1. Entrevistas
  2. «‘Maricón perdido’ habla del amor en todas sus formas y del dolor, pero no frivoliza con él»

«‘Maricón perdido’ habla del amor en todas sus formas y del dolor, pero no frivoliza con él»

Carlos González, que interpreta a Bob Pop en su serie autobiográfica, explica los retos del papel y la importancia que le da a este trabajo

"'Maricón perdido' habla del amor en todas sus formas y del dolor, pero no frivoliza con él" 1

Carlos González es uno de los protagonistas de Maricón perdido, la serie autobiográfica de Bob Pop que se estrena hoy en TNT y se presentó en el pasado Festival de Málaga. Interpreta a Rober, Bob, en su juventud como estudiante y posteriormente escritor que se abre camino en el Madrid de los 80 y 90, alternándose con los flashbacks a su niñez en los que Gabriel Sánchez pone cara al Roberto niño.

González, que ya ha pasado por series como Señoras del (h)AMPA o Veneno antes de saltar a su primer papel principal, atiende a Cine con Ñ por teléfono apenas 24 horas antes del estreno de Maricón perdido y sin haber podido él mismo ver aún la serie completa más allá de lo exhibido en Málaga.

¿Cómo están siendo las reacciones desde que se han podido ver los primeros capítulos?

Creo que la gente está entendiendo bastante bien lo que quería contar Bob. Estamos muy contentos. Yo la verdad es que fui al Festival de Málaga con los ojos cerrados, no había visto nada de la serie, y me sorprendió bastante porque me metí en una película. Desconecté totalmente de que era una serie o de que era yo el actor. También estoy nervioso porque salga ya y compartirlo, más allá de la crítica.

No estás construyendo un personaje desde cero, sino que está ahí, está vivo

Reacciones a título personal, la gente me pregunta si no me daba respeto interpretar a Bob teniéndolo enfrente. Y fue todo lo contrario, me lo tomé como una oportunidad de agarrar todo lo posible al tenerle ahí. Era un pesado. Le preguntaba continuamente cosas, lo llamaba todo el día. Me abrió las puertas de su casa. Los días que rodaba Gabriel, pedía por favor que me dejaran ir a ver el rodaje para ver también sus escenas. No estás construyendo un personaje desde cero, sino que está ahí, está vivo. Pero siempre huyendo de una imitación, trabajando desde un lugar más hondo.

¿Cómo resumirías tú el tema de Maricón perdido?

Es que el tema de Maricón perdido son muchos temas. La serie habla de un sentimiento universal, que es la búsqueda de la identidad. Es algo que creo que a todos nos pasa una vez en la vida, no solo cuando somos jóvenes como al personaje de Bob. Gente que tiene 50 o 70 está buscando la mejor versión de él mismo. También es una historia que habla de amor sin tapujos, de amor real. También de dolor pero ni se victimiza ni frivoliza con él. Reducir esta serie a que solo habla de un chico gordo de pueblo que busca su identidad y que es maricón, para mí, se queda pobre. Creo que va mucho más allá y que nos está contando la misma vida en seis capítulos de media hora. Reducirlo a un público más LGTBI o menos LGTBI no es lo que yo sentí cuando por fin la vi, creo que es una serie para todo el mundo.

Carlos González

Esa evolución que mencionas del personaje de Bob se nota mucho más en la parte que interpretas tú que cuando es niño, cómo va cambiando la forma en la que se viste o se mueve…

Es muy interesante lo que pasa ahí, el trabajo de caracterización y la dirección que va tomando el personaje en los últimos capítulos, por ejemplo, que es una evolución muy interesante. Ahí se ve de lo que habla la serie desde el principio, como él busca su identidad. Es una parte muy importante en la vida de Bob, en la que encuentra a su propio yo y se siente más identificado con quién es a partir de refugiarse en la escritura, o en el afecto en todas sus formas.

Hay un episodio que habla de amor que creo que es mi capítulo favorito. Pensaba que como actor nunca me iban a dar una historia de amor así. Y haber tenido la oportunidad de hacer esto con Ramón Puyol, el actor que interpreta al otro personaje, ha sido una oportunidad preciosa. Me desnudé, en todos los sentidos, con mucho miedo. Casi diría que hay una parte de mi que se ha perdonado, físicamente hablando, y he podido aceptar mi cuerpo tal y como es a raíz de hacer esta serie.

