1. Críticas
  2. Crímenes online: ¿De quién te estás riendo?

Crímenes online: ¿De quién te estás riendo?

Carlo Padial y Samantha Hudson plantean una reflexión sobre las polémicas online en la que hay más ‘true’ que ‘crime’ pero cuyo análisis es interesante y poco dado al sermón

Crímenes online: ¿De quién te estás riendo? 1

Crímenes online es una docuserie que explora algunos de los aspectos más polémicos del internet y las redes sociales actuales. Desde crímenes reales, en el sentido de ser hechos delictivos punibles con el Código Penal en la mano, hasta cuestiones tan vaporosas como la llamada «cultura de la cancelación» y sus consecuencias, además de nichos virtuales como Forocoches. Esta mezcla de programa y documental es conducido por Samantha Hudson, que a veces aporta su punto de vista y otras deja que los protagonistas construyan la historia.

Carlo Padial dirige su primer trabajo posterior a Doctor Portuondo y su segunda serie de creación propia, en un aparente cambio de registro que temáticamente se acerca más al largo documental Vosotros sois mi película (2019), rodado junto al youtuber Wismichu, o a la comedia meta Algo muy gordo (2017), primera incursión de Berto Romero en la autoparodia. Sin embargo el tono de esta miniserie no difiere tanto de la adaptación de su propia novela autobiográfica sobre el psicoanálisis estrenada en Filmin en el sentido de ir cargada con grandes cantidades de ironía en elipsis.

En Crímenes online se juega a una mezcla entre true crime casi sin crime y programa de telerrealidad, con los que se hacen chistes vía montaje a menudo. La presencia de Samantha Hudson, dueña y señora del artificio, más algún invitado que es consciente del circo -y un par que no, lo cual es aún más gracioso- ayudan al punto de irrealidad muy propio de los fenómenos en redes que se quieren reflejar. Lo que no acaba de quedar claro, como con Portuondo, es si Padial se ríe más de sí mismo o de la historia que cuenta.

El reinado de lo raro en Crímenes online

Crímenes online

En los tres capítulos a los que ha tenido acceso la prensa antes del estreno, Hudson se entrevista con protagonistas de otros tantos casos diferentes de linchamiento más o menos colectivo online, uno de ellos al menos relacionado con un hecho delictivo, y luego se añaden otros puntos de vista con expertos o testigos. Se trata de la denuncia del youtuber Quetzal a un «estafador sentimental» al que ‘ajustició’ vía comunidad furry, la «cancelación» de la autora de literatura infantil María Frisa en 2016 y el baneo de una influencer trans en Forocoches.

La conductora añade sus propias conclusiones, a veces casi moralejas, en algunos de los episodios, subrayando que al ser un producto para Flooxer estaría diseñado, al menos en teoría, para un público más joven. Se dejan en el aire las contradicciones evidentes entre unos casos y otros, como para que las recoja el espectador, y se nota un poco con qué entrevistados se siente Hudson más cómoda (y les da más credibilidad), pero sobrevuela siempre cierto componente de «todo esto no hay tomárselo muy en serio, salvo una cosa o dos».

Por ejemplo, Padial intercala fragmentos de programas de testimonios de media tarde, tan de moda en los 90 y 2000, en los que la tele se reía de «gente rara», para retratar a uno de los linchadores de redes… Un tipo al que, irónicamente, se acusó de pederasta, sin pruebas, poco después de pedir firmas para hundir a una autora que consideraba machista aunque no había leído sus libros. Al mismo tiempo, el primer episodio es casi una reivindicación entre épica y heroica de las redes de apoyo entre las personas del colectivo furry, con una afición tan tierna, inofensiva y aparentemente despolitizada como quedar para disfrazarse de peluches gigantes (y lo que surja).

Justicia poética e internet salvaje

Crímenes online

Ese doble rasero en cómo se juzgan los linchamientos se hace más evidente si se ven los episodios seguidos y parece plantear una parodia del enfoque de los mismos desde el sesgo «progre» de la propia serie. Así, un aspirante influencer cisheterosexual que queda con menores -o eso dicen de él otros influencers igualmente cishet- es obviamente una persona narcisista, pero una aspirante a influencer trans que entra a «trolear» en Forocoches, aparentemente, no. Tanto Padial como Hudson se intuyen conscientes, uno detrás y la otra delante de la cámara, de la disonancia cognitiva, pero la dejan en elipsis en una docuserie que se presenta como true crime aunque el único ilícito retratado (la estafa sentimental) no se resuelva.

Los invitados y «expertos» de Crímenes online, por otra parte, no dejan de tener su guasa, intercalando a Juan Soto Ivars -que critica el egocentrismo de otros mientras cultiva su propia marca personal, como siempre- y Elvira Lindo -cuyo papel fue defender a una autora de Alfaguara desde las páginas de El País, eso es valentía- con policías, analistas culturales como John Tones o usuarios de Forocoches. Padial pone a algunos de ellos, sin subrayarlo mucho pero de forma evidente, a la altura de El diario de Patricia, y se queda tan ancho.

Crímenes online es una docuserie que merecerá la pena ver completa para comprobar cómo engarza finalmente todo este comentario sobre la sociedad del espectáculo, las redes sociales y el narcisismo como enfermedad social que las acompaña. Un análisis muy en la línea de las preocupaciones de su director y del trabajo de la showwoman que presta su imagen para conducirlo, en el que siempre cabe la duda de preguntarse de quién se están riendo exactamente: ¿De los protagonistas de los casos, de sí mismos o de nosotros por estar al otro lado de la pantalla?

Imágenes: Crímenes online – Atresmedia

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Carola Lalá
    05/09/2022 01:35

    Curioso que el autor diga que Soto Ivars se limita a cultivar su marca personal mientras que Elvira Lindo fue valiente y la defendió, cuando el primero dedicó varios artículos a defenderla y escribió un capítulo entero sobre este caso en Arden las redes… Las manías de los críticos, supongo.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú