1. Análisis
  2. Pilar Bardem y su larga lucha por los derechos de actores y actrices

Pilar Bardem y su larga lucha por los derechos de actores y actrices

La actriz entendió la profesión como un oficio que había que defender desde el franquismo y trabajó para ayudar a sus compañeros con dificultades económicas

pilar-bardem-cine-con-ñ

La muerte de Pilar Bardem a los 82 años ha sacudido la escena cultural española. Desde que se conociera la noticia de su fallecimiento, se han sucedido reacciones y muestras de cariño de todo tipo hacia su figura y su legado. Entre estos reconocimientos a su carrera como actriz o a su labor como activista, también se ha destacado una importante faceta de su vida: su trabajo durante más de 40 años en defensa de los derechos de los actores y actrices.

Así lo ha reconocido nada menos que Penélope Cruz en su carta de despedida de Pilar Bardem. En un texto publicado en Instagram, Cruz ha dedicado una parte importante de su recuerdo a dar las gracias a su nuera «por dejarte la piel luchando por mejorar las condiciones de vida de los miembros más necesitados de nuestro sector, sin esperar nunca nada a cambio. No se puede olvidar que en nuestra profesión muchas cosas han mejorado gracias a tu grandísimo esfuerzo a lo largo de los años, sin rendirte en ningún momento. Eres admirable», asegura la protagonista de Volver.



Un oficio por el que luchar en el franquismo

Pilar Bardem y su larga lucha por los derechos de actores y actrices 1
Participantes de la huelga de actores de 1975

Pilar Bardem luchó prácticamente toda su vida profesional en defensa de los derechos del gremio familiar, en el que habían triunfado sus padres, Matilde Muñoz Sampedro y Miguel Bardem. La hija menor llegó a la interpretación al poco de cumplir la mayoría de edad. Entendió rápidamente la interpretación como una labor artística, pero también como un oficio asalariado en el que había que organizarse y defenderse. Durante el franquismo sufrió en sus propias carnes la precariedad que había en el mundo del espectáculo con largas jornadas sin descanso en televisión, teatros y cafés para sacar adelante a sus hijos. Y desde entonces no dejó de reivindicar sus derechos y los de sus compañeros.

De aquella época de Pilar Bardem destaca la que vivió en febrero de 1975, convirtiéndose en una de las participantes de la primera huelga de actores que se vivió en España. Los intérpretes se levantaron «contra un mecanismo social que los condenaba a la doble función diaria, a la pasividad política, a la sumisión de la empresa y al eterno temor a quedarse sin trabajo». Una movilización histórica del sector, que acabó incluso con las detenciones de intérpretes como Tina Sanz, José Carlos Plaza, Rocío Dúrcal, Antonio Malonda o Yolanda Monreal.

Finalmente, la huelga funcionó y los intérpretes consiguieron el deseado día de descanso. Así lo recordaba la propia Bardem en una entrevista en La Marea: «Todavía vivía mi tía Guadita cuando lo conseguimos y se echó a llorar. Ella había vivido durante años haciendo dos funciones diarias y sin un solo día de descanso. Había actores que se preguntaban: «¿Pero cómo es posible que no nos hayamos muerto viviendo así?». Nos unimos todos y lo conseguimos».

La ayuda a los actores y actrices desde la AISGE

Pilar Bardem y su larga lucha por los derechos de actores y actrices 2
Pilar Bardem en 2006. Foto: Ana M. (Flickr)


Pero la gran labor de Pilar Bardem en defensa del oficio la hizo sobre todo a través de la AISGE (Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión), entidad que ayudó a impulsar y presidió durante 15 años, del 2003 hasta el 2018 -es decir, prácticamente la mitad de la vida de la propia entidad-. La AISGE lleva desde los años 90 dedicándose a ser una de las plataformas esenciales en defensa de los actores y actrices en España (junto con la Unión de Actores y Actrices), especialmente como gestora de los derechos de propiedad intelectual de los artistas.


Bardem fue la principal y orgullosa representante de la entidad durante años. Como ha asegurado en su sentida despedida Emilio Gutiérrez Caba, el actual presidente de AISGE, «siempre dijo que presidir AISGE era lo más importante que había hecho». Y lo hizo durante una época de transición y dificultad del sector audiovisual en España. Especialmente dura fue la época de la crisis económica de 2008, que hundió aún más a un gremio sumido ya en la precariedad a principios de los 2000.

Además de denunciar la situación que vivía el sector, Pilar Bardem se empeñó durante años en pelear con empresas para que pagaran por el uso del trabajo de los actores, los famosos canones por copia privada. En ocasiones le salió bien su empeño, como cuando consiguió que PRISA abonara impagos de15 años. En otras, como en el caso de las salas de cine, se topó con la justicia. Las idas y venidas con el canon digital, muy discutido, se ha transformado en un logro reciente para los actores como el reciente anuncio de que Netflix pagaría derechos a AISGE por el visionado de contenidos.

Pero, sobre todo, la actriz se dedicó a ayudar a sus compañeros desde la Fundación AISGE, organización que Bardem definió en 2020 como su «principal motivo de orgullo». Desde que Bardem ayudara a ponerla en pie en 2002, en la Fundación AISGE se ofrecen ayudas económicas y programas para los profesionales del sector que se encuentren en dificultades. Un trabajo que, por ejemplo, ha reconocido Pablo Carbonell, que aseguraba en su cuenta de Instagram que Pilar Bardem «ayudó a muchas personas a superar baches económicos gracias a su cercanía».

La actriz no dejó de atender a lo que pasaba en la Fundación hasta hace poco, muy atenta en los últimos tiempos a los durísimos efectos de la pandemia en el sector. En una carta por el 30 aniversario de la entidad, Bardem lanzaba sin embargo un mensaje de esperanza: «Hemos pasado malos momentos, como entidad y como colectivo, y los hemos superado siempre. No solo eso: en todas las ocasiones hemos salido fortalecidos, rearmados, más seguros aún de nuestras propias posibilidades».

Y Pilar Bardem, claro, acababa combativa su mensaje: «Las crisis, los malos gobernantes, incluso los microorganismos más diabólicos pueden doblegarse, antes o después. El arte, en cambio, no. El arte es indestructible porque forma parte consustancial de nuestra naturaleza como seres vivos. Porque hombres y mujeres lo precisamos igual que necesitamos el oxígeno o los nutrientes. Tenedlo siempre presente para no rendiros nunca».

Foto de portada Pilar Bardem: Chamarasca (Wikimieda)

Menú