1. Críticas
  2. Madres. Amor y vida, temporada 4: Anatomía de Roca

Madres. Amor y vida, temporada 4: Anatomía de Roca

La serie de Prime Video le da al botón de reset y cambia de rumbo con un culebrón médico más convencional que el melodrama anterior pero también más entretenido

Madres. Amor y vida, temporada 4: Anatomía de Roca 1

Madres. Amor y vida temporada 4 sigue a la doctora Olivia Zavala en su cambio de especialidad, pasando de pediatra a residente de cirugía dentro del ficticio Hospital Los Arcos. Nuevos colegas, una nueva jefa, pero problemas de hace tiempo, como su relación con Simón, padre de su hija, su expareja y ahora compañero de trabajo, la acompañarán en esta nueva etapa. La particular idiosincrasia de la planta de cirugía y las disputas laborales con la gerencia del hospital marcaran el paso de Olivia y compañía.

No se confundan, de temporada 4 nada. Esto es darle al botón de reset, si le hubiesen cambiado el título sería un spin-off. Aitor Gabilondo ya advirtió en la tercera entrega que la idea era rotar historias cada una o dos temporadas, pero es que aunque se mantengan algunas subtramas sobre maternidad y una de las protagonistas, el enfoque de la serie ha cambiado casi completamente, y de dramón humano sobre madres dolientes hemos pasado a médicos y médicas buenorros rompiendo a follar en la sala de descanso y atendiendo casos espectaculares y/o truculentos.

Así que si usted no ha visto un solo minuto de las tres temporadas previas, no importa. Puede incorporarse a esta sin que le haga falta, hasta las pocas tramas de otros años que se mantienen están explicadas para que parezcan nuevas. Además, Madres. Amor y vida temporada 4 llega ya prácticamente como un producto pensado para el streaming, que apenas se promociona lo justito, después del descalabro -maltrato programador mediante- de sus entregas 2 y 3. Conserva un par de tics del abierto, como los capítulos de 70 minutazos, pero es ya una serie de Prime Video, no de Telecinco. Lo cual igual es hasta mala idea, que en Telecinco lo que lo ha petado hace nada es Entrevías.

Crítica de Madres. Amor y vida temporada 4 sin spoilers

Madres. Amor y vida, temporada 4: Anatomía de Roca 2

El título de este artículo debería ser ‘Anatomía de Zavala’ o ‘Anatomía de Folch’, pero aunque el punto de vista dominante de la serie siga siendo el del personaje de Aída Folch, y sobre el papel se la suponga protagonista, el guión pone un enorme esfuerzo en darle entidad y capas a la doctora Robledo, interpretada por Nuria Roca como fichaje estrella de la temporada. Partiendo de la base de que esto es un culebrón de hospital que pretende tener su puntito ‘sessi’, unas veces les sale mejor y otras peor, y se nota de qué fuentes están bebiendo. De Shonda Rhimes, por supuesto, pero también su poquito de New Amsterdam, cosa que es buena, y, por supuesto, de Hospital Central, lo cuál es aún mejor.

Donde se ve más la influencia de Anatomía de Grey es en el reparto de presuntos secundarios, esa caterva de residentes a cada cual aparentemente más tópico pero con un par de giros originales para lo que se acostumbra en este formato, que revelan a la serie de Estudios Picasso como referente: el migrante de segunda generación que lo oculta, la pija que en realidad no lo es, la tímida, el sindicalista fucker… y los celadores y la técnica de enfermería –Nuria Herrero haciendo exactamente el mismo personaje que en Besos al aire, y no es una forma de hablar-, que esto es España y aquí valoramos a todas las profesiones sanitarias por igual, no como los gringos.

El resultado, si la medimos en base a ese tipo de referentes, no es «malo». O sea, puestos a copiar, están copiando bien y mezclando «influencias» en sus dosis justitas. Solo que el estilo culebrón frívolo de hospital se mezcla con los rescoldos del melodrama familiar anterior, además de detalles como los 70 minutazos, de manera que por momentos asistimos a un un producto extraño, en el que una pata intenta continuar en cierto realismo discursivo y otra se despendola.

