CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2020

Invisibles: la solo aparentemente sencilla virtud de la ligereza

Gracia Querejeta acierta con la fórmula para contar temas importantes de forma ligera.

Invisibles: la solo aparentemente sencilla virtud de la ligereza 1

En la filmografía de Gracia Querejeta el protagonismo de las mujeres ha sido una constante. Es irónico que Invisibles resultara acertada en sus dos estrenos: el primero coincidiendo con el 8M, dando voz a una generación de mujeres infrarrepresentadas en el medio audiovisual, y el segundo con la reapertura de las salas de cine, en un momento en el que una de las actividades más recomendables era –y sigue siendo- pasear al aire libre como hacen las protagonistas de la película. Más allá de lo acertado del timing, Invisibles tiene argumentos para convencer por sí misma.



El guion de la propia directora y Santos Mercero se centra en un grupo de tres amigas de mediana edad -interpretadas por Emma Suárez, Adriana Ozores y Nathalie Poza- que se reúnen para pasear juntas una vez a la semana. Una rutina que les sirve para hacer ejercicio pero también para mantenerse al día y contarse sus problemas, y con la que convierten al parque del Príncipe de Cáceres en testigo de las conversaciones entre tres mujeres distintas cuyos problemas resultan plenamente reconocibles.

invisibles-cine-con-ñ-1

Invisibles pone el dedo en la llaga en una realidad ni mucho menos desconocida pero sí poco atendida: la poca presencia de mujeres de mediana edad en papeles protagonistas. Un hecho que, por supuesto, refleja la vida real. Pasados los 40 años las puertas de la industria se van ensanchando para las mujeres y el resultado es que hay pocos referentes. Un vacío que realmente no hay manera racional de defender y que el cine tiene muchas posibilidades de ayudar a corregir.

Querejeta utiliza la steady cam para seguir las conversaciones, utilizando movimientos bruscos y música en momentos puntuales para rebajar la tensión de lo que se dice y conseguir un tono ligero que funciona a la perfección como desahogo frente a la gravedad de los temas tratados. Un planteamiento muy acertado para deslizar cuestiones muy importantes sin caer en el exceso de dramatismo y que convierten a la película de Querejeta en positiva tanto para el cine español como para la propia sociedad.

Invisibles: la solo aparentemente sencilla virtud de la ligereza 2

De todos modos, el acierto fundamental de la directora es dejar tiempo y espacio al magnífico trío protagonista, que carga con el peso de la película prácticamente en todo momento. No descubrimos a nadie a estas alturas con Emma Suárez, Nathalie Poza y Adriana Ozores, tres pedazo de actrices que llevan años demostrando su talento y encontrando su espacio pese a las dificultades. Las tres aportan una entidad a sus personajes que hace que la propuesta de Invisibles llegue a buen puerto.

Muchas veces tendemos intuitivamente a asociar complejidad con grandilocuencia, gravedad con melodrama, y eso no tiene por qué ser así. Invisibles, con su tono ligero y sus salpicados cómicos, es un gran ejemplo de esto. Tres grandes actrices al servicio de un texto y una directora que tienen claro lo que quieren decir y cómo hacerlo de forma efectiva. Una película solo aparentemente agradable de ver y que hay que andar muy despistado para considerar anecdótica en su fondo. El bueno cine nunca lo es y el importante tampoco. Invisibles tendría que verse mucho. Tanto por motivos cinematográficos como morales.

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76)

Puedes ver ‘Invibles’ online aquí y aquí.

Menú