1. Noticias
  2. Festivales
  3. El costumbrismo enrarecido y los monstruos de ‘Espíritu sagrado’ conquistan Sevilla

El costumbrismo enrarecido y los monstruos de ‘Espíritu sagrado’ conquistan Sevilla

La ópera prima de Chema García Ibarra se estrena en España después de su paso por el Festival de Locarno, donde recibió una Mención Especial

Espíritu sagrado

Espíritu sagrado llegaba a su estreno español en el Festival de Sevilla con la Mención Especial de Locarno bajo el brazo y la expectación de ser el primer largometraje de Chema García Ibarra. El cineasta afirmó que en la película hay «cero innovación respecto a mis cortos», aunque la temática entre el costumbrismo, la ciencia-ficción y el humor negro encierra un giro más trágico o monstruoso de lo que tenía acostumbrado en su obra y al mismo tiempo perfectamente coherente con el resto.

Con una ambientación que se diría de los años 90 (o 70) de no ser por la presencia de teléfonos móviles, actores naturales a los que se ha invitado a adaptar el guión a sus propias palabras y sin miedo al balbuceo y la ufología de revista de misterio como base, Espíritu sagrado se mantiene en equilibrio entre la comedia (a veces más negra, a veces menos) y el retrato casi cotidiano de las calles de Elche.

Hay en la película un equilibrio entre el deseo de huir una cotidianidad en la que nunca pasa nada y la imposibilidad de escapar de los aspectos más tenebrosos de la realidad, con el añadido de que las partes más violentas de la historia lo resultan aún más por la forma en la que se nos introduce en ellas. En el pase de prensa, Espíritu sagrado arrancó tantas carcajadas involuntarias como a veces incómodas.

El espíritu sagrado de Elche

El costumbrismo enrarecido y los monstruos de 'Espíritu sagrado' conquistan Sevilla 1

García Ibarra defendió rodar «fuera de las grandes capitales de la cultura» y en concreto la ciudad en la que vive, respetando «los acentos, la comida, la música que se escucha». El director explicó que ha unido sus obsesiones, esto es, rodar en Elche -«el hecho de poner una cámara en una calle que ves todos los días le da un añadido fantasmagórico»- y la ciencia-ficción que fue la base de sus lecturas de adolescente.

El actor protagonista, Nacho Fernández, rodó sin leer el guión completo, solo sabiendo la misma información que su personaje, de manera que cuando vea la noche de este lunes la película conocerá el final. Él mismo recordó en la rueda de prensa que los ensayos consistían en leer las escenas un par de veces y luego «transmitir la idea», adaptándolo cada intérprete a su forma de hablar y sus palabras.

García Ibarra apuntó que no hubo casting, sino «una oferta de trabajo para participar en la película a la que se presentaron 3000 personas de las que salieron las 30 que finalmente aparecen. No queríamos actores». Al mismo tiempo, la planificación milimétrica de cada plano -obligada también por el coste del celuloide, aclaró, y con Robert Bresson como referente- mantuvo la película en el punto entre lo naturalista y la estetización máxima.

Lo popular y La rama dorada

El costumbrismo enrarecido y los monstruos de 'Espíritu sagrado' conquistan Sevilla 2

Destaca igualmente la dirección de arte de Leonor Díaz, que hace doblete en este certamen al haber trabajado también en Rendir los machos. La misma explicó que una de las localizaciones del filme, el Bar Charly, ha acabado por adoptar el atrezzo. «Es un bar real, al que vamos Chema y yo, y a la dueña le gustó tanto la ambientación que se la quedó. Ahora el Bar Charly es un bar egipcio».

Espíritu sagrado, participada por RTVE y coproducción España-Francia-Turquía, se estrenará en salas comerciales el próximo 26 de noviembre y tiene previsto un pase especial en Elche para que puedan verlo los participantes en la película. García Ibarra subrayó la «generosidad de la ciudad». El productor Miguel Molina explicó que llevaba «muchos años reclamándole a Chema que para cuándo un largo» y que al ofrecerle finalmente un guión «le dijimos que sí leerlo. Teníamos muy claro el talento que había demostrado en sus cortos».

García Ibarra, en fin, explicó parte de su proceso creativo comentando como añadió elementos de La rama dorada de James G. Frazer para la supersticiones de un personaje o que hace poco escuchó una conversación en la que alguien decía «se escribe con B, B de subnormal», e igual «dentro de cinco años alguien dice eso en una película mía». Así, cuando uno de los presentes en la rueda le comentó que Espíritu sagrado «es una película hecha más para el ciudadano que para el espectador» por su carácter popular, el cineasta ilicitano lo agradeció como un halago y bromeó: «No lo había pensado así, pero me lo voy a quedar».

Imágenes: Fotogramas de Espíritu sagrado. El director Chema García Ibarra junto a Nacho Fernández y Llum Arques en Sevilla – Festival de Sevilla.
Menú