1. Análisis
  2. Más cerca y más controlado: la explosión del documental deportivo ‘insider’

Más cerca y más controlado: la explosión del documental deportivo ‘insider’

Las demandas del streaming han uniformizado un modelo de documental deportivo en el que tenemos más acceso que nunca al deportista, pero a cambio tiene el control del producto final

Más cerca y más controlado: la explosión del documental deportivo 'insider' 1

Hay un subgénero al alza en la misión de las plataformas de inundarnos de contenidos: el documental deportivo. La lucha por hacernos prisioneros a los suscriptores ha provocado un boom de producciones por capítulos sobre la vida y obra de deportistas. Fernando Alonso, Rafa Nadal, Carolina Marín, Pau Gasol, Sergio Ramos, Fernando Torres, Iker Casillas, Severiano Ballesteros, Carlos Sainz, el ‘Cholo’ Simeone… todos tienen su serie o su película. Es la otra cara de la moneda (la buena, la del éxito) del true crime, el formato documental estrella en la era del streaming.

Aunque no hay plataforma sin una sección de este estilo en su catálogo, con muchas productoras sumándose al carro como línea de negocio, en España la antorcha de la nueva ola del documental deportivo la lleva sobre todo Amazon Prime Video, que suma prácticamente un estreno al mes de este corte. El gigante de la compra online es el que ha terminado de asentar así un modelo concreto, el de la fórmula insider. Un sistema que seduce por el acceso sin igual a la vida personal y a la intimidad de los equipos y el deportista, el cual a cambio tiene bastante control sobre el producto final. O mucho.

Como nunca lo habías visto antes

Más cerca y más controlado: la explosión del documental deportivo 'insider' 2
Fotograma de ‘Pau Gasol. Lo importante es el viaje’

En España el documental deportivo moderno habia sido territorio de Movistar+/Canal+, que extendía sus derechos televisivos de eventos con varios programas (aquí el referente ha sido Informe Robinson) que te dejaban ver, a veces, partes de la vida del deportista. Con mucho más presupuesto, se heredaba el formato del reportaje en profundidad estilo Informe Semanal con un toque humano y mucha elegancia que, sin renunciar a las convenciones del género (bustos parlantes, biografía…), estaba más cerca del documental de cine que el de realización televisiva clásica.

En ese estilo de Movistar+, que tampoco había inventado nada, había una cierta distancia «periodística». Importaba más el tratamiento biográfico de la figura de análisis o el fijarse en aspectos concretos de lo bien que hacía su trabajo. El acceso a la intimidad, el efecto cámara oculta, estaban también ahí, pero eran más como un vestido o un traje para una boda. Un lujo para ocasiones especiales. Y, sobre todo, no funcionaban como el principal atractivo de la producción. Ahora, en tiempos en los que los smartphones y las redes sociales han normalizado que todo el mundo vea hasta qué pintas llevas en tu casa, es el principal reclamo.

Con gran despliegue y muchas virguerias, las plataformas venden los documentales deportivos a base de voyeurismo exclusivo: vas a ver lo que nadie había visto antes. El máximo acercamiento posible a todos esos momentos de intimidad y reflexión que nunca se habían mostrado. Con su pareja, con su familia, en su casa, en el vestuario, en la panadería… Sigue habiendo todo lo de siempre (repaso biográfico y a momentos clave de su carrera), pero ahora la extensión de los minutos de atención en el streaming necesita más de esta «pornografía de la intimidad» para destacar. Por eso compran productos de autobombo sin parar.

Lebron James y la sartén por el mango

Más cerca y más controlado: la explosión del documental deportivo 'insider' 3
Fotograma de ‘La Decisión’

Estamos más acostumbrados a ver de esta guisa a otros profesionales famosos (músicos, actores, artistas…). Es una novedad de los últimos años que muchos deportistas de élite, por lo general más pudorosos y tímidos, estén por la labor de enseñar su salón. Sí, manda el mercado, que demanda y ofrece mucho por conseguirlo, pero hay algo más para que las estrellas entren al trapo. Dejan que las cámaras se acerquen porque se sienten seguros, porque saben que tienen el control. En la actualidad tienen más poder que nunca para proyectar lo más parecido a la imagen mediática de sí mismos que quieren.

