CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2021Películas españolas en cines

Nación: Con ellas era más que suficiente

Brillante y algo irregular reivindicación de las mujeres trabajadoras.

Con el premio a la Mejor dirección del Festival de Sevilla bajo el brazo, llega a salas Nación, película de Margarita Ledo (A cicatriz branca) sobre el papel de las mujeres en nuestra vida pública. Un interesante trabajo de no ficción que hila presente y pasado de forma brillante y arriesgada, aunque también algo irregular.


Ellas, nación trabajadora

El centro de Nación son los despedidos y la lucha aún por resolver de las trabajadoras de una fábrica de cerámica gallega. Ledo se centra en estas obreras, en sus vidas actuales y sus recuerdos, y las relaciona con las del pasado intercalándolas con distintas imágenes de archivo. Así es como el suceso local de ese grupo de mujeres va abriéndose poco a poco. De una denuncia contra el proceso de reconversión industrial en Galicia vamos pasando hacia un discurso feminista estructural que apela a la noción de derechos comunes, aquellos que dan forma a esa “nación” del título.

La película de Ledo es un buen bofetón a la idea de que en la actualidad no se puede hablar de feminismo y trabajo. El hilo que va tejiendo el filme sugiere más bien que la oposición o separación entre “lo material” y “lo identitario” no existe entre las trabajadoras. Sin referirse a este debate en ningún momento, Ledo hace ver desde lo cotidiano que es todo lo mismo para las que les va la vida en ello, aunque se exprese de formas diferentes.

 

¿El año del descubrimiento gallego?

Este ambicioso y gran propósito nos lleva a la comparación fácil -y obviamente injusta, como todas las comparaciones-: El año del descubrimiento. Como la ganadora del Goya al Mejor documental, Nación plantea un hilo similar entre pasado y presente obrero, en este caso entre la emancipación femenina del siglo XX a través del trabajo y las amenazas ante la falta de expectativas actuales. Pero la forma de tratarlos, pese a los puntos en común en el análisis histórico, es distinta.

La principal diferencia es que Ledo apuesta por una conexión entre lo real y lo simbólico más explícita que López Carrasco. Las imágenes reales de Nación se introducen e intercalan con momentos de auténtica performance, de personajes inventados que apuntalan y complementan el discurso feminista de Ledo a través de actuaciones poéticas.

El año del descubrimiento no sale del bar y de la realidad que aparece en las conversaciones que dominan el relato. Ledo abre la puerta y experimenta también con otro tipo de expresiones artísticas. A medida que el foco de Ledo se va ampliando, estas escenas construidas se hacen cada vez más presentes. Y es ahí, entre actrices mirando a cámara, donde la película pierde parte de su fuerza.

 

La dificultad de la performance

Esta experimentación y ambición artística de la película sería maravillosa si transmitiera sensaciones y aportase al planteamiento general de Nación. El problema es que Ledo insiste tanto en esta apuesta, sobre todo a partir de la segunda parte del filme, que pasa de ser un complemento imponente a un añadido artificial y redundante.

Mucho de lo artístico, humano e ideológico que tiene que ofrecer Nación está ya en sus protagonistas del presente y en sus distintas conversaciones con el pasado. Está en sus maravillosas composiciones de imagen, en su forma de captar rostros, diálogos y colores de la tierra. Junto a la impresionante banda sonora de Mercedes Peón, las imágenes de Nación transmiten sentimiento de comunidad, al que añaden una calma tan profunda como las razones de estas mujeres. Pero al final parece que hay miedo a no haberse explicado del todo, a no apuntalarlo todo un poco más.



Nación es una película con muchísimo que ofrecer, con un sentido cinematográfico brillante, un discurso político directo y unas protagonistas con fuerza de sobra para reivindicar el lugar de las mujeres en nuestra vida social y económica. Solo falla en el empeño en introducir demasiados añadidos externos a algo que transmite ya por otros lados, lo que la hace menos redonda de lo que debería.

 

 

Arturo Tena (@artena_)

Menú