CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2021Películas españolas en cines

Pan de limón con semillas de amapola: Un molde sin corteza

Por querer ser confortable y accesible, esta adaptación de la novela de Cristina Campos es más prescindible

Pan de limón con semillas de amapola: Un molde sin corteza 1

Una misteriosa panadería heredada vuelve a unir a dos hermanas (Elia Galera y Eva Martín), que tienen que decidir qué hacer con ella mientras retoman su contacto perdido. Así empieza Pan de limón con semillas de amapola, adaptación de la famosa novela de Cristina Campos que dirige Benito Zambrano (Solas, Intemperie). Un drama sencillo, sin grandes pretensiones, que por querer ser confortable pasa a ser prescindible.

Pan de limón con semillas de amapola nos presenta los deseos y sufrimientos de Marina y Anna, dos hermanas muy distintas y separadas por miles de kilómetros. Lo que las une de nuevo será la aparición de una panaderia que les ha dejado en herencia una mujer que no conocían. Una trama -que ha vendido más de 300.000 copias como novela- en la que hay conflicto familiar, un misterio y muchas situaciones por descubrir y sufrir juntas.

El efecto Zambrano en Pan de limón con semillas de amapola

Pan de limón con semillas de amapola: Un molde sin corteza 2

Elegir para este proyecto de Benito Zambrano, que encadena así dos proyectos en 3 años, tenía su lógica: es un director que ha demostrado de soba su capacidad en la dirección de interpretaciones y su mano a la hora de expresar duros conflictos familiares (Solas, La voz dormida). Podía encajar perfectamente en una película como Pan de limón con semillas de amapola. Pero la verdad es que la apuesta no ha funcionado.

Zambrano ha podido confundir aquí continente y contenido. Buscando un toque ligero y liviano, incluso con ciertas referencias al cine japonés, le ha salido una película demasiado transparente y blanca como para que toda la carga dramática -y de progresivas revelaciones- vaya calando como debería. Toda esa intriga de la historia pasa solo por la superficie. La película va encarrilando un carrusel de momentos emotivos que, en realidad, se mantienen siempre en el mismo registro desde el inicio hasta casi el final.

El director de Solas ha cumplido en el encargo, sin desastres, dando con el estilo y el tono limpido que se le pedía y controlando las interpretaciones clave de Elia Galera y Eva Martín. Pero da la sensación de que por el resto no ha habido demasiada intervención por su parte. El proyecto iba ya con una idea muy clara detrás de cómo tenía que ser, y Zambrano ahí acaba pintando más bien poco.

Pan de molde

Pan de limón con semillas de amapola: Un molde sin corteza 3


Es verdad que Pan de limón con semillas de amapola no pretende ser nada que luego no es. De hecho, ojalá pretendiera ser algo más que esto. La película da la sensación de conformarse con ser un producto hecho para un determinado público objetivo, femenino y mayor, al que supuestamente habría que darle una especie de novela sencilla, fácil de seguir, tierna, con mucha luz y pocos sobresaltos. Unas ideas conservadoras sobre la audiencia que no habrían valido hace 30 años y que ahora dejan la sensación de estar dirigidas a rellenar la sección de una plataforma.

Esa falta de ambición no es un problema en una serie diaria más que digna como Amar es para siempre, pero se queda muy corta en una apuesta cinematográfica de este calibre, que debería de aspirar a un drama más adulto y real. Al final, la tensión entre los personajes de la película prácticamente no existe y la intriga tampoco fascina como para querer resolverla, quedándose relegada a un apunte más. Todo es tan suave y plano como un pan de molde sin corteza, que nada de lo que pasa acaba importando demasiado.

Lo mejor de la película son seguramente sus personajes secundarios, con Marilú Marini y Claudia Faci aportando algo de pulso y detalles a una película prácticamente sin ellos. Por el resto, Pan de limón con semillas de amapola se acomoda a una pose que enseñar y poco fondo que ofrecer. Una película con la que los productores pueden estar contentos, pero que es tan translucida que pasas por ella sin darte cuenta.



1 Comentario. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú