Suscríbete Iniciar sesión

Reportajes

Cristina García Rodero: 50 años capturando el alma humana con una cámara de fotos

El documental 'Cristina García Rodero: La mirada oculta', de Carlota Nelson, llega a cines este viernes para explicar el trabajo de la mujer que lleva desde los 70 retratando fiestas populares de todo el mundo
Cristina García Rodero La mirada Oculta documental Carlota Nelson

Cristina García Rodero se hizo conocida en el mundo de la fotografía en 1989 con su libro de fotografías España oculta, una colección de retratos de los ritos y fiestas populares más oscuros y olvidados de la Península, que ella llevaba pateándose y capturando, cámara en manos, desde 1974. Fue la primera persona española en trabajar para la agencia Magnum, ha recibido todos los galardones y reconocimientos posibles de su profesión y del mundo del Arte, incluido el Premio Nacional y más de una Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo.

Pero habla más de su carrera que cuando acude al Vítor, la fiesta del fuego de Mayorga de Campos, en Valladolid, la gente la reconoce y le enseña sus propios fotos: «Usted me retrató aquí de chaval con mi padre, hace más de 20 años». Es lo que ha contado Carlota Nelson en Cristina García Rodero: La mirada oculta, un documental estrenado en la Seminci que es también una persecución, la del equipo de rodaje detrás de una mujer de más de 70 años y poco más un metro y medio escondida bajo una cámara y empeñada en capturar la realidad. «Es mi carta de amor a Cristina», confiesa Nelson, que la conoce desde hace más de 20 años.

«Sentía que que era necesario que existiera un legado visual, como el que ella recoge de todas esas fiestas populares y esos lugares», explica a Cine con Ñ. «Que el mundo conociese quién es la persona y cómo trabaja». García Rodero «es una mujer que fue pionera sin pretenderlo y que ha inspirado a varias generaciones, de hombres y de mujeres, no solo en el ámbito artístico, sino en el de la ética del trabajo». El documental llega este viernes a cines de Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao y Valencia, y a partir del puente empezará a itinerar por toda España.

Cristina García Rodero: 50 años capturando el alma humana con una cámara de fotos 1

Cristina García Rodero es una de esas figuras claves en su campo pero relativamente desconocida para el gran público… si uno no es de Mayorga, Valladolid, o de su Puertollano natal, donde desde 2018 existe un museo con su nombre. Su trabajo, además de en el mundo del arte o la fotografía, es muy valorado por la antropología, ya que en los 70 llegó a retratar fiestas populares nunca antes registradas en imágenes con tanto detalle, e incluso la historiografía. Desde los 80 ha expuesto sus fotografías en prácticamente toda Europa y en varios museos de Estados Unidos, además de salir de España con la cámara y viajar habitualmente a Haití o la India.

El equipo de Nelson estuvo cuatro años rodando tras ella, con parón por la pandemia. Cuatro años «agotadores». El rodaje «lo decidía su agenda, que es peor que la de una ministra. La producción era que nos avisase de que tal mes iba a ir a cinco fiestas e íbamos literalmente persiguiéndola. Éramos siempre un equipo muy pequeño, tres o cuatro personas con poco equipo, para no molestar, porque está acostumbrada a trabajar sola. Y a veces el sonidista hacia de GPS y me decía: ‘Carlota, está junto a los tambores, o al lado de una llamarada’. Doblaba la edad media del equipo de rodaje y aún así éramos incapaces de seguir su ritmo».

García Rodero está hablando durante todo el documental, la mitad del tiempo para confesar que es muy tímida y no le gusta hablar. En las melés de fotógrafos en todas esas fiestas patronales, que nada tienen que envidiar a la apertura de las rebajas o a un partido de rugby, se mueve con un nervio poco habitual a su edad, protegida también por la admiración y el respeto expresos de sus colegas más jóvenes. «Para mí», explica la directora, «Cristina es rock&roll. Acabábamos cuatro días de rodaje en un pueblo, el equipo estaba muerto, la llamaba y su secretaria me decía que no estaba, que ya se había ido a otra fiesta a sacar fotos».

Cristina García Rodero: 50 años capturando el alma humana con una cámara de fotos 2

La pandemia forma parte del propio discurso de la película, aunque no se mencione directamente. «Para ella fue la constatación de que le queda poco tiempo y tiene muchos proyectos por terminar, así que dobló su actividad. En todas las fiestas populares a las que iba se notaba ese impulso de retomar la vida, y Cristina quería retratarlo porque lo que quiere, en el fondo, es capturar el alma humana». La película la persigue, en ocasiones literalmente, a través de más de media España y al menos un viaje a la India, en celebraciones donde la autora no tiene miedo a que la quemen o a meterse en el agua hasta la cintura. De hecho, como es veterana, en cada ocasión sabre cómo hacerlo.

Nelson, además, destaca su ética del trabajo: «frente a la cultura actual, o el periodismo, donde se prima lo inmediato, ella cree en el trabajo a largo plazo. Y no es una fotógrafa buitre, como hay muchos», explica. «Ha sido muy bonito ver cómo la gente que sale en sus fotos la reconoce y está agradecida porque es que ella misma se preocupa de que vean sus fotos. Si la gente le da la foto, ella la devuelve. Cuando fuimos a la India, me dijo de ir a dos pueblos donde tres años antes había estado y prometido volver. En la película solo se ve una de las mujeres, pero en realidad tuvimos que ir con ella a varias casas porque no se quería ir».

Cristina García Rodero ha hecho millones de fotografías, y no es una exageración. Nelson comenta que en uno de sus viajes, en una fiesta de 5 días, registró 30.000. Ella misma no ha visto muchas. Sin estropearle a nadie la experiencia de Cristina García Rodero: La mirada oculta, gran parte de los minutos finales son una selección de algunas de estas con una reflexión de fondo de la propia autora, que ha visitado tantas fiestas populares a lo largo de tantos años: todos somos lo mismo. Da igual el país, la época o las circunstancias, la gente siempre pide las mismas cosas. Salud, trabajo, amor, para mi y para los míos.

Imágenes: Cristina García Rodero: La mirada oculta

Jose A. Cano

Jose A Cano (Sevilla, 1985), es licenciado en Periodismo. Ha colaborado en medios como El Mundo, 20 Minutos, El Confidencial o eldiario.es, entre otros, como periodista de local, internacional o Cultura. Actualmente ejerce como redactor en Cine con Ñ y colabora con El Salto, El Español o revista Dolmen. Socio de la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE).