1. Críticas
  2. El internado: Las Cumbres T2: Más difícil todavía

El internado: Las Cumbres T2: Más difícil todavía

La serie de Prime Video mantiene un nivel técnico alto y no tiene miedo a complicarse la vida, pero sigue siendo un producto adolescente en el que nada llega a brillante

El internado: Las Cumbres T2: Más difícil todavía 1

El internado: Las Cumbres T2 retoma la historia donde la dejó en su temporada anterior, con la muerte reciente de Elías -a manos de Mara, la directora del centro, pero nadie lo sabe y ha pasado por un suicidio- y la desaparición de Manuel. Este último está en manos de la llamada Logia del Cuervo y ayuda a escapar a Adele cuando es capturada tras perderse en el bosque. Los protagonistas siguen intentando escapar del internado, pero parece que, excepto profesoras como Elvira, la mayor parte del personal del mismo está implicado en los hechos.

La segunda entrega del reboot, secuela, remake camuflado o como lo queramos considerar de El internado se enfrenta al reto de seguir superando al original -en presupuesto, Prime Video mediante, lo tenía relativamente fácil- y ahora también a sí misma. El cóctel entre serie de suspense que enlaza misterios sin resolver al estilo de Lost, el homenaje -o saqueo desvergonzado- a todos los clásicos del terror y el culebrón adolescente se complica por momentos y parece exigir siempre un último tirabuzón, un más difícil todavía.

Crítica de El internado: Las Cumbres T2 sin spoilers

el-internado:-las-cumbres-t2-cine-con-ñ

El internado: Las Cumbres T2 sigue jugando con la idea de la escape room, como ya se ha repetido en la promoción, y que parece ya asociada al género de terror contemporáneo, mientras añade tropos de ciencia-ficción y slasher a la cesta. Queda la sensación de que toda la planificación que se nota detrás de cada capítulo podría haber tenido mejor empeño, o al menos un resultado más original y que se alejase de todos los referentes que se nota que tiene, pero al menos parece que los directores –Denis Rovira y Mikel Rueda- saben que el autospoiler vía cliché visual está a la orden del día en el género y no solo buscan evitarlo, sino que juegan con esa expectativa alguna vez.

Un problema de verosimilitud que se mantiene desde la temporada 1, cuando esta serie pretende suceder en un mundo más o menos parecido al real, es que por muy aislada que esté la comunidad y muy elitistas que sean los padres de los chavales, en este internado lo que se hace es torturar como un campo de concentración nazi. Si en los primeros episodios no se entendía por qué el «profe bueno» que interpretaba Alberto Amarilla no salía disparado hacia la comisaría más cercana, ahora pasa lo mismo con el de Mina El Hammani (y más si sospecha que su amante no se suicidó, sino que fue asesinado).

En el caso del misterio central de El internado: Las Cumbres T2, la gracia está más en cómo superpone giros y más giros, al estilo de la mencionada Perdidos -y con homenajes directos, vaya-, más que en la solución final, que además en este caso no se oculta. Desde mediada la temporada 1 tenemos claro quiénes son los malos y la cosa está en ver cuál es exactamente su plan -que se va adivinando de forma clara, sin muchas trampitas- y quién es «bueno» y quién «malo» en todo el asunto, porque no todos son los que parecen. Quizás una pega grave, la única que salta, es que a veces los protagonistas son un poco intercambiables en lo que hacen o les pasa -excepto Inés- y las motivaciones de los villanos más genéricas que la marca Hacendado.

El internado: Las Cumbres T2: Más difícil todavía 2

Al menos consigue huir, pero de largo, de ser una especie de cruce entre Expediente X y Élite. Sus protagonistas son tópicos y el buenorrismo está a la orden del día, pero sus personalidades están algo más diferenciadas. Aunque el elenco tenga de media 10 años más que sus personajes, la mayoría pueden colar como más jóvenes y las taras que cada uno arrastra son más interesantes, un poquito menos de manual de culebrón de instituto. Muchos tropos se repiten porque deben ser parte del zeitgeist de esta generación, o al menos de lo que creemos los adultos que escriben sobre ellos.

Resumiendo: a los fans del producto les entusiasmará, a los del género de terror les interesará y a los demás les puede aburrir. Es un producto que sigue siendo adolescente y de entretenimiento, cosa que no tiene nada de malo, pero a veces lo vuelve previsible. Con un nivel técnico muy alto, eso sí, y un elenco joven al que se le exige cumplir con lo mínimo, El internado: Las Cumbres T2 es un producto de terror correcto -sobre todo en la ambientación y la banda sonora de Víctor Reyes- pero que, pese a no querer estancarse y no tener miedo a complicarse la vida, no tiene nada que lo haga destacar.

Imágenes: El internado: Las Cumbres T2 – Prime Video

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú