1. Noticias
  2. Festivales
  3. Santi Amodeo intenta entender las redes sociales de las adolescentes en ‘Las gentiles’

Santi Amodeo intenta entender las redes sociales de las adolescentes en ‘Las gentiles’

Se presenta en el Festival de Sevilla está reflexión sobre la adolescencia, la incomunicación y la salud mental tan bien rodada como devastadora en su argumento

santi-amodeo-las-gentiles-1-cine-con-ñ

Después de rodar Las gentiles, recién estrenada en el Festival de Sevilla, Santi Amodeo sigue sin entender las redes sociales. «Siento que los tiempos me están pasando por encima». El hispalense, jugando en casa, admitió que ideó está película hace bastantes años, antes de que las redes fuesen un tema de actualidad constante, y que rodarla finalmente le ha servido «para comprender mejor. Para un tío de mi edad lo que aparece en ellas es postureo, pero luego ves que no, que los adolescentes se expresan así y en vez de decir ‘estoy triste’ cantan una canción en TikTok».

Las gentiles narra la amistad, en parte tóxica y en parte refugio, de dos alumnas de instituto, Anita y Corrales, incluido un perfil falso en el que fingen su suicido imitando a la Ofelia de John Everett Millais. De su relación y las que establecen con sus padres y amigas más cercanas surge un dibujo de angustia adolescente y escape vía Instagram tan estético en su representación como devastador en sus consecuencias.

Señales de alarma vía Tik Tok y castings en bares

Santi Amodeo intenta entender las redes sociales de las adolescentes en 'Las gentiles' 1
Amodeo (centro) y las actrices África de la Cruz y Paula Ortiz en la rueda de prensa en Sevilla.

El director de Cabeza de perro o ¿Quién mató a Bambi? sigue siendo una especie extraña en los festivales, donde todo el mundo se vende como la última coca-cola del desierto mientras él presenta sus películas viendo bien en ellas todo menos su propia participación. Alabó a su amigo Álex Catalán, al cargo de la fotografía, a los productores Daniel Pérez Astiárraga y Gervasio Iglesias, al elenco… A todo el mundo menos a sí mismo, incluso considerando que pese a la gran cantidad de documentación sobre salud mental que ha manejado «acertar 100% es imposible».

A las actrices protagonistas, África de la Cruz y Paula Díaz, las alabó considerando que «han interpretado los personajes mucho mejor de lo que yo los había escrito, añadiéndoles capas que los hacen más interesantes». De hecho, a ellas, como pertenecientes a la generación que usa las redes con más naturalidad que las suyas, remitía la mayoría de preguntas al respecto.

Aunque el guión ha corrido a cargo del propio Amodeo con la colaboración de Rafael Cobos -«sabe de dramaturgia más que nadie que yo conozca»- las actrices que encarnan a las dos protagonistas y su grupo de amigas contribuyeron a los insertos de redes sociales que sirven para articular la narración, hasta el punto que uno de los vídeos que se ve como si fuese propio del personaje pertenece al perfil real de una de las intérpretes.

Paula Díaz valoró que en sus aportaciones intentaron reflejar como «a los adolescentes les cuesta expresar lo que sienten y encuentran una herramienta en las redes sociales. Ana y Corrales cuentan lo que les está pasando, pero ningún adulto está mirando. Incluso sus amigas ven que pasa algo raro, pero no reaccionan«.

Mención aparte para la anécdota del «reclutamiento» de África de la Cruz, que carga con el peso de la narración y algunas de las escenas más complicadas de la cinta. La intérprete ejerce -todavía a día de hoy- como camarera en un bar del que Amodeo es asiduo. Un día, el director le preguntó si era actriz. Cuando le dijo que hacía cine y estaba preparando un casting «sonó a lo que dice un borracho para ligar», según él. Tras volver al local más recompuesto, acabó creyéndole y presentándose al proceso. Lo superó y se convertió en una de las protagonistas de Las gentiles.

Santi Amodeo y el diálogo entre generaciones

Santi Amodeo intenta entender las redes sociales de las adolescentes en 'Las gentiles' 2

Las gentiles mezcla un argumento mucho más universal e intergeneracional de lo que su propio autor admite, retratando las dificultades de la adolescencia, con una apuesta estética que extrae belleza del feísmo y donde el cineasta ha dejado goteo de su tradicional gusto por el extrañamiento y el humor negro.

El director sevillano explicó que él y Catalán pusieron parte de su sueldo para ayudar a terminar la grabación en 16 mm, y calificó su película de «pequeña» pero «libre». El principal financiador, Canal Sur, «nos ha dado libertad total». Y la apuesta por el celuloide «merece la pena, no hay más que ver las texturas o los colores».

El exceso de honestidad de Amodeo le da hasta para no ponerse medallas por la oportunidad de que esta película llegue en pleno debate público en cuanto a la salud mental y admitir que ha sido casualidad. Insistió en que «he intentado que no haya moraleja» y que a la hora de plantear el guión «no había algo pedagógico en mí ni de coña». Aunque señaló como significativo que «cuando pensé esta película por primera vez el suicidio era la tercera causa de muerte de los adolescentes y ahora después del confinamiento es la primera».

Sobre todo, Amodeo quiso reflejar «como en las redes todo está en primera persona. Siempre es un relato muy subjetivo» y también admitió que «a mi me da estrabismo no saber qué es verdad y qué es mentira en las redes, pero creo que a ellos les da igual, ellos se entienden». Por eso, sobre la reciente oleada de películas centradas en la adolescencia como período –Quién lo impide, Las niñas-, opinó «no creo que sea intencionado, pero también creo que nuestra generación están empezando a darse cuenta del panorama tan incierto que les estamos dejando a ellos».

Imágenes: Fotogramas y rueda de prensa de presentación de Las gentiles – Festival de Sevilla

Menú