Mi Consejería me recorta lo normal

Madres.-Amor-Y-Vida-temporada-4

Por otra parte, como es habitual en la ficción que afecta a Salud y Educación en España, con excepciones como Centro Médico, se produce un mondongo tremendo a la hora de definir la gestión del susodicho hospital, con en ocasiones supercalifragilísticas lecturas políticas. Así, Los Arcos es un concertado en el que las huelgas provocadas por turnos de guardia inhumanos pueden dejar mal al gerente ante la Consejería de Salud, pero al mismo tiempo su presupuesto depende de un mecenas que si retira la financiación tumba las investigaciones de la doctora Robledo. Vamos, lo peor de New Amsterdam y de la Comunidad de Madrid dándose la mano. Falta mucho aún para una Esto te va a doler española, me temo. Aunque la subtrama amorosa relacionada tiene gracia por el combo de poca vergüenza más crítica social ligera que consigue.

En la temporada 3, ya que estamos, se afrontó la pandemia así como de soslayo, con un capítulo y medio de ponerse mascarillas y poco más. En la 4 se verbaliza que los personajes la han pasado, como todos los sanitarios, en primera línea del frente, precisamente con un comentario del personaje prestado de Besos al aire, pero ya. Al final es la decisión que deja claro lo que quiere Madres. Amor y vida temporada 4 y que con el dramón materno no le salía del todo: evasión ligera. Un poquito de verismo para que se sienta cercano al espectador, pero sin pasarse, que esto se trata de «oyoyoy la doctora Robledo se ha besado con el donante, qué bien combina los colores esta mujer».

Madres. Amor y vida temporada 4 es una mezcla de la serie que era antes con otras a las que quiere parecerse ahora. Lo normal es que las tramas se nos olviden conforme vaya acabando la temporada, o hasta de episodio en episodio incluso viéndola en maratón, pero como producto de culebrón hospitalario versión residentes guapísimos liándose entre ellos, con los pacientes y hasta con el sursum corda, pues oye, se deja ver. Además, si Prime Video la sigue renovando será que considera que le sale rentable, y esta gente de vender cosas sabe un rato.

Imágenes: Madres. Amor y vida temporada 4- Prime Video

8 Comentarios. Dejar nuevo

  • margarita
    12/04/2022 15:49

    Para mí ha sido una decepción total. Para empezar no tendría que llamarse «madres», nada que ver con las temporadas anteriores apenas 2 actores siguen, una pena. Se ha desvirtuado totalmente el espíritu cercano que tenía la serie y se ha convertido más en ficción, llena de escenas sexuales sin venir a cuento que hacen que el hospital parezca un puticlub, por no hablar de la malísima imagen que se da de los médicos que parecen una panda de universitarios caprichosos y nada profesionales, vamos, como para animar al espectador a meterse en un quirófano.
    No creo que sea una serie cercana ni que refleje la realidad sino más bien algo peliculero. Lo dicho, una serie que era buenísima se la han cargado

    Responder
  • Totalmente de acuerdo. Soy médico y los desmadres de la serie nada que ver con el día a día de un residente. Me encantaron y emocionaron las otras temporadas. Esta es una basura

    Responder
  • Hubiera preferido que la trataran de spin off bajo otro nombre aprovechando la conexión del personaje de Berta de «Besos al aire» y de Olivia y Simón de «Madres» porque no tiene nada, nadita que ver .

    Responder
  • Ha perdido la esencia para meterse en tramas tipo ÉLITE pero con licenciados con bata. (No he visto Élite, ni ganas; pero estoy hasta el moño de ver vídeos en INSTAGRAM).

    Más vale malo conocido que bueno por conocer …

    Responder
  • Una completa basura

    Responder
  • Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores. Esta temporada hace que el título de “Madres, amor y vida” no la defina en absoluto. Yo la llamaría: “Sexo, gays y desmadre en un hospital “
    Flaco favor le hace a los abnegados sanitarios españoles. Tampoco me parece un buen espejo en el que se puedan mirar los jóvenes estudiantes de medicina. Vamos, una porquería total.

    Responder
  • Nada que ver con las otras temporadas. No hay trama médica ni de enfermos. Un hospital que parece un club de alterne . El cambio de actores no convence en el papel .

    Responder
  • Una decepción total! Ya la tercera me pareció aburrida pero esta cuarta temporada no tiene nada que ver con las anteriores, ha pasado a ser otra serie de médicos más. Encima desde cuándo los R1 de cirugía en la primera programada te hacen una laparoscópica?? Y de “madres” solo hay dos y las dos son médicos, en síntesis un fraude.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú