1. Noticias
  2. Festivales
  3. ‘Operación Camarón’, una comedia de acción para devolver la alegría de vivir al Festival de Málaga

‘Operación Camarón’, una comedia de acción para devolver la alegría de vivir al Festival de Málaga

La pandemia había retrasado hasta tres veces el estreno de la película de Carlos Therón, que ahora llega como un golpe de vitalidad al certamen de cine en español

Operación Camarón

Era 1997. Christian Vieri, delantero centro italiano de vieja escuela con cara de llegar al estadio directo tras cumplir de 20 años y un día en un penal de Cerdeña, coincidía en la delantera del Atlético de Madrid con don Francisco Miguel Narváez Machón, alias Kiko, natural de Jerez de la Frontera. No tenían idioma en común y se comunicaban por silbidos. Un día en un entrenamiento, Kiko no paraba de hacer bromas sobre cualquier cosa y Vieri, que apenas pillaba el contexto, lloraba de risa. Y le dijo: «tú, napoletano». El otro se quedó con el culo torcido. «¿Me ha dicho mafioso?». Hasta que un tercer compañero, con experiencia en Italia, le explicó que en el país de la bota los vecinos del Vesubio son los que tienen fama de graciosos.

Tranquilos, que viene a cuento.

«Hicimos la película para el cine, para recuperar esa sensación de cuando eras pequeño y pasabas dos horas en la sala con una sonrisa, y por eso era importante estrenarla en cine». En la rueda de prensa posterior al pase de Operación Camarón, Carlos Therón defendía su filme, una comedia de acción con narcos hiperviolentos, autotune y chistes gaditas, como «una película optimista y luminosa» que llega en mejor momento ahora que nunca, cuando la vacunación nos enseña la luz al final del túnel y permite celebrar esta 24 edición del Festival de Málaga en casi normalidad.

Comedia de acción e idiosincrasia gaditana

'Operación Camarón', una comedia de acción para devolver la alegría de vivir al Festival de Málaga 1

Operación Camaron ha sufrido hasta tres retrasos en su fecha de estreno desde que comenzó la pandemia. Tenía que haber aterrizado en salas el 13 de marzo de 2020, justo un día antes de que se declarase el estado de alarma que finalizó en mayo de este año. Primero se retrasó a septiembre, luego a marzo de 2021 y, finalmente, tras su paso fuera de concurso por el Cervantes malagueño, llegará al público el próximo día 25 de este mes. Llena de la luz de Cádiz, de precariedad, de personajes que aprenden a asumir sus responsabilidades y de alegría de vivir. De guión de Hollywood, vaya.

Ha querido la causalidad, el karma o quizás la Providencia, que la oportunidad de exhibirse en Málaga haga coincidir esta película con la premiere de los dos últimos capítulos de la serie documental Rodar en andaluz, de Eduardo Trías, sobre la evolución del audiovisual regional desde los 70 hasta los 2000, y la puesta de largo de Paraíso, la serie de nostalgia noventera de Movistar+.

En Operación Camarón está un poco de lo que retrata la primera: ambientación andaluza y diversidad de acentos con un director salmantino y dos guionistas todavía más al norte, uno gallego y el otro catalán. Pero podría ser peor: Manuel Burque se reserva un secundario incapaz de usar bien el «picha» gaditano y cuando el protagonista vallisoletano intenta imitar el acento de uno de sus compañeros policías se plantea seriamente en voz alta partirle la boca. Está bien, esto es Málaga y aquí hay que mamar, y encima salen Utrera y el Puente de Triana.

En cuanto a la nostalgia por las navidades pasadas, la comedia que protagoniza Julián López -aunque más como portavoz y payaso serio de un despiporre coral en el que, por ejemplo, Miren Ibarguren se lo pasa en grande y Antonio Dechent da más miedo que de costumbre, que ya es decir- es un festival de bromas y tiros que recuerda a las comedias de acción de los 80 y 90, una especie de Superdetective en Hollywood sustituyendo la labia de Eddie Murphy por mucho autotune. Ayuda en esto último la banda sonora de Riki Rivera, que acabó de asesor de acento para algunos de los actores no andaluces.

Operación Camarón ha venido a pasárselo bien

'Operación Camarón', una comedia de acción para devolver la alegría de vivir al Festival de Málaga 2

Operación Camaron es un no parar en cuanto pasa el primer tercio, cuando todo parece más previsible -que lo es- y sobre todo más plano. Su referente, lo explicaron Burque y Therón en el pase, es la italiana Song ‘e Napule. Preguntados por las decisiones geográficas del filme, era imposible reproducir Nápoles, así que buscaron un lugar con elementos en común: el buen tiempo, el cachondeito fino, el crimen organizado…

En esto último, el narco, tanto la dirección, muy cinéfila, de Therón como el libreto decidieron basar los puntos de giro, de manera que cuando el critiquillo resabiado cree estar asistiendo al enésimo derivado de 8 apellidos vascos se encuentra con un thriller que es mejor no explicar mucho para no reventarlo. De hecho, pocos detalles más se deben revelar, y aquí apenas se filtran los que son públicos en la sinopsis oficial. Una operación antidroga, un policía repipi y melómano, un narco misterioso y unos músicos burros pero nobles. Las casi dos horas de ternura cafre se pasan volando, que es de lo que se trata.

De últimas también se agradece la condena explícita del narcotráfico, en lugar de su romantización, y el retrato inmisericorde con las penurias de la Bahía de Cádiz, que tiene un par de momentos tan reales -más que los chistes, y eso tiene mucho mérito- que hasta duelen. De nuevo, perdonarán al redactor que irrumpa, se vuelve a demostrar que en esta España nuestra, país de Dios, es más fácil meter crítica de clase en una comedia que parece inofensiva que en el peor de los dramones posibles.

Especial mérito para el cambio de registro de parte del reparto, muy celebrado en la rueda de prensa: Julián López admitió que es su primer personaje con arco y una evolución de carácter visible -y sale bien parado- y Natalia de Molina que enfrentarse a un personaje cómico le daba suficiente reparo como para ahora querer hacer segunda, tercera y cuarta parte si hace falta.

Por cierto que pese a toda la luminosidad de Operación Camarón, con esos cielos de San Fernando tan azules que hacen daño a los ojos, en Málaga este viernes no dejó de llover casi todo el día, contraviniendo la popular creencia mesetaria de que en Andalucía siempre hace buen tiempo. Pero tranquilos, este es un año raro y todo puede pasar. Que salgamos de la pandemia, que Nápoles y Cádiz se fusionen y hasta que el Atleti gane una Liga y todo junto nos devuelva la alegría de vivir. Con autotune.

Menú