1. Reportajes
  2. La rehabilitada historia de María Lejárraga, la «Virginia Woolf española»

La rehabilitada historia de María Lejárraga, la «Virginia Woolf española»

El documental ‘A las mujeres de España. María Lejárraga’ profundiza en la ocultada historia y el pensamiento feminista de la escritora

documental-de-maria-lejarraga-pelicula-a-las-mujeres-de-españa-cine-con-n

El de María Lejárraga (San Millán de la Cogolla, La Rioja, 1874 – Buenos Aires, 1974) era uno de los muchos nombres de mujeres españolas ilustres en el sumidero de la historia. Semiolvidada durante décadas, una ola reciente la está colocando en el lugar simbólico que le pertenecía: el de una de las escritoras y feministas españolas más relevantes del siglo XX. A esta rehabilitación definitiva se añade ahora un documental, A las mujeres de España. María Lejárraga, que resume la dimensión de la escritora y lo que ocurrió para que este referente de la dramaturgia y la política española desapareciera de nuestra memoria colectiva.

En realidad, el camino para que María Martínez Sierra, mujer y «colaboradora» de Gregorio Martínez Sierra, pasara a ser María Lejárraga, autora de obras como Canción de cuna o El amor brujo, empezó a andarse poco después de su muerte en Buenos Aires. Fue la investigadora Patricia O’Connor -junto a la escritora Antonina Rodrigo en los 90- la que puso las primeras piedras y acabó demostrando, mediante la correspondencia real entre la pareja, que Lejárraga era la verdadera escritora de los textos de los Martínez Sierra. La reedición de parte de su obra en 2018 y trabajos de autoras como Isabel Lizarraga y Vanessa Montfort han acabado por devolverla a la actualidad y revalorizar definitivamente su legado.

Este renovado recorrido cultural lo cristaliza la cineasta Laura Hojman (Tierras solares, Antonio Machado. Los días azules) en esta película documental de María Léjarraga, de estreno en cines el próximo 22 de abril. Para la directora y guionista abordar esta figura era «más que un proyecto cinematográfico, un deber, una necesidad de hacer un poco de justicia no solo con María (Lejárraga) sino con todas estas compañeras de generación y mujeres olvidadas».

Gregorio y María: teatro, éxito… y una autora única

La rehabilitada historia de María Lejárraga, la "Virginia Woolf española" 1

El documental de Hojman sobre María Lejárraga está dividido en dos partes, ambas encabezadas con referencias a títulos de su obra. La primera se centra en la vida doméstica y la prolífica obra de la dramaturga junto a su marido Gregorio Martínez Sierra. Burguesa riojana y maestra de escuela, María se enamoró y se casó con ese hombre que compartía su pasión por el teatro durante el cambio de siglo. Tras entrar en el ambiente literario español de la época editando y traduciendo revistas (Vida moderna, Helios y Renacimiento) -ahí trabó amistad con, por ejemplo, Juan Ramón Jiménez-, terminó por dejar su trabajo como maestra para dedicarse por completo a escribir.

Lo hizo bajo el pseudónimo de su marido, creando, en aquel momento, un tándem conveniente para ambos: a Lejárraga no le interesaba la farándula, las reuniones sociales y el tener que promocionar su obra, mientras que su marido era un excelente gestor cultural y promotor de sí mismo. Ella escribía en privado, él hablaba en público. Tras varios años de producción literaria, la gran acogida en el estreno de Canción de cuna en el Teatro Lara en 1911 dio pie a una exitosa etapa en la que Lejárraga escribió obras que son clásicos como Las golondrinas, El amor brujo. Tú eres la paz o El Reino de Dios. Era la dramaturga y la letrista del momento, pero el nombre y la cara no eran las suyas.

En A las mujeres de España. María Lejárraga se quieren despejar las dudas: no es que ella escribiera y/o «colaborara» con Martínez-Sierra en varias obras, es que María Lejárraga es la única persona detrás de esa firma, la verdadera autora de todas ellas. «Todo viene por las propias dudas sobre el concepto de autoría, sobre qué es un autor/a», explica Hojman, que cita la intervención de Vanessa Montfort en la película: «Autor es el que se sienta y escribe. No es el que te da una idea o el que te ayuda», explica la directora, que cree que en la resistencia a reconocerla hay también «algo de machismo»: «Es lo que le pasó a ella cuando se declara, no ya autora total, sino colaboradora. La insultaron y le hicieron unas burlas terribles. Todavía queda un poco de esa desconfianza sobre lo que dice una mujer», comenta Hojman.

La «Virginia Woolf española»

La rehabilitada historia de María Lejárraga, la "Virginia Woolf española" 2

Todo cambió cuando Gregorio reprodució en la vida real uno de esos triángulos amorosos de los que escribía María en sus obras. Pese a que ambos dependían del otro a nivel profesional, la relación de Martínez Sierra con la famosa actriz Catalina Bárcena minó la convivencia con Lejárraga. Todo acabó por explotar cuando tuvo un hijo con la actriz. María se separó definitivamente de Gregorio, aunque continuó escribiendo bajo su nombre. Ese desengaño inició una nueva etapa tanto en su obra escrita como también en su acción política, más enfocada aún en reivindicar la igualdad para las mujeres. A este compromiso y pensamiento feminista está dedicada la segunda parte de A las mujeres de España. María Lejárraga.

Su interés por los personajes femeninos en su obra de ficción o su primer asociacionismo con mujeres (UME) se intensificó a partir de los años 20, formando parte de distintas asociaciones, encuentros, movimientos y trabajos (entre ellos, el famoso Lyceum Club o la Sociedad Española del Abolicionismo…) en favor de los derechos de las mujeres. Del documental emerge la figura de una auténtica y pionera intelectual feminista, que creó pensamiento y discurso dirigido a las condiciones de vida de las españolas, además de a darles altavoz y herramientas de lucha.

Para Laura Hojman, Lejárraga es «nuestra Virginia Woolf», y cita su famoso ensayo Cartas a las mujeres de España: «Es de una modernidad absoluta y se escribió doce años que Una habitación propia (libro de Woolf)». En ese ensayo y posteriores escritos y discursos, Lejárraga hablaba directamente a las mujeres españolas: «Les dice que no se lo jueguen todo a la carta del amor, por ejemplo. Hoy leeemos artículos sobre la toxicidad del amor romántico y María esto ya lo escribía en los años 20. Decía que había que tener amigos, aficiones, espacios propios, estudiar, trabajar… que había que ser felices. El de María era un femenismo absolutamente vitalista, una invitación a vivir en plenitud«, dice Hojman.

Su compromismo con la igualdad se materializó en su afiliación final al PSOE y culminó como diputada por Granada tras abrirse el sufragio femenino por primera vez en 1933. La Guerra Civil y el franquismo la obligaron al exilio, cortaron los avances democráticos y dejaron su nombre y el de tantas mujeres en el olvido. «Es terrible ver como una generación que se encaminaba a un país más libre quedó sepultada, pero la historia nos ha demostrado que no es lineal y que las cosas no se pierden. Me gusta pensar que las generaciones posteriores tomaremos esa semilla y retomaremos el camino«, asegura Hojman que vuelve a citar a Lejárraga: «Lo que una vez fue no puede quedar en la nada».

Imágenes: documental de María Lejárraga, A las mujeres de España. María Lejárraga – Summer Films

Menú