1. Reportajes
  2. Cómo la telenovela turca ‘Fatmagül’ se convertirá en ‘Alba’

Cómo la telenovela turca ‘Fatmagül’ se convertirá en ‘Alba’

Luis Santamaría, productor de la serie de Boomerang TV para Atresmedia, nos explica los cambios de formato y argumento que se han hecho para la versión española

Cómo la telenovela turca 'Fatmagül' se convertirá en 'Alba' 1

«Cuando el público vea Alba no va a pensar que es una adaptación de una serie turca, sino en lo que ve. Va a pensar en los casos tristemente célebres y similares que conocemos en España», explica Luis Santamaría, productor ejecutivo de la nueva serie de Atresmedia, acerca de los parecidos y diferencias con el original, Fatmagül.



Este domingo se estrena Alba, la primera adaptación de una telenovela turca al ámbito español, producida por Boomerang TV para Atresmedia. A lo largo de 13 capítulos de 50 minutos que primero pasarán por AtresPLAYER Premium, la plataforma de pago de la cadena, y más tarde por Antena 3, se desarrolla una caso que recuerda al de La Manada pero bebe directamente del original otomano.

La serie española parte del mismo punto que su referente, una de las primeras telenovelas turcas en ser estrenadas en nuestro país y que fue un éxito en su país en 2010. La protagonista, Alba o Fatmagül, sufre una violación por parte de cuatro hombres y pelea por llevarlos ante la justicia aunque ellos intentan librarse usando la influencia de sus familias. Esto es la base de la historia, pero a partir de ahí empiezan las diferencias.

 

Fatmagül, casada con su agresorFatmagül

Imagen promocional de ‘Fatmagül’. Imagen: Atresmedia.

Fatmagül está basada en la novela del escritor turco Vedat Türka, Fatmagül’ün Sucu Ne?, publicada en 1976, y que ya había sido llevada al cine en 1986. El drama de Fatmagül, la protagonista, parte de que pierde a su prometido y es obligada a casarse con uno de sus agresores, el cuál, por ir muy borracho, no recuerda si participó en la agresión.

El éxito de la serie traspasó fronteras, triunfando en más de 50 países. En España llegó en 2018 para ser emitida en Nova y convertirse en la serie más vista del canal. De hecho, esta telenovela rozó el millón de espectadores en cada capítulo y se incluyó dentro de la lista de las 25 emisiones más vistas de la TDT.

Boomerang TV, en la que Santamaría ha producido y dirigido series como Acacias 38, El secreto de Puente Viejo o La otra mirada, fue la elegida por Atresmedia para producir un traslado para el público español de la adaptación. El productor explica que quisieron presentar «una propuesta bastante libre. Pedimos a guionistas, directores y reparto que no vieran el original». La serie española tiene más presupuesto, estructura de prime time -13 capítulos de 50 minutos- y «es más ambiciosa».

La premisa de Alba siendo obligada a casarse con uno de los agresores «era inasumible si se ambientaba en la España actual, habría que cambiarla de época», explica el productor. «Lo eliminamos, pero quisimos mantener como uno de los dramas de la serie el que se sume, a lo terrorífico de sufrir una agresión como esta, el tener a un ser querido implicado en la misma«.

 

Alba y La ManadaCómo la telenovela turca 'Fatmagül' se convertirá en 'Alba' 2

Imagen de ‘Jauría’, la obra de teatro. Imagen: Teatro Kamikaze.

Santamaría subraya que el equipo de Alba «no ha querido basarse en La Manada», aunque el caso de los Sanfermines esté presente. «Lo que nos parecía más interesante de reflejar en esta serie y queríamos mostrar desde el primer capítulo es ese proceso de exposición y juicio sobre la víctima que se dio también con La Manada».

¿Dialoga Alba con obras como Jauría, la producción teatral de Miguel del Arco, o la serie chilena La Jauría? La primera adapta el sumario del juicio de La Manada y lo convierte en texto dramático. La segunda se basa en el caso para ambientarlo en el Chile del momento y hacer un análisis de la sociedad del país latinoamericano.



