CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

Toy Boy T2, espisodios 1 y 2: Los dramas de la reina del carnaval

La segunda temporada arranca cumpliendo lo que promete, aunque sigue necesitando tomarse un poquito menos en serio a sí misma

toy-boy-t2-serie-cine-con-n-1

En Toy Boy T2 alguien pone una bomba en el Inferno, el club donde trabajan Hugo y sus amigos como streapers, hiriendo de gravedad a Triana. Mientras el protagonista intenta averiguar quién está detrás del golpe, nuevas tramas de corrupción se desarrollan a su alrededor. El trauma de Triana por las secuelas de la bomba separa a la pareja. Y al mismo tiempo la villana de la T1, Macarena, prepara su venganza.

Toy Boy va a lo que va. Es un thriller, sí, con sus momentos dramáticos, pero fundamentalmente se trata de enseñar a gente que está muy buena viviendo tórridas movidas de pasión desenfrenada. Una vaga excusa de género negro, un poco confusa -en la T1 estaba más clarito desde el minuto uno- les da excusa para repartir hostias como panes y hay giros de guión muy locos. Pero vaya, que la cosa es mostrar tabletas abdominales en las que se podría rallar queso.

La cosa es que Toy Boy, ya desde la temporada anterior, necesita tomarse un poquito menos en serio a sí misma. En todo. Es entretenida, porque es imposible que no lo sea con tramas que dejan a las de Sky Rojo por una cosa relajada y encima son inclusivas, pero se empaña tanto en que todo lo que pasa es superintenso que a la mínima te expulsa. Pero bueno, que en realidad, para quien tenga ganas de mambo, es la serie ideal.

Crítica de Toy Boy T2, episodios 1 y 2, con algún spoiler

Toy Boy

Si uno pone El Equipo A espera que a lo largo de cada episodio Fénix se ligue a la hija del granjero y luego al equipo lo acorralen y lo solucione fabricando una máquina que lanza lechugas. Y si uno pone Toy Boy, tiene que haber una escena en la que el protagonista y sus tres amigos, dioses griegos caídos del cielo de vocalización variable, tengan al menos la mitad de su metraje en tanga. Y eso se cumple. Así que Toy Boy T2 es «buena» porque da lo que promete.

Y luego están los antagonistas. El personaje de Zapata, comisario con la cara de Pedro Casablanc, es ese señoro rijoso, Villarejo de provincias, que todo thriller de la Costa del Sol demanda. Pero lo de Álex González como ‘El Turco’ uno no sabe como tomárselo. Él interpreta a un sádico impasible -esto último tradicionalmente se le da muy bien-, pero el guión ha escrito a El Joker jefe de un club de streapers. Y no acaba de encajar.

En sus barrabasadas, por cierto, se nota que la serie ya ni piensa en el abierto (se verá en Netflix tras pasar por ATRESPlayer). Que el «plato especial» para la familia de los irlandeses, casi sacado de Hannibal, no habría salido en emisión lineal en la vida, ni siquiera siendo tan farol como es aquí. Es el malo que quiso tener Sin tetas no hay paraíso y no pudo o no supo.

Torrido alto voltaje

Toy Boy T2, espisodios 1 y 2: Los dramas de la reina del carnaval 1

En el primer capítulo el montaje deja un poco que desear y vuelve un poco confuso saber lo que está pasando. Parece que las escenas para plantear la nueva situación de los personajes y el punto de partida de la segunda entrega están ordenadas un poco al tuntún, con el inevitable monólogo intenso -en este caso de Triana- como guía para el espectador… aunque se pone tan poética que lo lía más.

En cuanto a las actuaciones y los fichajes, pasa como en muchos culebrones recientes, más de Netflix que de Atresmedia, pero quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. El elenco «mayor» o al menos más veterano, en papeles secundarios o de antagonistas, le da mil vueltas al «joven», más que nada porque este último ha sido contratado por otros criterios o porque la falta de experiencia en un protagonista que tiene que pasar por una gama tan amplia de emociones se nota. Y el guión tampoco es Shakespeare, así que a veces hacen lo que pueden.

Volvemos a lo mismo. Ni los actores de Toy Boy, ni su libreto, ni sus promos, engañan. La serie va muy de frente, mucho más que otras con las la hemos comparado aquí. Gente que está buenísima, morbillo, giros de suspense pasados de vueltas y drama intenso. La única pega, ya lo hemos dicho, es que le hace falta desesperadamente un poco más de coña, para aliviar el ridículo que se roza en algunas situaciones. Pero vaya, que si se busca lo que ofrece, se acaba encontrando.

Imágenes: Fotogramas de Toy Boy T2 – Atresmedia.

Puedes ver Toy Boy online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú