1. Críticas
  2. Now & Then: Esquizofrenia vital y narrativa

Now & Then: Esquizofrenia vital y narrativa

La primera serie española de Apple TV+ se presenta como una reflexión generacional pero acaba siendo un retrato del racismo y el clasismo hacia los latinos en EEUU

now-&-then-critica-cine-con-n

Now & Then viaja entre el año 2000 y la actualidad para contar la historia de un grupo de amigos que pasan de la juventud a la madurez ocultando un secreto que les persigue. Una inspectora de policía que no quiere abandonar un viejo caso y los intereses que se crean al cumplir años y adquirir responsabilidades complicarán las cosas cuando una vieja prueba de su error del pasado vuelve a la vida y provoque una nueva tragedia cuyas consecuencias no podrán ignorar.

La primera serie española de Apple TV+, Bambú Producciones mediante, es un producto multinacional con aspiración de ser tener un sello de prestigio, uno de esos thrillers que saltan fronteras y la prensa generalista comenta como «la-serie-que-hay-que-ver». Veremos si lo consigue, porque el esfuerzo de producción se nota y el reparto, haciendo checks en actores conocidos de diferentes países de habla hispana -aunque la acción se ambiente en EEUU-, garantiza al menos que nos quedamos mirando un rato, por darle una oportunidad.

Now & Then, entonces, es un drama disfrazado de suspense policial para darle interés, cuyo propósito último consiste en analizar el desencanto propio de comparar la realidad de la vida adulta con las aspiraciones que se tenían a los 20 años. Curiosamente, más que esa parte de drama humano con algunos ramalazos de culebrón, acaban siendo más interesantes todos los temas que ese proceso vital conlleva, incluido, como es lógico visto el escenario y los protagonistas, lo que supone la identidad latina en EEUU a día de hoy, si es que tal cosa existe.

Crítica de Now & Then con algún spoilers pero sin revelar al «culpable»

Now & Then: Esquizofrenia vital y narrativa 1

Empezando por lo bueno, a nivel técnico Now & Then es una muy buena serie, como casi todo lo que tiene detrás a Apple TV+ y con la novedad de comprobar como Bambú logra que le den un gran presupuesto para una serie ambientada en la actualidad. Los guiones, a cargo del equipo habitual liderado por Ramón Campos y Gemma R. Neira, van cargados de una ironía perversa que divide temáticamente los episodios -uno para los errores, otro para la familia, el de Acción de Gracias para la soledad- y los presenta con títulos de dramático doble sentido. En ese sentido, y el de revelar los misterios de la parte de thriller antes de lo previsto pero creando preguntas nuevas, es un buen guión de suspense con dobles lecturas.

El problema, quizás, vienen de un par de giros de culebrón que chocan con el tono general de drama que quiere parecer naturalista, por un lado, y por otro de una esquizofrenia narrativa en la que se pasa de la frialdad a los planos aberrantes a lo Brian De Palma en los 90 para sugerir descontrol cuando alguien se está liando con quien no debe. Y hay una subtrama, en la que un personaje acaba rebuscando en un vertedero, que pretende darle un giro de sátira -supongo- a la parte política de la serie, pero cuando aparece por primera vez el tono narrativo es dramático y parece comedia involuntaria.

En la dirección están Gideon Raff, del cual les sonará Homeland y que sabe sacar petróleo a los primerísimos primeros planos, aunque aquí se le va de las manos el recurso, y Carlos Sedes, habitual de Bambú que firmó más de la mitad de Fariña o la reciente Jaguar y maneja bien saltar entre épocas o los leitmotivs visuales que se asocian con cada personaje -ay, los espejos-, pero parece que la parte «humana» le interese menos que el policial. No es que Now & Then esté «mal contada», al contrario, pero a ratos está «bien contada» como si fuese dos series diferentes.