Hay una idea que Gabriel Sánchez ha repetido, que se alegra de hacer esta serie porque a él le habría hecho falta hace unos años. ¿Crees que parte del valor de Maricón perdido puede estar en representar historias de amor no normativas?

Es que eso lo dijo ya en el casting, Gabriel. Y lo que mencionas de la historia de amor creo que es lo que hace especial Maricón perdido. Lo que hace Bob aquí es escribir sin tapujos, hablar de la vida y mostrar que se pueden contar historias desde una realidad que incluye físicos no normativos o circunstancias o personas más diferentes a las que estamos acostumbrados en la ficción española.

¿Tuvistéis la oportunidad de rodar cronologicamente?

No. Para que os hagáis una idea, la última escena en la que salgo en la serie es la primera que rodé.

¿Y cómo te enfrentaste a ir adelante y atrás en el tiempo con un arco tan complejo?

Con muchísima concentración y siendo consciente en todo momento de dónde estoy y que me pasó para poder estar aquí. Una de las cosas que más me ayudó a interpretar a Bob fue leerme las partes de Gabriel más que las mías, para entender qué tipo de personaje estaba haciendo. Al fin y al cabo los seres humanos nos convertimos en lo que somos por la infancia, por la educación y por lo que te pasa en la edad que Gabriel interpreta en la serie, a partir de los 10 años. Tienen mucho que ver en tu manera de ser en la vida. Le daba mucha importancia a esa parte y por eso, todos los días que me dejaban, intentaba ver las escenas de Gabriel con la madre.

"'Maricón perdido' habla del amor en todas sus formas y del dolor, pero no frivoliza con él" 2

Hay una escena en el capítulo 2, un episodio de su vida que Bob ya ha contado, que es la violación, donde hasta se incluye un golpe de humor inesperado… ¿cómo se prepara uno esa escena?

Pues mira, cuando estuve repasando el guion y me ponía a ensayar, me daba cuenta de que no podía prepararlas. Tienes que vivir esas escenas, no son de estudiar el texto. Son las únicas en las que creo que no quise ensayarlas mucho, sino vivirlas en el momento. Es una acción muy dura: me violan y pido ayuda. Es fuerte. Pero luego con Fernando Valdivieso, el actor que interpreta al agresor, fue bastante fácil. Al final rodando tenía más miedo del frío que de la propia escena. En un principio se iba a rodar en diciembre y Filomena me salvó la vida y lo retrasamos hasta febrero. En fin, la respuesta es que uno no se puede preparar estas escenas. O estás en ellas o no estás.

Lo ideal será el día que podamos contar estas historias por sí mismas, sin que haya que reivindicar nada

Ya se ha comparado a Maricón perdido con otra serie en la que también participaste, con un papel más secundario, Veneno.

No creo que tengan nada que ver. Son dos series maravillosas, cada una por su lado. Lo único que tiene que ver es que son biografías, con la diferencia que Bob está vivo y escribe la suya. Maricón perdido es más un legado autobiográfico, y es un orgullo formar parte. Para mi trabajar en Veneno fue maravilloso, me lo pasé increíble. Es que son dos cosas totalmente distintas. Las dos son preciosas por igual, pero muy diferentes.

Y tú, que perteneces a una generación más joven que la de Bob Pop, ¿cómo te sentiste reflejando esos años 80 y 90 con su homofobia, cuando ahora se recuperan desde cierta nostalgia idealizada?

Es que somos unos afortunados. En otros países esto, a día de hoy, en 2021, tiene pena de muerte. Ojalá llegue el día en que series como esta simplemente sean historias maravillosas de contar y no se les vea la parte reivindicativa, pero viendo el panorama que hay ahora, este mes con las palizas en Barcelona, creo que va a seguir vigente dentro de 10 años. Miro atrás, pienso en los años 80 que cuenta Bob, y veo que no estamos tan alejados. Lo ideal será el día que podamos contar estas historias por sí mismas, sin que haya que reinvidicar nada y se vea solo la vida de una persona.

Imágenes – Carlos González – Maricón Perdido
Menú