1. Reportajes
  2. ‘Ulisses’, la historia de la estrella del Zoo de Barcelona y su entrenador arrepentido

‘Ulisses’, la historia de la estrella del Zoo de Barcelona y su entrenador arrepentido

Preseleccionado para los Goya y nominado a los Gaudí, el cortometraje de Joan Bover recupera la biografía de la orca que fue símbolo de la ciudad en los 80 y 90

ulisses-documental-orca-joan-bover-cine-con-n

1993. La televisión emite el tradicional anuncio para acabar el año del cava Codorníu. En el spot, varias personas brindan en todo tipo de situaciones y escenarios naturales. Varias personas y… un animal. Una orca sale de una piscina y también brinda tocando el vaso con el hocico. No es una orca cualquiera: es Ulisses, estrella del Zoo de Barcelona. Y el hombre que brinda con él tampoco es un actor cualquiera: es Albert López, su entrenador y figura de referencia. Ahora el corto documental Ulisses, preseleccionado en la categoría de Mejor cortometraje documental para los Premios Goya y candidato a los Gaudí, cuenta la historia detrás de esta publicidad.

La orca que rivalizó con Copito de Nieve

'Ulisses', la historia de la estrella del Zoo de Barcelona y su entrenador arrepentido 1
‘Ulisses’

La historia de Ulisses empezó 15 años antes de aquel anuncio, a miles de kilómetros de Cataluña. Fue capturado en aguas islandesas en noviembre de 1980, cuando aún era una cría de dos años de edad. Con el objetivo de que fuera un animal de exposición y entretenimiento, fue «bautizado» como Ulisses. Y ahí empezó su odisea. Tras pasar por el Aquarium de Harfadfjdur (Islandia) sus primeras semanas en cautividad, un empresario norteamericano pagó para hacerse con sus derechos de compraventa del animal. Un zoo privado español, el Rioleón Safari de Tarragona, se interesó por él y consiguió que llegara a nuestro país.

Hoy reconvertido en un parque acuático sin animales, el Rioleón fue la casa de Ulisses durante tres años, donde vivió en soledad en una pequeña piscina. En 1983, los responsables del lugar decidieron que no podían seguir haciéndose cargo de su manutención, y se lo ofrecieron al vecino y más grande Zoo de Barcelona. El Zoo del parque de la Ciudadela, que acababa de celebrar su centenario, aceptó y lo incorporó a su sección de animales marinos.

En aquellos años, el Zoo de Barcelona ya tenía un reclamo internacional: el famoso gorila albino Copito de Nieve. Pese a los variados intentos del Parque, ningún otro animal podía rivalizar entonces con el reclamo del único e inimitable Copito. Hasta que llegó Ulisses. Pronto la orca empezó a convertirse en el principal reclámo de los espectáculos acrobáticos en el Parque, fascinando al público infantil que llenaba las gradas. La fama de sus capacidades se disparó hasta tal punto que se le llegó a considerar para protagonizar la película ¡Liberad a Willy! (Simon Wincer, 1993), un salto al cine que finalmente no se produjo.

En esos espectáculos, Ulisses seguía las órdenes de su adiestrador y principal cuidador durante los más de diez años que pasó en Barcelona: Albert López, el hombre del anuncio de Codorníu. Entre ambos se estableció una relación muy fuerte, hasta tal punto que la orca llegó a salvar la vida de López en dos ocasiones cuando López se quedó, con plomo y sin aire, en el fondo de la piscina. Finalmente, ambos tuvieron que separarse cuando en 1994 el Zoo de Barcelona firmó un acuerdo con el Parque Sea World de San Diego (California, EEUU) para que se lo cedieran temporalmente. Y ahí lleva Ulisses encerrado desde entonces.

Ulisses, historia de reencuentros…

'Ulisses', la historia de la estrella del Zoo de Barcelona y su entrenador arrepentido 2
‘Ulisses’

Uno de los miles de chicos que quedaron fascinados por Ulisses en su paso por Barcelona fue Joan Bover, director del documental Ulisses. Como otros muchos niños nacidos en los 80, Bover iba al Zoo habitualmente, con el colegio o con sus padres. Y ahí Ulisses fue una sensación durante una década. Para entender la dimensión de su imagen en Barcelona, Bover explica a Cine con Ñ lo que sucedió cuando se fue: «Hubo una fiesta con miles de personas y directos en distintas televisiones para decirle adiós. Era como una despedida de Estado». Incluso se llegaron a producir presiones ciudadana hacia el alcalde, Pasqueal Maragall, para que no se lo llevaran.

Como la mayoría de niños de entonces, Bover no se preguntó sobre las condiciones de Ulisses en el Zoo ni la idoneidad de que estuviera ahí. De hecho, no volvió a pensar en ello hasta hace 13 años: «Trabajaba en una televisión y me enviaron a hacer un reportaje sobre avistamientos de ballenas en libertad. Una de las personas con las que grabé e hice una ruta en catamarán para ver a las ballenas era Albert López, que me contó que había sido entrenador de Ulisses». Esa anécdota se quedó ahí hasta 2019, cuando se cumplieron 25 años del traslado de Ulisses a California.

Bover leyó la noticia de la efeméride, buscó el contacto de López y le propuso ir juntos a San Diego a ver a Ulisses. López, reconvertido en un activista en contra de la cautividad de los animales y despedido del Zoo en 2004 por denunciar sus malas praxis, aceptó. El resultado de ese reencuentro se puede ver en el cortometraje documental Ulisses, que intercala las imágenes actuales de un arrepentido López con todas las de archivo en las que se ve el celebrado paso de Ulisses por el Zoo de Barcelona.

Rebuscando en las noticias de la época, Bover no encontraba testimonios que reflexionaran sobre la situación de los animales en el Zoo. Solo había aquellas imágenes en las que se grababan los trucos que Ulisses era capaz de hacer en la piscina de Barcelona: «Eran imágenes muy infantilizadas, que infantilizaban a esos animales. Al final, el público objetivo de los zoos son principalmente niños. Pero no había ninguna voz ni ninguna reflexión sobre cómo habían llegado esos animales hasta ahí. Y por eso quise rascar un poco y ver lo que había detrás de esas imágenes y de ese símbolo de la ciudad».

…y de denuncia

'Ulisses', la historia de la estrella del Zoo de Barcelona y su entrenador arrepentido 3
‘Ulisses’

En los años 90, las perspectivas sobre los derechos de los animales en España era aún minoritarias. «Ni se hablaba de esto», comenta Bover, que asegura que si este documental sobre Ulisses se hubiera hecho hace 20 años «sería muy distinto». El cineasta asegura que la sensibilidad general sobre el tema ha cambiado: «Ahora cuando vamos a festivales con el documental, sin ser uno de los que pretenda adoctrinar o el clásico con imágenes muy crudas y duras, sí que suscita preguntas entre el público sobre la idoneidad de que esos animales estén ahí o de la mera existencia de los zoos en 2021«.

Aunque no tenga esa intención adoctrinadora, Ulisses sí que contiene una explícita denuncia en contra de la cautividad de los animales. En concreto, sobre las más de 50 orcas privadas de su libertad en todo el mundo. «El mensaje tiene que ser que las cosas está bien pensarlas, pero hay que pasar a la acción. La única manera de llegar a acciones concretas y de que las cosas cambien y evolucionen en nuestra sociedad es siendo reflexivos y creando mentes críticas. Por eso queríamos mostrar una realidad que la gente simplemente no se plantea cuando va a un zoo o un aquarium».

Pese a ello, Bover se mantiene optimista hacia el futuro: «Creo que las nuevas generaciones ya nacen con una idea distinta sobre los animales. Al final, cómo tratamos a otros seres vivos es un espejo de nosotros mismos, de cómo somos como sociedad. Si como sociedad no somos capaces de tratar bien a otros seres vivos, es que no lo estamos haciendo bien como especie».

Fotos: Fotogramas Ulisses – Suria Comunicación.


Menú