Los acentos del español

Now and Then

Los contagios del culebrón, además, dejan más de una escena ridícula. Nadie se arrepiente de coger un vuelo en la misma cola de embarque y la mejor manera de destruir una cinta de video casero no es meterlo en el microondas, por dramáticos que queden los planos. La parte buena de contagiarse de los tópicos de la producción hispanoparlante en Florida, eso sí, es que, aparentemente sin querer, la serie acaba hablando de algo que se supone que no es la base de su argumento: el racismo y el clasismo. Es casi inevitable, porque hacer verosímiles las diferentes nacionalidades obliga a que haya ricos, pobres y un par de clase media como se entienden esta en EEUU, es decir, medio pobres y delincuentes potenciales.

El personaje más interesante de Now & Then acaba siendo Pedro, el mexicano aspirante a alcalde de Miami homosexual en el armario y que se benefició de la tragedia que abre la serie cuando era joven, pero que tiene un deseo sincero de llegar al poder para cambiar las cosas y con una profunda lealtad a su comunidad y su clase social de origen, ambas encarnadas por su madre. Lo interpreta José María Yazpik, el mejor actor del reparto y una institución en su país, que le sonará al público español por Narcos y su participación en Los amantes pasajeros, de Pedro Almodóvar.

El precio a pagar es un regustillo a misoginia en gran parte del desarrollo de la serie, inesperado en la Bambú de Jaguar o Las chicas del cable. Excepto la sargento interpretada por Rosie Pérez, el resto de personajes femeninos parecen tener solo un rasgo de personalidad -apenas Ana, con el rostro de la también mexicana Marina de Távira, remonta en la recta final-. Las femineidades son o frágiles y dependientes de relaciones románticas o agresivas y manipuladoras, y las masculinidades todas débiles e inseguras. En ese sentido, por la parte española, Maribel Verdú y Alicia Sanz, se desenvuelven bien para defender a una señora escrita para ser antipática hasta de joven. Y Juana Acosta -la adoptamos, como a Donato- demasiado bien lo hace con su secundaria-que-da-pena de plantilla.

Malvivir y morir en Miami

Now & Then: Esquizofrenia vital y narrativa 2

Por otra parte, a Now &Then hay que darle tiempo. Es lógico que Apple TV+ haya optado por estrenar tres episodios de golpe y luego pasar al ritmo semanal, porque cuesta meterse en lo que propone. En algunos casos, lo que parecen tópicos facilones -castigar las relaciones no normativas desde el guión, no desde la lógica interna de la acción- se resuelven de forma adecuada -que no «feliz»-, y sus personajes acaban demostrando una humanidad que apenas se intuye, ni de jóvenes ni de adultos, cuando nos los presentan al principio de todo. Que sean, todos menos uno y medio, una banda de pijos -chetos, pitucos o fresas para nuestros hermanos latinoamericanos- no ayuda mucho, pero tiene una función narrativa.

Los mejores episodios son precisamente los tres finales, donde acaba cristalizando todo lo propuesto anteriormente y descubrimos que es una serie que quiere analizar los estragos del clasismo entre los latinos en EEUU -y quizás por eso la española sobra un poco- y la toxicidad de ciertas herencias familiares. Lo cual tiene sentido con su propuesta superficial, porque probablemente son cuestiones que se analizan en frío mejor cuando uno tiene cierta edad y la perspectiva que se muestra al final para Ana y Pedro, por ejemplo.

Now & Then, por cierto, termina con una especie de cliffhanger que, sirviendo perfectamente de cierre y moraleja de lo visto en estos ocho episodios, abre la puerta a una temporada 2. Recomendando el visionado de esta primera si le interesan a usted los temas anteriormente expuestos y un repartazo dando todo lo que le permiten sus papeles, le pedimos a Apple TV+ que modere sus ansias y si acaso repita colaboración con Bambú con un argumento nuevo. Bien está lo que bien acaba, y esto es posible que no dé para más que lo que se ve aquí.

Imágenes: Now and Then – Apple TV+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú