1. Análisis
  2. Álex de la Iglesia, rey del cómic

Álex de la Iglesia, rey del cómic

La influencia de las viñetas en el cine del vasco va desde el humor de Bruguera hasta ‘Predicador’ presente en ’30 monedas’.

Álex de la Iglesia, rey del cómic 1

Estrena 30 monedas mientras prepara Veneciafrenia en su regreso al terror puro. En la serie de HBO están muy presentes el Predicador Garth Ennis y el cómic de terror clásico. Hace 30 años se atrevió adaptando los X-Men en Acción mutante. Es Álex de la Iglesia. El rey del cómic. Al menos en el cine español.

«Mira La Comunidad. El casting parece sacado de un cómic de Bruguera. El humor negro de Álex de la Iglesia es el humor de la Escuela Bruguera: de Ibáñez, de Vázquez…«, explica Neftalí Pérez, director de la Escuela de Arte de Jerez y autor de varios artículos sobre el cine de Álex de la Iglesia además de una tésis doctoral sobre cómic y cine español.



«Al principio de su cine, se nota bastante que de la Iglesia viene de escribir y dibujar cómics. No solo por la temática de Acción Mutante, sino por la forma: la dirección artística, el personaje pegado al estereotipo, el humor negro o absurdo… Se adelantó 10 o 15 años a la moda de los easter eggs  y llena sus películas de referencias a otros formatos».

¿Cuál es la mayor marca del cómic en el cine de Álex de la Iglesia, que vemos también en otros autores de su generación como Javier Fesser o Juanma Bajo Ulloa? «Lo grotesco», explica Pérez. «Se incluso en la selección de los actores o en cómo se los caracteriza, dándole un aspecto que no han tenido nunca, como Sancho Gracia en La Comunidad, que de galán o héroe pasa de villano de tebeo».

 

Las adaptaciones que no fueronÁlex de la Iglesia

La anterior serie de de la Iglesia, Pluton BRB Nero, en aquél momento emitida en La 2, vivió una pequeña polémica cuando Alfonso Azpiri, dibujante del cómic erótico y de ciencia-ficción Lorna acusó al director de plagio por poner el mismo nombre a la androide que interpretaba Carolina Bang.

Aunque la acusación no llegó a ninguna parte, Pérez señala que «es una confusión ridícula porque viene del homenaje. Debía conocer el cómic y le puso el nombre como homenaje. No era algo denunciable e incluso a la hora de la verdad los personajes, más allá del nombre y ser androides, no se parecían en nada».

En Pluton BRB Nero, además, estaban los mundos distópicos de las revistas de ciencia-ficción de los 70 y 80 como la británica 2000AD o la francesa Metal Hurlant, pero también de series de televisión como Enano Rojo. Y a su vez acabó siendo adaptado a viñetas por Carlos Vermut.



Acción Mutante, por la misma lógica, podría ser un plagio ibérico de la Patrulla-X de Marvel. Mutantes perseguidos en un futuro distópico liderados por un tipo en silla de ruedas, aunque convertidos en protagonistas de una comedia negra. Una adaptación no oficial que en los 90 se interpretó como cine de terror.

Otros proyectos, estos truncados, fueron las anunciadas adaptaciones de Superlópez -se especuló incluso con José Mota como protagonista- y, mucho más explícita por parte del director, la del cine del cómic argentino de ciencia-ficción El Eternauta, obra fundacional al otro lado del Atlántico del guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López. Incluso se dio por cerrado el encargo de llevar a la pantalla La marca amarilla, mítica BD francesa de Edgar P. Jacob.

 

Un referente abandonadoLa comunidad

El cómic en el cine de Álex de la Iglesia, no obstante, según Pérez «se diluye un poco más como influencia a partir de Crimen Ferpecto. En esta sí, porque es una comedia negra que bebe directamente de Bruguera, tanto en la trama como en el tipo de personajes al que parodia. Hay algo también en Balada triste de trompeta. Pero a partir de ahí deja de ser un referente evidente y las influencias son más cinematográficas».

Esta tendencia es observable en casi todo el cine español. «El cómic fue una influencia clara entre los 80 y los 90. El humor de El Papus o el cómic underground de la Transición estaban en el primer cine de Almodóvar. El humor negro de Bruguera, el de Mortadelo o Rompetechos, está en toda la comedia española«, explica el director de la Escuela de Arte. «En este sentido, de la Iglesia no es una excepción, solo uno de los autores que, junto a Fesser, más explícita hace esa influencia».

«De todos modos», sentencia Pérez, «las referencias al cómic son la cumbre del iceberg. En el caso de Álex de la Iglesia hablamos de un director con una cultura brutal, tanto literaria como cinematográfica, que regurgita todas esas influencias en un universo propio».

 

Jose A Cano (@caniferus)

Menú