Seguramente el game changer aquí fue Lebron James en 2010. El jugador de la NBA montó una entrevista con ESPN, bajo sus términos y condiciones, para anunciar a qué equipo iba a ir finalmente ese verano. Aunque en su momento se contó como un error comunicativo, con Lebron y su séquito pagando la novatada audiovisual, la jugada sentó un precedente de cómo los deportistas podían emanciparse de los medios tradicionales y ser dueños exclusivos de su propia imagen. El documental que hizo Antoine Griezmann en 2018 en el mismo sentido que Lebron (con Gerard Piqué como productor, otro futbolista fundamental en esta independencia) es el gran ejemplo de lo mucho que ha marcado esta tendencia.

La democratización digital de la imagen ha permitido que los deportistas, con recursos y capital social, se hayan adaptado a los tiempos y sean mucho más conscientes de lo que pueden decir de sí mismos y de la importancia de su «marca». Si Internet ha hecho que todos nos vendamos a nosotros mismos continuamente, cómo no lo van a hacer ellos. De esta lógica están saliendo también todas las productoras propias de empresas, clubes y federaciones, conscientes de que tienen una ventaja competitiva frente al resto para acceder a esas imágenes exclusivas que tanto queremos ver.

Documental deportivo o post de Instagram

Más cerca y más controlado: la explosión del documental deportivo 'insider' 4
Rodaje de ‘La leyenda de Sergio Ramos’

Este corporativismo audiovisual, individual o colectivo, nos está dando grandes momentos para conocer más y mejor al paradigma del deportista y los equipos de éxito: las claves de cómo lo consiguieron, sus motivaciones, su personalidad pública o sus sacrificios desde un punto de vista muy cercano. ¿Cómo no va a resultar interesante ver cómo interactúa Pau Gasol con su familia, sus compañeros o sus amigos? Da información y aporta. Según el caso y la propuesta, este tipo de documental deportivo es incluso un documento valioso para nuestra memoria colectiva.

Pero ese acceso especial y en masa que estamos teniendo viene también con otras implicaciones. Hay cada vez menos controversias y aristas reales en la imagen del deportista o equipo en cuestión. La cercanía nos da una falsa sensación de naturalidad -aunque la haya- porque el producto final está mucho más medido y controlado que nunca. Hay que ser conscientes de que el deportista tiene la sartén por el mango. Ningún capítulo de ninguna serie nos dará algo que no esté totalmente filtrado y depurado para ofrecer una imagen positiva del protagonista. No hay ningún tema controvertido tratado con independencia real para el que filma.

Y no es una cuestión solo de los deportistas individuales, claro. Las organizaciones y las empresas también tienen mucho peso en que salgan productos más blancos, aunque se escondan detrás de algún exabruputo. Por eso todos tienen sus propias divisiones audiovisuales. Dos ejemplos: la serie de dos capítulos de Selección Española de fútbol, la fuerza del grupo, teledirigida por la Federación Española de Fútbol (FEF), y el documental del último título de Liga del Atlético de Madrid, Otra forma de entender la vida, que está directamente hecho por la productora del club, Atleti Studios. Nadie quiere a un director o una productora con mirada propia. Quieren encargos bien hechos o directamente hacerlo ellos.

Aunque habrá excepciones y producciones inusuales, todo apunta a que el futuro del documental deportivo por streaming se mantendrá en esta línea. Estaremos más cerca de un post de Instagram en pijama que de un verdadero documental. Seguiremos al lado de nuestros ídolos en espacios en los que nunca habíamos estado antes, pero, paródicamente, también estaremos un poco más lejos de saber algo más allá de lo que quieren decir ellos de sí mismos.

Imagen de portada: Simeone. Vivir partido a partido – Amazon Prime Video


Menú