1. Análisis
  2. El desarraigo de las mujeres occidentales que se unieron al ISIS: «Quería formar parte de algo»

El desarraigo de las mujeres occidentales que se unieron al ISIS: «Quería formar parte de algo»

Alba Sotorra dirige el documental ‘The return. Life after Isis’, que retrata el limbo en el que sus países de origen han dejado a estas mujeres

palmarés del DOCSBARCELONA 2021

Alba Sotorra tuvo acceso a los campamentos de refugiadas de mujeres que habían formado parte del ISIS gracias a su trabajo en su anterior documental, Comandanta Arian, sobre las milicias kurdas. Los medios de comunicación tenían vedado el acceso, pero la directora catalana se había ganado la confianza de las guerrilleras del Kurdistán y durante un año pudo atisbar la vida de las antiguas esposas de los yihadistas y sus hijos.

«Quería formar parte de algo», dirá una de las mujeres británicas a cámara, explicando por qué viajó desde su país hasta Siria para ser la esposa de un muyahidin del Estado Islámico.

El documental se exhibe estos días en el Docs Barcelona, en formato mixto. The return. Life after Isis se puede ver tanto en las proyecciones presenciales como con el abono online del festival o en alquiler a través de Filmin. La película navega entre dos aguas: explicar por qué varios centenares de países con un alto grado de bienestar, como Reino Unido, Canadá u Holanda, se marchan a una zona de guerra a ser consideradas casi como muebles, y al mismo retratar el abandono en el que esos mismos estados tan defensores de los Derechos Humanos las han dejado.

«Cada web que visitaba tenía un anuncio pidiendo ayuda para Siria», explica otra chica, bastante joven, de origen holandés, ilustrando la efectividad de la propaganda de Daesh y los peligros del algoritmo.

Sotorra incluye fragmentos de vídeos del ISIS, se preocupa en describir los mecanismos de captación del mismo y hasta muestra una escena de subasta de esclavas sexuales entre los yihadistas tomada de las propias grabaciones de esto. Sin alardes, el documental describe los pasos para acabar atrapando a alguien en una secta o, de alguna manera, el proceso de una relación de maltrato psicológico, en la que se enajena a la víctima de su entorno.

En otra escena una de las mujeres, como parte de la terapia de grupo que llevan a cabo, lee en voz alta su diario de antes de ir a Siria. «Querida yo de hace 4 años», entona, en un momento dado.

Ni del ISIS ni occidentales

El desarraigo de las mujeres occidentales que se unieron al ISIS: "Quería formar parte de algo" 1

El documental refleja al final un doble desarraigo. Primero, el que empujó a esas mujeres a abandonar sus países, alienadas de sus propias familias de origen o de las sociedades en las que se han criado. Dispuestas a casarse vía internet con un hombre que combate en Siria y al que nunca han visto en persona. Luego, el limbo legal en el que las deja ser refugiadas tras la caída del Califato, con la suerte de estar en una zona bajo control kurdo pero también sin ser reconocidas como ciudadanas de sus antiguos países. No reconociéndose ni en su antigua identidad ni en la nueva.

Una de las viudas, que perdió a su marido en una de las ofensivas del ejército de El-Assad, comenta su sorpresa al ver vivo, semanas después, al presunto Al-Bagdhadi. «¿Cómo pudo sobrevivir?». ¿No se quedó a morir junto a sus muyahidines?

Parte del reclamo de The return. Life after ISIS son los testimonios de primera mano Hoda Muthana, estadounidense a la que el mismísimo Donald Trump anunció vía Twitter que nunca le permitiría volver a su país, y Shamina Begum, inglesa que sufrió el mismo trato por parte de su gobierno, aunque sin redes sociales. Los límites del populismo, la idea de castigo y el nacionalismo se ponen a prueba en sus casos, ya que se las pueda considerar tan víctimas del ISIS como de quienes decían combatirlo.

También se recogen escenas de una pequeña inundación en el campo de refugiados. Las mujeres se ayudan a achicar el agua y a apartar el barrio. Bromean entre ellas, se hacen chistes con sus nacionalidades de origen, riñen a los niños. Se muestran, en fin, humanas y cotidianas.

En última instancia, flota la pregunta: ¿se puede reinsertar a los terroristas? ¿Es viable reintegrar en una sociedad abierta a una persona integrista religiosa?

Menú