ListasPor artista

5 veces en las que José Sazatornil fue el bigote de España

Más que actor de carácter, Saza fue actor característico de un estilo de comedia basada mitad en el astracán, mitad en el naturalismo

jose-sazatornil-saza-peliculas-cine-con-ñ

José Sazatornil, Saza, el bigote de España, incluso cuando no lo llevaba. Secundario eterno de la comedieta de los 70 al que siempre le tocaba interpretar en los 80 a señores muy de orden y que también fue uno de los primeros actores en reivindicar el cine y las series en catalán cuando de nuevo fueron posibles. Más que actor de carácter, actor característico de un estilo de comedia basada mitad en el astracán, mitad en el naturalismo.

Saza fue uno de esos intérpretes de impecable dicción teatral que el cine español utilizaba para encarnar a personas normales. Curilla de pueblo, indiano con propiedades, guardia civil honrado, funcionario superado por los acontecimientos o arribista apolítico de derechas de toda la vida. En Sazatornil se reconocía a personajes que el público conocía de cruzárselos por la calle. Hoy nos atrevemos con cinco de ellos, cinco momentos en los que Saza fue el bigote de España. Que no es poco.

Espérame en el cielo (1988)

5 veces en las que José Sazatornil fue el bigote de España 1

En la comedia más negra y cafre de Antonio Mercero, Sazatornil interpreta a Alberto Sinsoles, agente secreto falangista encargado de entrenar a un doble de Franco para que sea capaz de sustituir al dictador cuando este se encuentre indispuesto o para prevenir atentados. Un personaje histriónico y robaplanos que el ya veterano actor supo llevar al exceso paródico sin deshumanizar del todo y que clava parte del zeitgeist de la época ridiculizando el tópico del «señor muy de derechas». Recuerden que el personaje de Martínez El Facha de El Jueves se inspiraba, en parte, en el aspecto del bigote de España, aunque en su breve webserie lo acabase interpretando Manuel Manquiña. Por esta película Saza recibió su único Goya, como mejor secundario.

Tercera planta, inspección fiscal (1991)

5 veces en las que José Sazatornil fue el bigote de España 2

En esta serie de 13 episodios, dirigida por la mismísima Lolo Rico (La bola de cristal), Sazatornil encarna a Heliodoro Castaño, un subinspector de Hacienda al que le queda poco para jubilarse y se encuentra con un cambio en las normas fiscales que lo obliga reciclarse y trabajar como nunca en su vida. Con secundarios eternos de la misma escuela que Saza, tipo Antonio Gamero o Mary Carmen Ramírez, esta producción de TVE es, de últimas, el Estado riéndose de sí mismo y nuestro bigote de España convertido en el inspector del fisco esencial, pero sobre todo, y eso está muy bien, le pega fuerte y flojo a los defraudadores. En un episodio acaban embargando una clínica de cirugía estética y la propuesta del antihéroe Heliodoro es clara: «La usaremos para reblandecer la cara de algún contribuyente».

Todos a la cárcel (1993)

5 veces en las que José Sazatornil fue el bigote de España 3

Había que incluir alguna de las obras maestras de Berlanga en este, su centenario. Aunque el Jaume Canivell de La escopeta nacional es mucho más conocido, nos quedamos con el empresario Artemio al que da vida aquí Sazatornil, en una crítica descarnada de las miserias de nuestra democracia heredadas directamente del Franquismo. Saza pone rostro y ademán a eso que hoy se llama emprendedor, entonces todavía trepa y casi siempre, pobre hombre. Un empresario del montón al que la Administración le debe un pico y que se mete en un sarao de salir en la foto mientras se cierran negocietes bajo cuerda sin tener ni idea de la que le espera ni de la poca vergüenza del personal entre el que se va a mover. La valió su única nominación como protagonista a los Goya, aunque se lo arrebató Fernando Rey por Diario de invierno.

El año de las luces (1986)

5 veces en las que José Sazatornil fue el bigote de España 4

¿Recuerdan aquél tópico de que el cine español consistía en el despertar sexual de Jorge Sanz bajo la atenta mirada de Gabino Diego en el contexto de la posguerra española? Bueno, aquí falta Gabino Diego, pero esta película de Fernando Trueba es una de las cintas que parió esa frase. Mientras el ínclito Sanz, en el pasado galán cómico y macarra de la barra, hoy genio autoparódico, sufre los primeros picores en compañía de Maribel Verdú, Sazatornil nos regala a don Teódulo, cura de pueblo (sin bigote, eso sí) de maneras amables pero tan hipócrita como para tener una hija ilegítima mientras predica la moral y que, como buen personaje escrito por Azcona y dirigido por Trueba, se encuentra en el equilibrio exacto entre la mala leche de Valle-Inclán y la tragicomedia de Cervantes.

Cinco tenedores (1979)

5 veces en las que José Sazatornil fue el bigote de España 5

Fernando Fernán Gómez dirige esta comedia bufa con aire de vodevil teatral en la que Sazatornil compartió protagonismo y matrimonio ficticio con Concha Velasco. Su personaje es Aurelio García, propietario de un restaurante de postín con pujos de gran señor que «adopta» al hijo ya crecidito de uno de sus empleados, prófugo de la Justicia. La gracia aquí es como Fernán Gómez, apoyándose en una interpretación de nuevo en el punto exacto entre lo ridículo y lo sublime de Saza, decide presentar la figura del proverbial cornudo no desde la piedad o la burla, sino desde cierta ecuánime ternura y dignidad. El bigote de todos los bigotes fabrica aquí un personaje que roza lo entrañable y que en el fondo nos viene a contar que nuestros Martínez los fachas también son seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú