1. Noticias
  2. Festivales
  3. Pau Durà dirige a los amigos en ‘Toscana’, una comedia con secuestros y crisis de los 40

Pau Durà dirige a los amigos en ‘Toscana’, una comedia con secuestros y crisis de los 40

El catalán presenta en el Festival de Málaga su segundo largometraje, protagonizado por Francesc Orella, Malena Alterio y Edu Soto, que se estrenará el 27 de mayo

Pau Durà dirige a los amigos en 'Toscana', una comedia con secuestros y crisis de los 40 1

Toscana, segunda película de Pau Durà, se ha presentado en sociedad en el Festival de Málaga antes de su próximo estreno en salas el 27 de mayo. Una comedia que su director define como «ligera» y pensada «para reírse todos juntos en el cine», aunque trate de un cocinero en paro desesperado que secuestra a su exjefe, su psicóloga y el crítico gastronómico que lo hundió. De hecho la calificó de «tragedia en semitono, porque sabemos todo el tiempo que no va a pasar nada grave, pero los personajes no» y celebró que en la primera vez que se proyecta con público hubiese varios momentos de carcajadas compartidas en la sala.

Durà presentó la película en el malagueño Teatro Cervantes acompañado por Francesc Orella y los productores David Ciurana y Carles Pastor, excusando la ausencia de Malena Alterio y Edu Soto por compromisos laborales. Admitió durante la rueda de prensa que pensó en sí mismo para el papel protagonista al escribirlo -«tampoco acabo las frases cuando estoy nervioso, voy en vespa»-, y aunque por el tiempo pasado se veía más mayor que el personaje, lo acabaron convenciendo de interpretarlo por «poder disfrutar con Francesc, Edu o Malena».

El cineasta alcoyano «tenía ganas de una comedia. Mis comienzos, y en el teatro también, fueron de comedia, pero desde que los hermanos Sánchez-Cabezudo me ficharon para Crematorio todos los papeles que me ofrecen son muy serios. Así que decidí hacer yo una, recordando lo bien que me lo pasaba grabando 7 vidas o Plats bruts«. La elección del reparto vino, por un lado, de su amistad con Francesc Orella, que fue la primera persona en leer el guión. Los fichajes de Soto y Alterio vinieron más tarde, recordando junto al productor Ciurana como él primero les impresionó por su trabajo como conductor de la gala de los Premios Forqué 2018.

Entre los cuatro intérpretes acaban componiendo casi una obra de teatro, al suceder el 90% de la acción en el mismo lugar y con pocos personajes. Un terreno en el que su autor ya tiene experiencia tanto dirigiendo como escribiendo, y en concreto también a Orella. Ambos destacaron la suerte de haber podido ensayar durante tres semanas antes de empezar a grabar, y posteriormente haber rodado las escenas en orden cronológico.

En ese sentido recuerda a otro estreno de este Festival, Isósceles, de Ignacio Nacho, también con un director que es al mismo tiempo guionista y actor, pocos personajes en un espacio cerrado, ensayos de ritmo teatral y amigos del susodicho completando el reparto. Eso sí, la comedia de Nacho es mucho más excéntrica, irónica y retorcida, mientras que la de Durà busca ser mucho más amable y convencional.

Toscana, Italia, Estocolmo

Pau Durà dirige a los amigos en 'Toscana', una comedia con secuestros y crisis de los 40 2

Durà ya presentó en Málaga en su momento su ópera prima, Formentera Lady, en 2018, y se alegraba de volver «fuera de competición, que siempre es un alivio». El proyecto de Toscana surgió durante la preproducción de la que será su tercera película y estaba destinada a ser la segunda, Pájaros, un drama de preparación mucho más compleja, que implicara viajar hasta Rumanía y se rodará este verano.

Lo cual no quiere decir que esta película no haya tenido su elaboración. Durà destacó la labor del Director de Arte, Joan Sabaté, encargado de diseñar el restaurante que da título al filme y que «debía ser un personaje más, toda la acción ocurre allí, por eso la mayor parte del esfuerzo de producción se ha destinado a construirlo como decorado y tenerlo a medida». También la de Magalí Datzira, joven compositora jazzista que firma la banda sonora «para huir de la típica música de comedia y darle su propia personalidad, más cercana a Woody Allen o Billy Wilder».

Toscana es también una comedia de la crisis, pero de la de 2008, ya que Durà confiesa que escribió el primer borrador hace 12 años. Un poco como un El mundo es nuestro más repipi y con mucha menos crítica social o un Mad City de Costa Gavras rebajado con agua y dirigido por Woody Allen en una de esas veces que le toca hacer una película optimista. De hecho las menciones a la crisis económica, aunque tengan un par de giros para justificar dos gags del final y un chiste cruel a cuenta de la reforma laboral de 2012, están más para rimar con las diferentes crisis personales de los personajes.

De hecho su director y guionista confesó que las tramas de los personajes se inspiran en su propia crisis de los 40, «aunque ahora tenga 50», y fue capaz de calcular el momento en que terminó el texto en función de la edad de sus hijos. El título de la película, en fin, Toscana, hace referencia explícita a Italia no solo por la influencia de autores como Nani Moretti, Eduardo Filippo o Ettore Scola en Durà, sino porque dentro del argumento representa «esa arcadia feliz idealizada de los personajes, de las cosas que no han podido hacer».

Fotos: El equipo de Toscana en el photocall del Festival de Málaga – Festival de Málaga/Álex Zea

Menú