaltis de España contra Marruecos en el Mundial 2022.

<strong>La Academia</strong>: 'Élite' con pelotas 3

Suscríbete y lee sin limitaciones

Mensual

2€

Primer mes

Después, 4,99€/mes

Suscríbete

Anual

45,99€

Primer año

Antes, 59,99€/año

Suscríbete

Jose A. Cano

Jose A Cano (Sevilla, 1985), es licenciado en Periodismo. Ha colaborado en medios como El Mundo, 20 Minutos, El Confidencial o eldiario.es, entre otros, como periodista de local, internacional o Cultura. Actualmente ejerce como redactor en Cine con Ñ y colabora con El Salto, El Español o revista Dolmen. Socio de la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE).

APÚNTATE A LA NEWSLETTER DEL CINE ESPAÑOL

Get the latest business resources on the market delivered to you weekly.
Recibe en tu correo las últimas novedades sobre el audiovisual estatal
LA NEWSLETTER DEL CINE ESPAÑOL
Recibe en tu correo las últimas novedades del audiovisual estatal