Desde Boomerang «hemos intentado trabajar con bastante libertad y distancia. No tenemos ninguna producción como referente». Santamaría comenta que «personalmente, soy amigo de Miguel del Arco y conozco bien su trabajo, o me gusta mucho la serie Creedme, pero son cosas que no he hablado con el equipo de guión o con Carlota (Martínez-Pereda), Humberto o Pablo (Guerrero), los directores».

Sí se mantiene «el juicio público y mediático». Elementos como que uno de los agresores sea militar «es una casualidad, por su conflicto es diferente al del mundo real. En su caso no deja de ser el hijo de un general y pertenecer a la élite social, que es lo que da acceso a los agresores a los medios y a la Justicia».

La búsqueda de la verosimilitud y el diálogo con la polémica judicial -Santamaría recuerda «que es increíble que en La Manada uno de los jueces llegase a plantearse si hubo agresión o no»- ha hecho que el equipo se asesorase por un juez y buscase reflejar «un juicio verosímil como son en España, incluida la sentencia. El juicio abarca varios capítulos y estaba el reto de sacarlo con realismo, sensibilidad y que no se aburriese al espectador«.

 

La «dureza» de grabar la agresiónAlba

A la pregunta de Cine con Ñ de si series como Alba están pensadas para luchar contra el fenómeno de la culpabilización de la víctima, Santamaría cree que «es fundamental y lo más interesante de hacer una serie como esta». Han contado con la asesoría también de asociaciones de víctimas «porque queríamos dar verdad a lo que se escribe. Tocar el tema con el mayor de los respetos y siendo conscientes de que es muy delicado. No queremos hacer proselitismo de ningún tipo. Lo que me parece triste es que se pueda generar un debate o controversia con una cuestión como esta».

Una de las indicaciones que recibieron, y que ya se ve en el primer capítulo, es la sensación «de indefensión y soledad» que han sufrido muchas víctimas. El proceso en el que tienen que volver a repetir los mismos datos a personas diferentes. «¿De verdad tengo que volver a repetir esto? ¿Hacer creer que lo que me ha sucedido es verdad?».

Por eso también «nunca se quiso mostrar la agresión de manera cruda. No hemos hecho una violación de 14 minutos como la de Irreversible. Entendemos que ya es suficiente desagradable como para recrearnos en ella. Es cierto que se ve algo en el primer capítulo y saldrán partes durante el proceso judicial, pero nunca de forma directa.

Grabarla de hecho fue «algo terrorífico». Santamaría lamenta que «no es la primera en la que tengo que trabajar y sé que es terrible. En este caso no la dirigí yo, sino Pablo Guerrero. Todo el mundo lo pasa muy mal. La actriz lo pasa mal, los actores lo pasan mal. Y recuerdo ese día hablando con Elena Rivera y decir: menos mal que hemos hecho esto ya. Sobre todo el equipo sabe la responsabilidad que tiene, porque luego lo va a ver mucha gente».

 

Alba, estreno el 26 de marzoRemakes de series turcas

El reparto de Alba, además de la protagonista Rivera, lo completan nombres como Eric Masip, Álvaro Rico, Adriana Ozores, Pol Hermoso, Jason Fernández, Beatriz Segura, Miquel Fernández, Jorge Silvestre, Ana Wagner, Tito Valverde, Pepa Gracia, Caterina Mengs, Candela Cruz, Antonio Gil, Jordi Ballester, Luis Iglesia, Franky Martín o Mario Santos.

Montse García, Luis Santamaría y Pablo Guerrero son los productores ejecutivos. Lucía Alonso-Allende es coproductora ejecutiva. Alba estará dirigida por el propio Pablo Guerrero, Carlota Martínez-Pereda y Humberto Miró. El equipo de guionistas está formado por Irma Correa, Susana López, Javier Holgado y Carlos Vila, con Ignasi Rubio y Carlos Martin como coordinadores de guión. La dirección de fotografía estará a cargo de Antonio González. El director de Arte será Koldo Vallés. Montse Sancho es jefa de vestuario y de la música se encargará Andrelo Prado.

Se estrena el próximo 26 de marzo y sus 13 capítulos de 50 minutos se emitirán semana a semana en AtresPLAYER Premium, como es habitual en el grupo Atresmedia, antes de saltar al abierto en fecha por determinar, tal y como ha ocurrido con La valla o las actuales Deudas y La cocinera de Castamar.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Menú