1. Entrevistas
  2. «La segunda temporada de ‘Grasa’ es un paso lateral de la comedia a la tragedia»

«La segunda temporada de ‘Grasa’ es un paso lateral de la comedia a la tragedia»

David Sainz, director de ‘Grasa’, habla de la segunda temporada de la serie, la ficción de PlayZ y la evolución de la comedia en las series españolas

David Sainz Grasa

David Sainz (Las Palmas de Gran Canaria, 1983), sigue siendo conocido para muchos como uno de los creadores de Malviviendo, aunque hace más de siete años que no emite un episodio. La webserie más vista de la historia de España le permitió fundar Different Entertainment, la productora con la que acaba de estrenar la segunda temporada de Grasa en RTVE Play tras el éxito de la primera a través de la plataforma juvenil del ente, PlayZ. Poco antes del lanzamiento de los nuevos episodios, atendía por teléfono a Cine con Ñ para hablar de los temas de la serie y las nuevas aventuras de Pedro ‘El Grasa’, su particular antihéroe en un viaje de ida y vuelta al ficticio barrio sevillano de Los Picadores en el que pone en juego su salud o su libertad.

¿En el momento en el que grabasteis la primera temporada de Grasa ya teníais en mente la segunda?

La de Pedro es una historia que desde que la escribí en la primera temporada sabía que era muy sencillo continuarla. Al final es la vida de un personaje que no va a dejar de tener este tipo de conflictos incómodos. Pero desde que hicimos Flaman, hace muchísimos años, en Canal Sur, aprendimos que lo de que pensar en temporadas posteriores era muy arriesgado. Nos la cancelaron y creo que es la temporada en la que más cliffhangers metimos en una serie.

Desde entonces siempre cierro las temporadas para que al mismo tiempo puedan terminar ahí o seguir. En esta segunda de Grasa también. Creo que lo haré así para siempre, porque lo de Flaman se me quedó clavado en el pecho. Dejé muchas tramas abiertas y la gente que le gustó la serie se quedó frustrada. Me ha pasado como espectador, ese desasosiego en el cuerpo de una serie que te gusta quedándose sin final, y me jodió habérselo provocado yo a algunas personas.

¿Por qué hacer volver a Pedro ‘El Grasa’ al barrio?

Bueno, en la primera temporada cogemos a un tipo de barrio, que no sabe hacer otra que sobrevivir en su vecindario, y lo sacamos de esa zona de confort para meterlo en el mundo que para la mayoría de las personas es la zona de confort. Y acababa con ese tipo relativamente adaptado. Pero nosotros siempre tratamos algunos temas recurrentes, como la amistad, o los orígenes y la verdadera naturaleza de cada uno. En el caso de Pedro, su verdadera naturaleza es el barrio, precisamente aquello de lo que él está intentando huir. Nos pareció muy guay, igual que lo forzamos a salir de él, forzarlo a volver a entrar. Así que vuelve al barrio pero contra su voluntad: no porque él quiera sino porque hay algunas desdichas que lo obligan.

"La segunda temporada de 'Grasa' es un paso lateral de la comedia a la tragedia" 1

En la primera temporada comentabas que algunas situaciones en las que se veía al protagonista como pez fuera del agua recogían vuestra experiencia a partir del éxito de Malviviendo. ¿En este regreso a los orígenes también os habéis querido reflejar?

Creo que para un escritor es inevitable recurrir a sus propias experiencias, porque en el fondo es lo que más claro tienes a nivel de cómo se reacciona. Ahora mismo vengo de una presentación de RTVE en Madrid y me sigue pasando lo mismo que a Pedro en la primera temporada. Después de 13 años trabajando así, sigo flipando con lo artificial que algunas cosas son el fondo. Supongo que vivir en Dos Hermanas y no en Madrid me hace seguir teniendo esa visión. Y sí, en la segunda temporada esa vuelta al barrio es la de todos nosotros, los de Different, que quien más o quien menos es de un barrio parecido al de Pedro.

En mi caso, que vivo muy lejos de mis padres, mi vuelta al barrio es de 2000 km, y cada vez que vuelvo es un reencuentro un poco traumático, como el de Pedro esta temporada. Me voy adaptando a la vida de ahora y casi se me olvida como eran las cosas allí. A Pedro le pasa un poco eso. Cree haberse adaptado a su nueva naturaleza, ha progresado, y de repente el barrio vuelve porque forma parte de él. En el fondo no es que vuelva, es que nunca se fue. Al final la naturaleza de cada uno es la que es y de eso va un poco esta temporada.

«No existen los monstruos, sino gente que ha tenido la mala suerte de pasarse muchas fases de la vida en modo difícil»

En la primera temporada llamaba la atención que se tratase de forma tan directa la interrelación de la clase social y la salud, un tema que en la ficción española no suele aparecer…

Es que en realidad esa visión, ese subtexto, era una de las cosas que me preocupó al planear la segunda. Porque Pedro no se escapa de su barrio porque le guste más otro. Quería dejar claro que él huía de una forma de vida. A lo mejor en ese barrio Pedro tiene un vecino que se acaba de sacar un FP, solo que en la serie no veíamos eso. Son circunstancias que yo veo en mi barrio, que comentaba hablando hace poco con unos colegas. De toda la generación de cuando éramos chiquillos, que eramos todos «normales» (te empiezas a convertir en un monstruo cuando ya llegas a la adolescencia), solo tres de nosotros somos los que hemos salido digamos adelante, cada uno luchando por su movida y ahora con una estabilidad.

El resto el que no está trabajando en algo que odia para mantener a sus 14 hijos con 30 años pues está hasta el culo de drogas o en el talego. Y es verdad que en estos barrios es más fácil que pase esto que en otros. Pero también existe gente como Pedro ‘El Grasa’, que decide tirar adelante, sin olvidar que ha ganado toda esta sabiduría. Una sabiduría que no tiene alguien que ha tenido todas las facilidades. Al final lo que estamos intentando contar es que no existen los monstruos, sino gente que ha tenido la mala suerte de pasarse muchas fases de la vida en modo difícil.

"La segunda temporada de 'Grasa' es un paso lateral de la comedia a la tragedia" 2
David Sainz durante el rodaje de ‘Grasa’.

¿Es importante no juzgar a los personajes?

No me gustan nada los villanos que no tienen motivos para serlo, como Gargamel. Me gustan los villanos que si hiciésemos una serie desde su punto de vista podríamos llegar a entenderlos. En Grasa no se juzga a Tito, que persigue a Pedro porque le debe dinero, ni tampoco, por ejemplo, a Paloma, que de todos los personajes es el más radicalmente contrario a Pedro. Es una tía rica que ha crecido bajo la sombra de un padre con dinero, que ha querido ser artista y ha podido… pero de repente vemos que Paloma está en la mierda también, sufriendo digamos «problemas del primer mundo» pero que para ella son muy jodidos. Vive en un mundo en el que nadie la aprecia.

Esa es una diferencia muy grande para mí entre los dos universos y los dos barrios. En el fondo las amistades que se hacen en un entorno tan complicado como es el de Pedro son más primitivas, pero muy puras y muy leales. Por eso él no puede evitar volver para ayudar a alguien que lo necesita, aunque ese alguien durante algún momento haya sido su enemigo.

«Hay cosas que son jodidas y son jodidas y punto, por mucho que la gente que las viva pueda ser más o menos divertida»

¿Crees que ahora mismo en la ficción para hablar de desigualdad solo es posible hacerlo desde la comedia?

En mi opinión, no tendría por qué. De hecho, Grasa para nosotros es como un paso lateral, aunque sea manteniendo un pie en la comedia, hacia el drama. Toda la naturaleza de la comedia que surge en Grasa bebe directamente de la tragedia. En esta segunda temporada lo he subrayado un pelín más que en la primera. Hay momentos que son muy jodidos, aunque estén entre dos secuencias cómicas. Tenemos la suerte de poder hacer cosas que en otras plataformas no nos hubiesen dejado, entre otras contar esta historia sin tener que refugiarnos demasiado en la comedia.

No quiero hacer como en Malviviendo y esconder esas miserias detrás de una risa. Hay cosas que son jodidas y son jodidas y punto, por mucho que la gente que las viva pueda ser más o menos divertida. En esta segunda temporada hay temas muy concretos que podríamos haber escondido pero hemos afrontado de manera superdirecta. Estoy esperando a ver cómo se lo toma la gente porque es la vez que más nos hemos metido en el barro.

¿Ha cambiado mucho vuestro trabajo desde Malviviendo o Flaman hasta Grasa?

Hombre claro, imagínate que no hubiésemos evolucionado en 11 años y siguiésemos como en Malviviendo. La manera de trabajar que teníamos en aquél momento bebía mucho de nuestra juventud. Hemos evolucionado mucho a nivel de oportunidades. El presupuesto que tenemos con PlayZ, por ejemplo, es mucho mejor que el de Flaman. En Grasa 2 hay un salto técnico muy importante respecto a los últimos trabajos que hemos hecho. El que aprecie eso lo va a notar mucho. Hemos grabado por fin con la tecnología que habíamos soñado en otros momentos, y estamos satisfechos de haber podido subir otro escalón a pesar de ser otra temporada de la misma serie.

"La segunda temporada de 'Grasa' es un paso lateral de la comedia a la tragedia" 3
Kike Pérez, protagonista de ‘Grasa’, en un momento del rodaje.

¿Cómo surge el experimento de retransmitir Grasa en Twitch con comentarios del director?

Me abrí el canal y como soy un paquete jugando a videojuegos y una persona mayor, pues busqué cuáles eran mis puntos fuertes, aparte de que lo hice obviamente con vistas a promocionar la segunda temporada. Hay mucha gente que me vio comentando los capítulos que no había visto la primera y se ha animado gracias a eso. Ha ido tan bien que hemos pensado en hacerlo con otros de nuestros trabajos, aunque lo siguiente seguramente será la segunda de Grasa. Y bueno, ya hay un grupo de hooligans que me pidan que lo haga con Malviviendo.

También me ha gustado porque hay cosas que son flipaduras de director, que solo las vemos el director de fotografía y yo o los que estuvimos metidos, sobre por qué algo es verde o rosa. Como espectador me gusta mucho ver esas explicaciones en peliículas y series de otras personas y saber qué decisiones se han tomado, así que quise hacerlo a mi modesto nivel.

¿Os siguen llegando muchos fans de Malviviendo?

Sí, bueno. Hay gente que se cree que acabamos Malviviendo y ya nos pusimos a trabajar en un Carrefour. Se creen que no hemos hecho más cosas. Hay una buena porción de fans que se han quedado ahí… o románticos que no paran de pedir una vuelta… aunque paulatinamente se van convenciendo de que es bastante difícil que eso pase.

No pregunto por una hipotética tercera de Grasa, pero, ¿qué proyectos más inmediatos estáis preparando?

Bueno, en realidad ahora estamos con la nueva temporada, promocionándola fuerte. Dependiendo de la respuesta, nos plantearemos hacer una tercera. Así como de Mambo tenía sentido hacer solo dos temporadas porque cada una era el punto de vista de uno de los dos protagonistas, creo que Grasa tiene potencial para seguir contando muchas historias a partir de Pedro. Para mí es un narrador muy honesto porque no tiene la inteligencia para no serlo.

Aparte de eso, proyectos en desarrollo tenemos unos cuantos. Este mismo septiembre organizamos en Dos Hermanas el Festival Cinematográfico DH Rueda, un festival de cine exprés. Lo bonito y lo peligroso que tiene este trabajo es que a día de hoy no sé lo que voy a estar haciendo el mes que viene. Está guay porque hay muchas posibilidades, pero nunca hay nada supercerrado.

Imágenes: Rodaje de la segunda temporada de Grasa – Different Entertainment

Menú